Carolina Cosse el domingo 9 en un acto en el Museo del Carnaval. Foto: Nicolás Der Agopián

Algunos dirigentes sondearon al expresidente Mujica, pero respondió con ironía que se está “preparando para las próximas” elecciones de 2024 y otros sugirieron el nombre de la conductora televisiva Blanca Rodríguez

La fórmula presidencial del Frente Amplio, un problema que asoma por la relación distante que mantienen Martínez y Cosse

6min 8
Nº2024 - al de Junio de 2019
escribe Raúl Santopietro

Raúl Sendic no era la persona que Tabaré Vázquez imaginaba como su compañero de fórmula previo a la campaña electoral que lo llevó a convertirse en el actual presidente. Pero en las pasadas elecciones internas la Lista 711 fue el sector más votado, lo que catapultó a su líder a ese lugar. Desde allí Vázquez y Sendic compartieron gran parte de sus días durante cuatro meses. El actual mandatario lo invitó a pescar y a otro tipo de dinámicas más cerradas que le permitieron ir construyendo una relación entre dos personas que, si bien ya interactuaban desde la campaña para el plebiscito por Ancap, debían mostrarse hacia el electorado en sintonía, con buena relación.

En esta oportunidad, a menos de tres semanas de las internas del Frente Amplio, todas las encuestas dan como ganador al exintendente de Montevideo Daniel Martínez, con una ventaja de entre 15% y 20% sobre la exministra de Industria Carolina Cosse. Ante este escenario, dirigentes oficialistas ya piensan en el día después y cómo se podría integrar la fórmula presidencial del Frente Amplio. Cualquiera sea el escenario, tendrá sus complicaciones.

Desde el círculo más cerrado a Cosse están convencidos de que la exministra “dará la pelea” para ganar la elección interna y que si no lo consigue, “es la mejor opción” para integrar la fórmula presidencial.

Si Cosse revierte la ventaja y da la sorpresa ganando, Martínez quedará en segundo lugar –salvo una catástrofe electoral– y el exintendente ha repetido hasta el cansancio que no sería candidato a vice. Por su parte, la exministra ha manifestado que le gustaría que su eventual compañero de fórmula sea uno de sus competidores. En cambio, si se da lo que pronostican las encuestas, Martínez ya sembró la duda sobre quién lo acompañaría al afirmar a Búsqueda que “no es un hecho” que Cosse sería su segunda.

La realidad es que Martínez preferiría que fuera otra persona, según transmitieron a Búsqueda desde el entorno del exintendente.

Martínez, un ingeniero industrial mecánico, y Cosse, una ingeniera electricista, comparten la pasión por una profesión que coloca la mira en el futuro. Coinciden también en un discurso enfocado en temas como la seguridad y el trabajo. Pero cuando se buscan puntos de contacto desde la relación personal, ambos precandidatos, según los informantes, “no se llevan”.

“No es que haya mala relación, es que no tienen ningún tipo de trato”, graficó una de las fuentes cercanas a Martínez.

El Antel Arena los enfrentó. En setiembre de 2018 ni Martínez ni Cosse eran precandidatos oficialmente, pero sus nombres ya estaban arriba de la mesa. Martínez seguía siendo intendente y Cosse era ministra. Pero la inminente inauguración del complejo multipropósito los cruzó. Cosse fue la impulsora del proyecto desde la presidencia de Antel y a pocos días de que se cortara la cinta la comuna capitalina multó a la empresa estatal por vender entradas para diversos espectáculos antes de que el Antel Arena fuera habilitado. Cosse salió al cruce y envió un mensaje en Twitter donde decía tener un “absoluto convencimiento de que se trata de una decisión meramente administrativa”.

“Descarto la ignorancia de Daniel Martínez en esta resolución. Tengo plena confianza en el criterio y la fraternidad del compañero”, agregó. El entonces intendente de Montevideo intentó comunicarse con ella, pero Cosse no le respondió sus llamados, según relataron los informantes.

El Antel Arena abrió sus puertas y la exministra lo colocó en el imaginario como la obra que refleja su capacidad de gestión. En los primeros meses de este año ambos renunciaron a sus cargos para dedicarse de lleno a la disputa electoral interna. Primero lo hizo Cosse hacia fines de enero y luego Martínez, que en marzo pidió licencia y renunció definitivamente el 1º de abril. Desde ese momento, ambos junto a los demás precandidatos por el oficialismo –el expresidente del Banco Central Mario Bergara y el líder del sindicato de la construcción, el comunista Óscar Andrade– coincidieron en diversos actos conjuntos.

