• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024
    • Temas del día

    Octubre, un desafío creciente en la seguridad alimentaria

    Nº 2195 - 13 al 19 de Octubre de 2022

    Este mes de octubre estará marcado como un nuevo momento de reflexión y acción ante las crecientes dificultades que se están verificando en el campo de la seguridad alimentaria.

    El 16 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Alimentación, y tal como en otros años, en el mundo, y en especial en nuestra América Latina y el Caribe, se realizarán centenares de eventos promovidos por gobiernos, instituciones regionales y locales, parlamentarios, alcaldes, organizaciones de la sociedad civil, del sector privado y del mundo académico para reflexionar hacia dónde vamos en materia de seguridad alimentaria, en especial, en relación con la transformación de los sistemas agroalimentarios.

    Pero esas reflexiones, así como los múltiples proyectos, leyes parlamentarias, políticas públicas y acciones privadas, actividades en el campo, en las ciudades y evaluaciones permanentes en el mundo universitario, que se han estado ejecutando o decidiendo a lo largo de estos años y que fruto de las preocupaciones existentes son parte de la creciente actividad en nuestra región, entrarán en un momento de síntesis a lo largo del mes que acaba de iniciar.

    Fue un 16 de octubre de 1945, en el Chateau Frontenac de Quebec (Canadá), cuando nació la FAO, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) líder en temas alimentarios y agrícolas, fecha que la ONU eligió como el Día Mundial de la Alimentación.

    América Latina y el Caribe podrían alimentar actualmente a más de 1.300 millones de personas, el doble de su población. Sin embargo, 56 millones viven con hambre, lo que representa el 8,6% del total de sus habitantes.

    En 2021, el 40% de su población (cerca de 268 millones de personas) se encontraba con inseguridad moderada o grave y un 14% (más de 93 millones de personas) atravesaba la situación más grave de hambre.

    Contemporáneamente, el sobrepeso en los niños representa ya el 7,5% de la población infantil de menos de cinco años, mientras que la obesidad en adultos mayores de 18 años supera el 24%.

    Esto significa que tenemos la absurda realidad de una doble carga de malnutrición: el hambre, el sobrepeso y la obesidad.

    América Latina y el Caribe es la región con mayor costo de una dieta saludable en el mundo. El 22% de su población, más de 131 millones de habitantes, no accede a alimentos saludables.

    Todo esto en una realidad en la cual la región produce el 14% de la producción alimentaria global, alberga el 45% del comercio internacional neto de productos alimenticios, además del 23% de las exportaciones mundiales de productos agrícolas y pesqueros. Contamos con 17 millones de agricultores y 2 millones de pescadores, la inmensa mayoría productores familiares de pequeña escala.

    Los niveles de pobreza y hambre que la región arrastra desde hace ya tiempo, sumados a los efectos del Covid-19 y los actuales conflictos militares, así como los devastadores efectos del cambio climático, en particular en las zonas rurales, han generado una situación de inseguridad creciente, sobre todo si nos proyectamos a los próximos años.

    Por eso debemos avanzar rápidamente en los procesos de transformación agroalimentaria, recurriendo a procesos de transición que consideren los intereses nacionales y locales, con atención especial a la producción sensible y la nutrición correcta, con transparencia de mercados y comercio, con capacidades técnicas y de innovación, mejorando las políticas públicas, los sistemas educativos alimentarios, con mayor protección social y coherencia en las políticas sociales, económicas y ambientales. Asimismo, debemos adaptarnos al cambio climático a partir de acciones anticipatorias ante las amenazas ambientales y reduciendo las emisiones de los sistemas agroalimentarios, en especial por deforestación y degradación de los bosques y suelos.

    Las iniciativas de este mes especial se iniciaron el 29 de setiembre con una serie de múltiples eventos focalizados en el Día Internacional de la Pérdida y Desperdicio de Alimentos (más de 220 millones de toneladas al año) y seguirán en los días alrededor del 16 de octubre en todas las capitales y muchas otras ciudades de América Latina y el Caribe, con variadas iniciativas y la presencia de múltiples protagonistas de este enorme desafío que nos debe llevar a la eliminación del hambre y la pobreza, como acordaron más de 170 jefes de Estado y gobierno en el 2015 en las Naciones Unidas.

    Pocos días después, en Roma, donde se encuentra la sede central de la FAO, se realizará por primera vez una semana focalizada en las potenciales nuevas inversiones en los sectores agroalimentario, ciencia e innovación para la seguridad alimentaria, con la participación de numerosos presidentes y ministros de nuestra región. Igualmente, realizaremos en paralelo en nuestra región, en modo virtual, una serie de eventos sobre los desafíos de la innovación agrícola y la seguridad alimentaria.

    Este mes especial culminará en los primeros días de noviembre, cuando lanzaremos desde nuestra sede regional en Chile, en conexión simultánea con cada una de las capitales de América Latina y el Caribe, el informe Panorama, nuestro principal informe anual que proporciona un análisis actual y pormenorizado de la seguridad alimentaria y nutricional de la región.

    Será un mes de reflexión y acción, para pensar nuestro futuro, actuando con sinergias, integración e ideas claras de iniciativas, proyectos y programas de presente y de futuro, para revertir las actuales tendencias negativas.

    * Subdirector general, representante regional de la FAO para América Latina y el Caribe.