• Cotizaciones
    jueves 11 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    A días de las elecciones, se tensa la interna del Frente Amplio

    La campaña de Cosse intensifica sus actividades y endurece su discurso buscando descontar la distancia con Orsi, mientras el precandidato favorito no quiere "hacer olas" pero no elude la confrontación

    La campaña para las elecciones internas llega a sus últimos días. Es tiempo de programar las últimas recorridas, hacer los actos de cierre de los sectores y agrupaciones políticas y reforzar los mensajes que los precandidatos pretenden transmitir a los votantes. La interna del Frente Amplio, aunque hoy tiene un favorito, no está cerrada y los analistas no se animan a pronosticar un ganador.

    Tanto en el comando de Yamandú Orsi como en el de Carolina Cosse dicen que la recta final de la contienda es el momento de apelar a lo "emocional", para terminar de fidelizar a los votantes y movilizarlos a que vayan a las urnas en una instancia que no es obligatoria. A sabiendas de que Orsi está arriba en todas las encuestas de intención de voto, por encima del 50% de las adhesiones, su equipo apuesta a mantener la elección "en los marcos que ya están planeados", sin innovaciones. No es momento de "salirse del libreto" ni explorar terrenos desconocidos, dijeron fuentes de su equipo.

    En particular, el sector político de Orsi, el MPP, intensifica su aterrizaje en la periferia de la capital, donde históricamente ha sido más fuerte. En esta etapa de contienda interna, la apuesta es a potenciar las fortalezas en vez de intentar competir en los espacios en los que otros tienen la ventaja.

    Para asegurar la victoria, el comando de Orsi calcula que necesita superar, al menos, los 150.000 votos, en una interna en la que es incierto cuánta participación tendrá. No obstante, en la coalición de izquierda están convencidos de que habrá un crecimiento en comparación a la anterior elección interna, de 2019, en la que votaron 259.000 personas.

    En varias ocasiones el presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, e incluso el propio Orsi llamaron a ser la fuerza más votada en las próximas internas. Incluso la dirigencia en un primer momento manejó como objetivo superar los 400.000 votos. Esa meta fue luego matizada dentro de la fuerza política, ya que varios dirigentes creen que es demasiado ambiciosa y que, si se pone como norte, no alcanzarla dejaría una idea de fracaso.

    Lo que está claro para el comando del exintendente canario es que el escenario actual es favorable a él y por eso apuestan a consolidarlo, sin "hacer olas" que puedan poner en jaque su posición de ventaja. No anunciarán medidas de gobierno concretas ni nombres de potenciales ministros. "Hay cosas preparadas por si hay imprevistos, pero hay que dejar que la pelota corra", sintetizó una fuente.

    Si se espera que nuestro planteo sea de confrontación permanente y de repente rinda de cara a una etapa pero vaya en demérito con el objetivo central, que es ganar la elección y poder gobernar y transformar la realidad del país, por supuesto para esa no estoy Si se espera que nuestro planteo sea de confrontación permanente y de repente rinda de cara a una etapa pero vaya en demérito con el objetivo central, que es ganar la elección y poder gobernar y transformar la realidad del país, por supuesto para esa no estoy

    Pese a esa estrategia, durante el acto de cierre del MPP en el teatro El Galpón ayer miércoles 19, Orsi pareció responder a algunos de los cuestionamientos que han deslizado desde la candidatura de Cosse. "Si alguien se plantea que voy a transitar este proceso haciendo planteos atractivos, maravillosos, para seguir pescando en la pecera y de repente sacar una ventaja inmediata en contiendas que son de corto plazo, no cuenten conmigo", dijo el precandidato. Y agregó: "Y si se espera que nuestro planteo sea de confrontación permanente y de repente rinda de cara a una etapa pero vaya en demérito con el objetivo central, que es ganar la elección y poder gobernar y transformar la realidad del país, por supuesto para esa no estoy".

    Cosse y la búsqueda de superar el relato de Orsi

    Mientras tanto, en la vereda de enfrente se juegan los últimos dardos para tratar de revertir las encuestas, pese a que Cosse insiste en no prestarles demasiada atención. Su campaña se ha embanderado con el Plan PAIS, un compendio de 100 propuestas presentadas en dos etapas que la precandidata utiliza como caballito de batalla.

