• Cotizaciones
    lunes 15 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    El puerto de Montevideo analiza la experiencia de Hamburgo para hacer cambios en las tarifas y diseñar la terminal de cruceros

    El puerto de la ciudad alemana Hamburgo, uno de los más importantes de Europa, movió el año pasado 138 millones de toneladas de carga. A 11.700 kilómetros de distancia, por el puerto de Montevideo pasaron durante esos mismos días apenas 13 millones de toneladas.

    Al margen de la considerable diferencia de escala con la principal puerta de entrada y salida de mercadería de Alemania, para las autoridades portuarias uruguayas Hamburgo fue y sigue siendo una de las principales referencias. Como ejemplo, el presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Alberto Díaz, recuerda que “el régimen de puerto libre” —sistema que exime del pago de impuestos, tasas y tributos a las mercaderías mientras permanecen en el recinto— que Uruguay incorporó en la década de los 90’ fue tomado del funcionamiento de Hamburgo.

    Otra muestra del vínculo es el acuerdo de cooperación que la ANP firmó con el puerto de Hamburgo en 2007, cuando el cargo de Díaz lo ocupaba Fernando Puntigliano, y que aún sigue vigente. En el marco de esa relación, el miércoles 23 y el jueves 24, el primer ejecutivo del puerto de Hamburgo, Jens Meier, estuvo en Montevideo acompañado de un responsable del área contable y otro del área operativa. La instancia de intercambio había sido acordada en febrero de este año durante la visita del presidente uruguayo Tabaré Vázquez a Alemania.

    Lejos de ser un obstáculo para la relación, Meier destacó con humor las posibilidades que le brinda el contraste en las dimensiones. “Podemos hablar sinceramente y con libertad entre nosotros porque no competimos”, dijo el ejecutivo alemán, según relató Díaz a Búsqueda.

    El principal interés de las autoridades uruguayas era conocer de primera mano el nuevo “sistema tarifario” del puerto de Hamburgo y cómo fue el proceso de transición. Desde 2013, la ANP estudia modificaciones a su esquema tarifario en el marco de un nuevo plan director que está elaborando su cuerpo de gerentes. “El proceso aún no llegó a su fin”, dijo Díaz.

    El sistema tarifario actual de Hamburgo, contó, está basado en la tierra. Son los propietarios de la tierra y les cobran a los concesionarios privados un canon fijo por su arrendamiento. A los privados, a su vez, no les ponen límites para cobrar por sus servicios porque entienden que la competencia entre ellos se encarga de regular ese valor. En el mercado de contenedores, por ejemplo, Hamburgo tiene cuatro compañías en competencia.

    Otra diferencia con el sistema uruguayo es que no les cobran tarifas a la mercadería. La transición del sistema viejo al actual implicó que el puerto tenga en la transición “inconvenientes legales” con algunos actores privados.

    Las tarifas aplicadas por la ANP eran —junto con la intención de incorporar grúas pórtico en los muelles públicos— una de las principales quejas de la compañía belga Katoen Natie, accionista mayoritaria de la terminal especializada de contenedores TCP. La empresa —que anunció este año su intención de vender sus negocios portuarios en Uruguay— cuestionaba que en los muelles públicos se cobrara una tarifa por el uso de muelle de US$ 0,48 por metro de eslora (largo del barco) por hora.

    Ese valor, argumentaban, no alcanzaba para amortizar el costo de construcción de los muelles y eso beneficiaba a su competidora Montecon —operador de contenedores en los muelles públicos— que no invertía en infraestructura. La compañía belga, para amortizar la inversión que había hecho en el muelle de su terminal, cobraba la tarifa máxima permitida por la ANP por el uso de muelle, cercana a los US$ 5 (Búsqueda Nº 1.709).

    Según Katoen Natie, las tasas a la mercadería también terminaban beneficiando a su competidora Montecon. Según argumentaban, era ese el principal ingreso de la ANP, que el organismo terminaba destinando a la construcción de muelles que después usaban los operadores privados de las áreas públicas, sin necesidad de invertir.

    Díaz dijo a Búsqueda que la experiencia de Hamburgo no es la única que está tomando en cuenta la ANP para diseñar sus cambios tarifarios. En los últimos meses, aseguró, consultaron a otros “puertos amigos” como el de Callao (Perú), el de Valencia (España) y el de San Antonio (Valparaíso, Chile).

    Cruceros y trenes.

    Otro de los puntos centrales del intercambio con las autoridades del puerto de Hamburgo fue el mercado de los cruceros. En este caso, según relató Díaz, eran los alemanes los que tenían interés en compartir su experiencia en el rubro.

    La ANP tiene proyectado convertir en una terminal de cruceros el edificio que actualmente le arrienda al Ministerio de Turismo. El contrato se vence a mediados del año que viene y la cartera —que está de acuerdo con desarrollar ahí el emprendimiento— anunció que lo dejará libre. Díaz espera que la temporada alta de cruceros 2018-2019 se pueda atender ya en la nueva terminal.

    El consejo de los representantes alemanes sobre este proyecto fue que la ANP “busque un negocio alternativo para la temporada baja” y lo tenga en cuenta a la hora de acondicionar el edificio. “Ellos tiraron un montón de ideas que tenemos que analizar si son de aplicación acá. Allá, por ejemplo, lo usan como sede de grandes congresos y convenciones, eventos gastronómicos, presentaciones… En definitiva, el consejo fue que abramos la mente para ver qué otras actividades se pueden desarrollar cuando no están los cruceros”, contó.

    Dos arquitectos del organismo ya habían empezado a diseñar el edificio pero solo pensando en las “prestaciones necesarias para una terminal”. Díaz dijo que ahora la idea es hacer caso al consejo y ver qué otras actividades se pueden desarrollar.

    La integración del modo ferroviario a la operativa portuaria fue otro de los temas del intercambio. La actividad de los trenes en el puerto de Montevideo se incrementaría fuertemente si se concretara el proyecto Ferrocarril Central —presentado semanas atrás por el Poder Ejecutivo— y la segunda planta de celulosa de UPM.

    El largo de los trenes que transportarían la carga de UPM (700 metros) es el mismo de los que recibe Hamburgo, según Díaz. En este caso, los alemanes pusieron énfasis en que el puerto no se quede con una única puerta de entrada ferroviaria. El proyecto “ferrocarril central”, según Díaz, tiene previstos dos puntos de entrada y salida al puerto.

    Por último, el presidente de la ANP dijo que intercambiaron acerca de los sistemas de “gestión inteligente”. En ese rubro, Hamburgo trabaja con agendamiento de camiones y de trenes, es decir que está estipulado el horario de entrada y salida de la mercadería. A pocos kilómetros del puerto hay predios establecidos para la espera de los camiones.

    El puerto de Montevideo está avanzando en ese mismo sentido. Díaz dijo que el sistema informático ya está pronto pero no las obras en los dos predios, que alojarán 150 camiones cada uno.

    Información Nacional
    2017-08-31T00:00:00