El presidente Lacalle Pou invitó a los intendentes y líderes blancos a un asado en Suárez para planificar defensa de la LUC

En la coalición hay diferencias sobre cómo combinar las estrategias partidarias con la campaña conjunta y en filas coloradas creen que es conveniente que cada actor se haga fuerte en su lugar, en vez de apostar a “giras y recorridas”

8 minutos Comentar

Nº 2158 - 20 al 26 de Enero de 2022

escriben Federico Castillo y Santiago Sánchez

El referéndum del próximo 27 de marzo se plantea como el desafío más grande que tiene la coalición de gobierno desde sus orígenes, en la campaña que terminó con la victoria de Luis Lacalle Pou en noviembre de 2019. Es que a pesar de algunos ruidos internos, la alianza que tiene a blancos, colorados y cabildantes como principales socios logró superar varios desafíos: la aprobación de la Ley de Urgente Consideración (LUC), del Presupuesto, de la Rendición de Cuentas de 2020 y la concreción de un lema común para comparecer en las elecciones departamentales de 2020 en Montevideo, aunque sin éxito. Pero el próximo reto implica un despliegue mayor, porque excede la labor parlamentaria y las alianzas partidarias: se trata de defender la ley madre del gobierno, en nada menos que una instancia electoral.

En Presidencia tienen bien claro el panorama que se viene. El mandatario Lacalle Pou ha tenido más de una actividad con dirigentes de su partido y de la coalición para afinar detalles de la campaña que los tendrá a todos concentrados y en gira permanente. Ayer el Directorio del Partido Nacional definió el calendario con las fechas y los nombres del comando operativo que servirá de enlace para los distintos actos que se realizarán en todo el país. La campaña empezará el miércoles 2 de febrero en Flores y culminará en los primeros días de marzo en Montevideo y Canelones.

Todo esto sucede al tiempo que Lacalle Pou se mete definitivamente en la campaña y baja línea discursiva para que los suyos tengan herramientas para moverse en el terreno de la batalla previa al plebiscito del 27 de marzo. En ese sentido, y a través de un mensaje de WhatsApp dirigido a los intendentes blancos y a los líderes sectoriales, se está organizando un asado en la residencia presidencial de Suárez para el próximo martes 25 a las 20.00 horas, según informaron a Búsqueda fuentes del Partido Nacional.

La idea, de acuerdo con los informantes, es asistir a una última charla presidencial antes de la gira por el interior que emprenderán los dirigentes. Del encuentro participarán además el ministro del Interior, Luis Alberto Heber, el ministro de Defensa, Javier García, y la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón.

Jorge Gandini. Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Agenda propia

Si bien existe un grupo de coordinación de la coalición integrado por representantes de todos sus socios, la estrategia hasta ahora ha sido que cada partido realice sus propios recorridos y coordinar para que los diferentes partidos “no se pisen” en los territorios que visitan. En el grupo se habló de la posibilidad de un acto final conjunto y también otro de lanzamiento, aunque todavía los detalles no están definidos.

“La idea es que ‘más es más’: cuanta más gente esté en movimiento, mejor”, resume el senador nacionalista Sebastián da Silva. Esa misma filosofía, explica, descarta que haya un comando conjunto o un cronograma único, lo que a su vez representa una diferencia entre la campaña del Sí y la del No. Esta última “no tiene un comando unificado”, y si bien “sí hay coordinaciones”, funciona con base en “cuatro o cinco comandos, y luego con estrategias personales, sectoriales o de figuras del gobierno”, explicitó. Así, por ejemplo, destaca la posible presencia de ministros en el territorio que defiendan la LUC en temas claves como la seguridad o la portabilidad numérica, algo que puede ser un diferencial.

En la misma línea que Da Silva, el también senador nacionalista Jorge Gandini dijo a Búsqueda que se busca que cada partido trabaje su nicho, con sus propios énfasis y estilos, y donde cada uno tenga más llegada, en vez de “juntarse” a hacer actividades en las que se terminen hablándose a sí mismos. “Es más importante el mano a mano que las concentraciones que algunos quieren”, argumentó.