Luego del congreso del Frente Amplio hubo tres actos en los que participaron los cuatro precandidatos: en el Parque Rodó el 5 de febrero, en Paysandú el 26 de marzo y en Melo el 19 de mayo. Desde el entorno de Martínez ven como una prueba de la falta de sintonía con Cosse la poca o nula interacción que hay entre ambos en estos encuentros. Por ejemplo, en Paysandú ella no acompañó a los demás precandidatos para almorzar junto a los dirigentes de la Mesa Departamental del Frente Amplio sanducera ni tampoco realizó la caravana en camioneta por la ciudad. Y en Melo le critican que a pesar de estar desde la noche anterior en la ciudad no realizó ninguna actividad conjunta y se limitó a la agenda específica del acto.

Un grupo de dirigentes oficialistas manejó como alternativa ofrecer la candidatura a vicepresidenta a la conductora televisiva Blanca Rodríguez, actual pareja del precandidato Bergara.

Poco a poco los precandidatos se desmarcaron en sus declaraciones públicas. El primer episodio que los diferenció fue la propuesta de Martínez de crear la “estación del futuro”, un proyecto para que emprendimientos innovadores se instalen en el espacio de la abandonada estación central de AFE. En aquel entonces Cosse le retrucó que “la clave de eso no pasa por un lugar físico”. Es esperable que se diferencien en las propuestas, pero para el entorno del exintendente de Montevideo la semana pasada se sumó un nuevo hecho que los distancia aún más, según dijeron las fuentes.

En su equipo causó un gran malestar lo que dijo la exministra a Búsqueda porque consideran que “rompió con el clima de unidad” que existe en los discursos de los cuatro precandidatos. Cosse declaró que le preocupa una tendencia en la fuerza oficialista a mimetizarse con la derecha. “No podemos dejar que la izquierda se coma el discurso de la derecha y a veces me parece que está pasando. ¿Cuándo dejamos de hablar de ideologías y de estrategias y pasamos a hablar de gestión? ¿Qué es al final lo que nos diferencia?”, se preguntó.

Por su parte, desde el círculo más cerrado a Cosse están convencidos de que la exministra “dará la pelea” para ganar la elección interna y que si no lo consigue, “es la mejor opción” para integrar la fórmula presidencial. Dependerá de cuántos votos acumule el 30 de junio. Para varios dirigentes de primera línea del Frente Amplio, si la precandidata pierde, necesita al menos alcanzar un piso cercano al 30% para poder “exigir” que su nombre esté en la fórmula. Y aún así, consideran, “la llave” la tendrá el Movimiento de Participación Popular (MPP).

Otras opciones

El expresidente José Mujica suele recibir muchas visitas en su chacra de Rincón del Cerro. Y en las últimas semanas lo visitaron varios dirigentes oficialistas para sondearlo. El exintendente de Montevideo preferiría que en caso de ganar, Cosse no fuera su compañera y eso implica que el MPP, por su peso en votos y por el apoyo de Mujica y en especial de la vicepresidenta Lucía Topolansky a la precandidata, forme parte de la construcción de una alternativa. No tiene por qué ser necesariamente un nombre de su sector, pero seguro debe contar con su visto bueno.

En filas frenteamplistas se da por hecho que la fórmula presidencial será paritaria. Sin embargo, para varios dirigentes esto puede ponerse en tela de juicio si la persona que se elija arrastra votos que de acuerdo a las encuestas serán muy necesarios para que el oficialismo obtenga un cuarto triunfo electoral. Mujica podría ser esa persona.

Los emisarios le preguntaron al exmandatario si él estaría dispuesto a acompañar en una eventual fórmula a Martínez, dijeron a Búsqueda fuentes oficialistas. “Me tengo que cuidar para dentro de cinco años así puedo ser candidato de vuelta”, les respondió irónicamente para descartar de plano esta posibilidad.

Al mismo tiempo, un grupo de dirigentes oficialistas manejó como alternativa ofrecer la candidatura a vicepresidenta a la conductora televisiva Blanca Rodríguez, actual pareja del precandidato Bergara. Su nombre ya estuvo entre la dirigencia del Frente Amplio el año pasado, cuando hubo planteos de llegar al congreso con la fórmula ya definida, pero no prosperó. En las últimas semanas se retomó la propuesta y según dijeron las fuentes a Búsqueda, la periodista les transmitió a referentes dentro del oficialismo que tiene sus reparos y que ante un ofrecimiento se inclina por rechazarlo.

Recuadro de la nota

Otro debate que no fue

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.