• Cotizaciones
    miércoles 17 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    La vacunación

    Sr. Director:

    El MSP ha anunciado el fin de la campaña de vacunación contra la gripe (por este año). ¿Cómo es posible que nos tengamos que vacunar todos los años con una vacuna producida especialmente para la temporada? Porque los virus de la gripe son de gran capacidad mutagénica. ¿Cómo se testean esas vacunas a usarse por única vez y que no persiguen la erradicación de la enfermedad? Vacunas eran las de antes.

    La OMS se había propuesto erradicar la polio del mundo en el año 2000. Hoy, en 2017, la OMS reporta en su sitio web los brotes vacunales de polio en Pakistán, Congo, Nigeria, Lao, Myanmar, Siria y otros países, provocados por las vacunas que ella promueve en todo el mundo (http://www.who.int/csr/don/13-June-2017-polio-drc/es/). La OMS de hoy no es la misma que impulsó la erradicación de la viruela.

    Hasta 1967 la vacuna contra el sarampión se administraba en una única dosis. Entre 2013 y 2014 el MSP dispuso la revacunación obligatoria a todas las personas nacidas entre 1967 y 1986 (ciudadanos entre 27 y 46 años de edad al 2013) que no podían comprobar haber recibido dos dosis de la vacuna antisarampionosa (http://www.msp.gub.uy/comunicado/campa%C3%B1a-sarampi%C3%B3n-2013-2014). Si hace más de 25 años que no hay sarampión en Uruguay ¿por qué hace cuatro años las personas que de niños habían recibido una dosis y crecieron creyéndose protegidas debieron recibir una segunda dosis de adultos? Si no enfermaron y no había sarampión ¿no es prueba de la eficacia de la dosis única e inútil la segunda dosis que les imponían? Si desde hacía más de 20 años no había sarampión en Uruguay ¿por qué estaban en riesgo?

    Además del acceso al agua potable y al saneamiento, la calidad de vida de nuestra sociedad se debe al acceso a los servicios de salud de que todos disponemos cuando los necesitamos y libremente los requerimos. Hoy, en plena temporada de la gripe, la población dispone de los servicios de las emergencias médicas que prestan asistencia a domicilio y así evitan el hacinamiento en salas de espera abarrotadas de pacientes diversos o bien automedicarse. Si en Estados Unidos rebrotan las enfermedades contagiosas no será por los ciudadanos que rechazan las vacunas. Será porque Trump derogó el Obamacare y millones de ciudadanos perdieron el derecho al acceso a los servicios de salud.

    El contexto de los vacunadores asesinados en Pakistán por los talibanes muestra que las campañas de vacunación encubren móviles políticos. No es una teoría conspiranoica sino que hay múltiples y diversas fuentes de cómo la CIA se valió de una falsa campaña de vacunación contra la polio en Pakistán para encontrar a Bin Laden en 2011. Esta acción sumada a los brotes de polio vacunales no hizo más que desatar la desconfianza hacia las vacunas y la animosidad hacia los equipos de vacunación legítimos (http://medicina-general-familiar.blogspot.com.uy/search/label/Acta%20Sanitaria).

    Históricamente, en Uruguay las vacunas también han protagonizado campañas políticas. Durante el gobierno del Dr. Luis A. Lacalle, el MSP se había anticipado a un supuesto brote de meningitis en 1991 anunciando la importación de una vacuna de origen francés contra las cepas A y C de dicha enfermedad. El entonces intendente de Montevideo, Dr. Tabaré Vázquez, importó otra vacuna pero de origen cubano contra las cepas B y C de la misma enfermedad. La prevención de la meningitis en Uruguay como objetivo de salud pública, lejos de merecer una acción coordinada resultó ser rehén de una pulseada político-electoral entre el MSP blanco y el primer gobierno departamental frenteamplista.

    Las vacunas no son agua bendita. Son fármacos con contraindicaciones y efectos adversos. Desde 1991 por una directiva de la OMS todos los programas nacionales de vacunación deben implementar la vigilancia de sus efectos adversos. No es habitual asociar un problema de salud como derivado de la inoculación de una vacuna y por eso hay un importante subregistro de los eventos supuestamente atribuibles a la vacunación o inmunización (Esavi). Los datos disponibles en Uruguay y considerando que los mismos representan un subregistro de los datos reales en nuestro país, están en http://www.msp.gub.uy/publicaci%C3%B3n/vigilancia-de-esavi y al tabularlos se obtiene el siguiente ranking:

    El 21 de junio pasado, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea falló que aun a falta de consenso científico se puede probar la causalidad entre vacuna y enfermedad (sentencia ECLI:EU:C:2017:484). Esta resolución es consecuencia de la demanda interpuesta en 2006 por un ciudadano francés que desarrolló esclerosis múltiple al año de haber recibido la vacuna contra la hepatitis B. La farmacovigilancia de las vacunas recomendada por la OMS no es privativa de los médicos ni de los servicios de salud. En Uruguay puede ser ejercida por los ciudadanos que en su calidad de consumidores de un producto inseguro como son las vacunas se consideren perjudicados por ellas, independientemente del criterio médico. Mediante el formulario https://formularios.agesic.gub.uy/orbeon/fr/msp/formulario_de_notificacion_esavi/new pueden notificar los efectos no esperados de cualquier vacuna (obligatoria u opcional). Los afectados por las vacunas en Uruguay están conectados por el grupo https://www.facebook.com/groups/350449205342479/.

    El artículo 73 de la ley 19.286 o Código de Ética Médica establece que “La segunda opinión es un derecho tanto del paciente como del médico”. Esto reconoce explícitamente que en toda cuestión médica puede haber más de una opinión, lo cual desacredita y desautoriza cualquier intento de imponer una de ellas, como la vacunación compulsiva. La obligatoriedad es ajena a la ciencia y tan solo de resorte político.

    Ana Rosengurtt

    Cartas al director
    2017-06-29T00:00:00