Los TLC negociados con China por tres países latinos trajeron más comercio, “retos” e inversión en algunos casos frustrada

escribe Ismael Grau 

El equipo negociador uruguayo se apronta para, en una fecha todavía no definida, iniciar las rondas con sus pares chinos bajo el aliento de parte del empresariado nacional; sin mucha información pública, otros mantienen dudas acerca del alcance de un eventual tratado de libre comercio (TLC) y les preocupa quedar entre el grupo de perdedores.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.