Pero si bien está determinado que cada partido recorra el país con su propio cronograma los énfasis acerca de posibles actividades conjuntas generan algunas diferencias. Por ejemplo, el diputado colorado Conrado Rodríguez comunicó a sus compañeros de coordinación del Partido Nacional que sería bueno iniciar y cerrar la campaña con un acto conjunto de la coalición y además tener actos de la coalición en cada uno de los departamentos. “Es importante aparecer todos juntos. Mostrar la unidad que estamos defendiendo todos y que todos somos parte, defendiendo al gobierno y a la ley. Las señales son importantes, sin perjuicio del perfil de cada partido y cada sector”, dijo a Búsqueda.

Ayer, tras una reunión de coordinación de la campaña del Partido Nacional, uno de sus coordinadores, el intendente de Rocha, Alejo Umpiérrez, sostuvo que habrá una conferencia de prensa conjunta de lanzamiento de la coalición a principios de febrero, lo que fue saludado por Rodríguez, ya que “va en el sentido” del pedido que hizo.

No obstante, la posibilidad de que haya otros actos conjuntos aún no ha sido acordada en la interna de la coalición, y hay quienes piensan que no es conveniente. Uno de ellos es Gandini: “No me parece que haya que hacer actos conjuntos. Creo que es innecesario. ¿Quién va a hablar? ¿Cómo y para quién? Nos metemos en un problema con los detalles que no sé si suma”.

De todas formas, el cronograma del Partido Nacional, aprobado ayer en la reunión de coordinación de su comando, prevé las actividades más “grandes” para marzo, aseguró Da Silva, lo que deja la puerta abierta para actividades comunes con el resto de la coalición.

German Countinho. Foto: Mauricio Zina/ adhocFOTOS

La discusión de las giras

Los blancos plantean un “calendario intenso” de actividades en febrero. Con una gira nacional y desembarcos en casi 300 localidades de delegaciones con senadores, diputados, ministros y otros jerarcas del Poder Ejecutivo, además del papel que puedan jugar alcaldes e intendentes. “Va a haber un efecto sobre el territorio muy fuerte”, aseguró Da Silva. La idea es activar todo el aparato interno del partido de cara a marzo, cuando sea la recta final de la campaña. Montevideo y Canelones, por su parte, tendrán agendas propias, “de acuerdo a sus realidades”.

A su vez, dentro de la coalición varios partidos y sectores ya comenzaron su campaña con recorridas el año pasado. En los colorados, Ciudadanos planificó una serie de recorridas desde noviembre del año pasado, así como los diputados Rodríguez y Zubía vienen realizando actividades por todo el país. En los blancos, Gandini realiza recorridas desde que los promotores del referéndum anunciaron que llegarían a las firmas. Y Cabildo Abierto, de la mano de su líder, el senador Guido Manini Ríos, y otras autoridades partidarias, ha recorrido más de 150 localidades del interior y ahora hará énfasis en las capitales departamentales.

Pero a dos meses del acto electoral algunas figuras de la coalición creen que es necesario revisar la estrategia. “Faltan 70 días y lo importante es que cada uno se concentre en los lugares donde tiene mayor peso político y mayor influencia, y no tanto en giras y recorridas”, dijo a Búsqueda el senador colorado Germán Coutinho, atendiendo a las particularidades de una campaña corta y que no se desarrolla en “condiciones normales”.

Así, Coutinho sostiene que “más que llevar adelante un comando nacional, son necesarios 19 comandos departamentales, 19 motores del No, y de acuerdo a eso buscar los perfilamientos de qué es lo que se tiene que trabajar en cada lugar”. Por ejemplo, el exintendente salteño cree que es necesario emular el trabajo en los departamentos en donde se ganó en el balotaje de noviembre, pero principalmente en donde se perdió, Montevideo y Canelones, “intentar descontar”, porque son lugares “claves” para la victoria.

“Esta es una elección cada vez más parecida a la de noviembre de 2019, y es necesario acortar las diferencias que tuvimos allí”, argumentó. El senador sostiene que a diferencia de aquella vez “no hay una fórmula” que encolumne a los partidos. “En noviembre hubo cinco partidos en conjunto y la fórmula nos movilizaba, pero ahora si hacemos esto muy partido por partido, sin tener algo que nos encolumne, podemos cometer un error, y también duplicar o triplicar esfuerzos, que tienen que ser coordinados y focalizados”.

A su juicio, “esta no es una elección de perfilamientos, sino una elección para ganar”.

Secciones
2022-01-20T02:09:00