• Cotizaciones
    miércoles 05 de junio de 2024

    La garrapata desafía a la ganadería generando numerosos problemas productivos y comerciales

    Veterinarios, productores y consignatarios sostienen que el parásito está en su peor momento; el MGAP puso en marcha nuevas medidas; llega un nuevo principio activo al mercado y se espera un crédito del Banco República

    La garrapata está en su momento de mayor auge en Uruguay y se ha convertido en el principal problema que enfrentan los ganaderos, confirmaron veterinarios, productores y consignatarios de ganado consultados por Agro de Búsqueda. Las condiciones de El Niño, con lluvias superiores al promedio, temperaturas y porcentajes de humedad más altos, son propicios para el desarrollo de este parásito, que está generando importantes contratiempos a nivel productivo y comercial, impidiendo embarques y provocando que se caigan muchos negocios pactados, e incluso se han reportado más muertes de animales que en un año promedio.

    El escenario más complejo sigue siendo el del norte y noreste, sobre todo en los departamentos limítrofes con Brasil, donde hay más problemas de resistencia, situación que va aumentando en cantidad de predios y grado de resistencia, confirmó el veterinario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Marcelo Cortés.

    El profesional manifestó que hay dos escenarios. La región norte, con garrapata, tiene una dificultad extra, que es el aumento de la multiresistencia a casi todos los grupos químicos que hay en el mercado; mientras que en la región sur, donde también hay garrapata, hay una baja prevalencia de predios con multiresistencia, y la situación es de más fácil control.

    Además, enfatizó que la problemática no está generalizada en el país, como se percibe, sino que sigue circunscripta en las zonas norte, noreste y este. “Tenemos los datos oficiales y es así”, sostuvo Cortés.

    El veterinario dijo que cuando está instaurada la resistencia grave en el campo hay pocas herramientas que se pueden utilizar, los tratamientos son muy costosos y además insumen gran dedicación de recursos humanos.

    Noreste

    En los departamentos de Artigas, Rivera, Cerro Largo y parte de Tacuarembó, el desafío más grande que tienen los productores es la multiresistencia a la garrapata, confirmó el técnico del Instituto Plan Agropecuario, Rafael Carriquiry.

    Recordó que en Uruguay existen cinco familias de productos químicos, por lo que en algunos casos el manejo de opciones “se acota mucho”. “Es un valor estadístico, y quiere decir que a nivel de los establecimientos esa resistencia se mide en alta, media o baja a cada producto, y a ese concepto hay que empezar a usarlo mucho más, porque insistimos en la rotación permanente, pero tenemos que tener productos eficaces y principalmente que funcionen, más allá de la rotación” explicó.

    También planteó empezar a medir y contar garrapatas a los 15 días de la aplicación, “sino es imposible tener un control cuando tenemos problemas de resistencia”, dijo.

    Además, propuso generar una figura sanitaria para cada zona, como existe en otros países, que tenga la función de controlar la garrapata, pero también otras enfermedades”.

    Noroeste

    En el noroeste de Uruguay la situación “es extremadamente grave”, confirmó a Agro de Búsqueda el veterinario Guillermo de Nava, quien aseguró que la garrapata “es uno de los problemas más relevantes que tiene la ganadería nacional”. Advirtió que “estamos padeciendo una situación de infección muy alta, apareciendo también varios focos multi resistentes, por lo que el productor no puede limpiar una tropa, ni tampoco puede controlar la población en el predio”.

    Para De Nava “cada vez son más los predios comprometidos”, donde se están dando “niveles altos de muerte” y problemas de comercialización, por la necesidad de respetar los tiempos de espera para enviar animales a faena.

    “Además conozco casos donde esas cepas resistentes se funden aún más, es posible y eso está latente” porque “existen problemas de residuos y el impacto productivo es grave”, señaló.

    El profesional consideró que la solución pasa por distintos abordajes, pero “necesitamos sin dudas ser proactivos en el tema”, porque “de verdad es un desafío que requiere una solución por parte de los veterinarios, pero también del MGAP y de los productores”.

    Este

    La situación “es similar a nivel nacional” y “se está muy lejos de cumplir con el objetivo de la campaña, que era el control y luego su posible erradicación”, dijo a Agro de Búsqueda el veterinario Emilio Machado, quien se desempeña profesionalmente en la región este del país.

    Sostuvo que se trata del tema sanitario “más costoso de todos los que se enfrentan en el país”. Se estima que el valor del producto tiene un costo de US$ 4 por animal al año, pero si se le suma la mano de obra y la logística llega a ser de US$ 8 a US$ 12 por animal al año, dependiendo del establecimiento y de la cantidad de animales.

    El profesional reconoció que la situación “se ha hecho difícil, por diversas circunstancias, como la resistencia de hasta tres drogas, lo que nos complica para tener más armas” de control de la garrapata.

    También influye la falta de personal para cumplir la aplicación, que se debe realizar de forma estricta, tratando a todos los animales. Enfatizó que es importante la logística para que el tratamiento funcione, porque “si se deja un animal sin tratar el trabajo que hagamos no tendrá resultado”.

    Recomendó, como eje principal, limpiar los campos con distintas estrategias. “Podemos montar toda la estructura estatal, pero si no somos eficientes no podremos hacer nada”, concluyó.

    Nuevas medidas del MGAP

    Cortés comentó que se está tratando de erradicar la garrapata en las zonas de resistencia baja, trabajando con grupos de productores, de forma asociada con los linderos.