    Mientras en el entorno de Orsi consideran que su estrategia careció de efectividad porque terminó siendo un listado de propuestas "demasiado extenso" que no logró posicionarse en la campaña, desde el equipo de Cosse rebaten esa lectura. Defienden que hacer una campaña con base en propuestas les permite salir de lo abstracto y acercarse a los “problemas reales” de la gente. Esa idea ha sido repetida por la precandidata, que se apoya en su perfil ejecutivo y se siente cómoda hablando de gestión y planes concretos. En su entorno critican, en cambio, que la campaña de Orsi se apoya “casi exclusivamente” en la estrategia de instalarlo como el candidato que tiene más posibilidades de ganar el gobierno, sin profundizar en sus planes.

    Al igual que ocurre con Orsi, la precandidata también está realizando cada vez más actividades en la zona metropolitana. Esa tendencia también es seguida por el sector más grande detrás de su postulación, el Partido Comunista. Según dijeron a Búsqueda fuentes cercanas al comando de campaña de Cosse, en estos últimos días pondrán “toda la carne en el asador” porque confían en que tienen margen para descontar la diferencia que marcan las encuestas. Por eso la agenda de Cosse está colmada de actividades, actos y entrevistas en medios de comunicación. Saben que en estos días se termina de jugar el partido y que Cosse necesita toda la visibilidad posible. Y así como Orsi se apoya en la figura del expresidente José Mujica, la precandidata ha aumentado su presencia en actos junto al senador y exsindicalista comunista Óscar Andrade.

    La estrategia para la recta final es controvertir el discurso de que “estratégicamente” hay que votar a Orsi porque es el que tiene más posibilidades de ganarle a la coalición. Desde el comando contaron que harán énfasis en que los frenteamplistas tienen que votar de forma “genuina” a quien los convenza y los “enamore” más. Creen que el fuerte de Cosse está en que logra emocionar y movilizar más que Orsi, que ha apostado a un discurso más medido y de centro. Por eso van a insistir en apelar a lo emocional, a movilizar al electorado de izquierda y a convencer de que el voto debe ser genuino y no estratégico.

    Desde el comando de Cosse cuestionan la lectura “lineal” de que Orsi, por ser más moderado en su discurso, es mejor candidato para ganar en octubre. Mencionan como ejemplo el caso de Mujica, que, pese al análisis de que Danilo Astori era un mejor candidato para captar al centro, terminó triunfando en la elección de 2009. La propia Cosse recordó el caso días atrás, consultada por Telenoche: “Se decía 'con Astori ganamos seguro', que era 'el candidato correcto'. Al final los frenteamplistas elegimos a Mujica y ganamos las elecciones con mayoría parlamentaria”.

    Por el contrario, en 2019 un candidato más de centro como Daniel Martínez fracasó, insisten en su entorno. “No vemos que sea una lectura correcta, creemos que Carolina va a ser una mejor candidata para ganar”, sostuvo una fuente, porque es una candidata más “potente”. Por eso están enfocados en contrarrestar ese voto más “conservador” que piensa que Orsi es la opción menos arriesgada.

    En los últimos días esa estrategia se hizo más evidente en el discurso de la precandidata y de sus aliados. "Dicen que en una campaña electoral podría ser más redituable tener una actitud más neutra. Pero nosotros en esta precandidatura elegimos confrontar con los problemas”, dijo Cosse cuando presentó su segundo paquete de medidas en Durazno días atrás.

    Andrade, por su parte, cuestionó la "idea" instalada de que para ganar es necesario "captar" los "votos de centro", que serían los de las personas menos politizadas, según recogió una nota de El Observador el domingo 16. "No es cierto que logramos superar la desconfianza en la política debilitando nuestra propuesta, porque tiene que ver con que no se ha resuelto la pobreza infantil. Y tenés un programa pa' comprometerte a resolverlo. ¡Cómo vas a esconder el programa!", exclamó.

    En ese mismo acto, Cosse, más sutil, dijo que había que evitar en todo momento ser confundidos con "los conservadores". “Lo más importante acá son los problemas de la gente, ¡no quién sonríe mejor!”, dijo también la precandidata.

    Por otra parte, fuentes de su equipo señalaron que la estrategia de confrontar con el gobierno y marcar los problemas que tiene el país funciona entre votantes de izquierda que quieren que el Frente Amplio sea más duro con la gestión de la coalición. En ese sentido, evalúan que a Cosse le funciona marcar ese perfil. Por eso las críticas y la confrontación directa con el oficialismo empezó a ser más notoria en las últimas semanas y será parte de la estrategia en lo que queda hasta el domingo 30.