    En tal sentido, el funcionario del MGAP señaló que algunas zonas serán declaradas en erradicación o libres, porque no hubo casos positivos recientemente. Se trata de algunas seccionales policiales de Paysandú, Tacuarembó, Cerro Largo, Treinta y Tres, Rocha y Río Negro, que han tenido avances en estudios epidemiológicos, y también algunas de Lavalleja y Maldonado.

    El veterinario también destacó el reciente cambio de normativa, que permite el movimiento de ganado con garrapata muerta (se logra matar la garrapata pero no voltea la cáscara) en la zona de control, incluyendo remates feria.

    Actualmente se puede movilizar ganado cumpliendo protocolos, con información que se le transmite al destinatario de la tropa para que sepa qué tratamiento se realizó previamente. Ese “era un vacío” que había en la reglamentación, reconoció Cortés, porque el vendedor no tenía la obligación de transmitirle al comprador cómo había sido tratado ese ganado. “Ahora dependerá de los productores y veterinarios el cumplimiento de esa información, que está asociada con la trazabilidad grupal”, comentó.

    También se puede enviar a faena ganado con garrapata viva, siempre que se respeten los tiempos de espera que se establecen para cada producto. Además, se puede enviar ganado con garrapata viva a remates feria en las zonas endémicas (norte y regiones del este), cumpliendo los protocolos establecidos. El local debe tener la infraestructura adecuada para mantener esos ganados separados de los demás.

    También se permite comercializar ganados con garrapata viva para corrales de engorde ubicados en esas zonas de control, previa habilitación del MGAP, ya que en esos sistemas de producción la garrapata “no prospera”, afirmó Cortés.

    Otra línea de acción que se está impulsando a nivel oficial para ayudar a los establecimientos con afectación grave o resistencia es un crédito del Banco República, adecuado para financiar los tratamientos recomendados para el control de la garrapata, con vencimientos de largo plazo.

    Récord de vacunas

    Cortés también observó que los productores ganaderos están más sensibilizados con esta situación y están usando cada vez más hemovacuna contra la tristeza parasitaria. En tal sentido, destacó que fue récord la entrega de dosis, “más que se duplicaron las entregas”, superando 240.000 dosis entre los sectores público y privado.

    El profesional sostuvo que es una “muy buena herramienta, porque permite disminuir efectos de la tristeza parasitaria, por pérdidas de mortalidad de ganados, y reducir el uso de químicos, fundamentalmente imidocarbo, que tiene un tiempo de espera muy largo, de 213 días para enviar el ganado a faena.

    Dificultades comerciales

    La garrapata está generando importantes contratiempos comerciales, no solo de embarques de ganado para faena, por los tiempos de espera de los productos, sino también en el mercado de ganados de reposición.

    “Hay problemas de todo tipo, desde ganados que no se pueden cargar, porque es imposible limpiarlos, hasta remates feria que se desmantelan, porque hay ganados que llegan con garrapata y no se pueden vender, cargas que se han suspendido, negocios que se desatan porque los ganados no se pueden cargar, e incluso ganados que se devuelven porque llegan con garrapata al establecimiento del comprador y este no los acepta, aún cuando fueron revisados previamente por un veterinario, que puede no haberla visto” en el despacho de tropa, comentó el consignatario Ricargo Pigurina, gerente comercial del escritorio Valdez y Cía, de gran influencia en el norte y noreste.

    El operador opinó que “este es el problema más importante que tenemos” en la ganadería uruguaya, y sostuvo que “dejó de ser exclusivo del norte, hoy ya está en todo el país”.

    Pigurina planteó que “hay que estudiar una política diferente”, porque “el ojo del veterinario no siempre es infalible, y a veces no tiene las condiciones para hacer una buena inspección”.

    Admitió que el problema de la garrapata es un tema que “nos ha superado a todos, a los técnicos y a todos los agentes que estamos involucrados en la comercialización de ganados”.

    Llega un nuevo principio activo

    En las próximas semanas ingresará un nuevo principio activo al mercado uruguayo para el combate a la garrapata. El producto es Fluralaner, del laboratorio MSD, que ya lo estuvo ofreciendo para mascotas con la marca Bravecto, y en otros países también se comercializa para aves, informó a Agro de Búsqueda el director técnico de MSD Uruguay, Eduardo Rosso. El producto se aplica pour on, por el lomo del animal, desde la cruz hasta la cola. La dosis es de 1 centímetro cada 20 kilos, es sistémico y “tiene una eficacia muy alta”, destacó el médico veterinario.

    Señaló que al ser una molécula diferente no está emparentada químicamente con ostros principios activos del mercado, por lo tanto, “no tiene resistencia”, afirmó. Dijo que es “especialmente recomendado para zonas de multiresistencia”.

    Rosso también comentó que hay zonas de Uruguay donde se hacen entre 14 y 18 tratamientos, “eso quiere decir que ninguno funciona de la forma esperada”. Agregó que se hace un gasto “impresionante, generando aún más resistencia de la que hay y una cantidad de residuos en carne”, algo que “limita mucho más el envío de estos animales a frigorífico”.

    Para Uruguay el Fluralaner tiene un tiempo de espera indicado de 84 días –en otros países es distinto– y el producto también es eficaz frente a mosca de los cuernos y bichera. La solicitud de habilitación del nuevo producto ingresó hace tres años a la División Laboratorios Veterinarios (Dilave), del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, donde recientemente fue aprobado. “El precio al productor será el mismo que en Brasil; próximamente se aprobará en Argentina y ya está aprobado en México”, comentó Rosso.

    Agro
    2024-05-06T18:40:00