Se estrena La noche del crimen, protagonizada por el actor revelación del cine francés

Bastien Bouillon estuvo en Montevideo y conversó con Galería de este policial premiado, sobre un femicidio, que se proyectará en el marco de un festival que comienza este jueves 11 de mayo en Life Cultural Alfabeta

Se sabe que Clara Royer murió asesinada. Se sabe que la prendieron fuego, que la rociaron con alcohol y la quemaron viva. Se sabe que el crimen lo cometió un hombre, pero lo que nunca se va a saber es qué hombre. Lo primero que aparece en la película francesa La noche del crimen (La nuit du 12) es una placa negra con letras blancas que advierte sobre eso: el espectador llegará al final sin saber quién mató a esa mujer. Es un policial. Hay un crimen, una víctima y un asesino. Pero lo que importa no es conocer la identidad de este último. El objetivo del filme es otro.

El director y guionista de La noche del crimen, Dominik Moll, dijo en una entrevista con el portal Cineuropa que su coguionista, Gilles Marchand, fue quien “se dio cuenta de que el verdadero hilo conductor eran las relaciones hombre-mujer y lo que no estaba del todo bien en ellas, vinculándolas a la violencia masculina contra las mujeres”. Sin embargo, quisieron evitar que ese hilo se sintiera “forzado” y que ellos se vieran como “un par de hombres de 60 años tratando de unirse al movimiento Me Too y fingiendo que son modernos”, agregó Moll.

Bastien Bouillon es uno de los actores protagonistas del filme. Su personaje es el de Yohan Vives, un investigador policial de Grenoble (Francia) que está a cargo del caso de Royer, un asunto que lo obsesiona y lo persigue día y noche. Lo termina haciéndose cuestionar su propia masculinidad, sus actitudes hacia las mujeres. Lo enfrenta a sus propias concepciones y prejuicios.

“¿Y qué si ella mantuvo relaciones con muchos hombres?”, increpa Nanie a Vives en una escena del filme. El crimen lo cometió un hombre y quienes lo investigan son también hombres. Por momentos se cuela en sus diálogos e interrogatorios la idea de “culpar” a la víctima. Por sus vínculos, por sus actitudes, por andar de noche sola, por confiar... en los hombres.

Bastien Bouillon / Foto: Sofía Torres

Bastien Bouillon / Foto: Sofía Torres

Bouillon visitó Uruguay para promocionar la película, que se estrena este jueves 11, y conversó con Galería sobre la trama: los machismos cotidianos y las consecuencias de llevarlos al extremo. “Esa placa que dice que no se va a conocer al culpable permite ver otras cosas, abrir otros debates, por más que uno quiera saber quién es el culpable del asesinato”, reflexionó el actor. “Pienso que no transmite un mensaje, pero sí viene a traer preguntas. Interroga no solamente la masculinidad de los protagonistas, sino también quizás la de personas en la misma sala, en el público. Es una película que hace trabajar la mente, que genera una continuidad después de su visualización, que dura”, añadió.

La película parte del asesinato de Royer (Lula Cotton-Frapier), una joven de 21 años, en la noche del 12 de octubre de 2016. Una noche en la que ella salía de la casa de su mejor amiga, Nanie (Pauline Serieys), y después de grabarle un video con su celular expresándole su cariño, fue interceptada por un hombre encapuchado. Él dijo su nombre, le tiró un líquido inflamable y le acercó un encendedor. En segundos, la joven salió corriendo mientras ardía en llamas. Al otro día, la policía encontró su cuerpo calcinado. No hay testigos, no hay cámaras que hayan registrado el episodio, nadie sabe quién era ese encapuchado.

Todos los sospechosos del asesinato de Royer son hombres. Casi todos ellos mantuvieron una relación sexual o afectiva con ella. El autor del crimen pudo haber sido un trabajador de un bar que engañaba a su novia con ella. Pudo haber sido un rapero con el que salió alguna vez y que le dedicó una canción cargada de violencia y misoginia. Pudo haber sido un hombre que se obsesionó con ella y visitó su tumba cuando ya había fallecido.

“Todos los hombres mataron a Clara”, concluye Yohan Vives en una escena de La noche del crimen. Agrega que pudieron haberlo hecho todos los que conoció, e incluso los que no. “Algo anda mal entre hombres y mujeres”, dice. Y esa última frase lo resume todo.

Bouillon dijo a Galería que, como persona, no tiene “ganas de ir en contra de esa frase”. “Al contrario, casi la entiendo y, por más terrible que sea, es algo que refleja bien los problemas sociales que son de hoy y desde hace mucho tiempo, ancestrales”, resumió. Para él, los casos de acoso, abuso, maltratos y hasta femicidios en la actualidad quedan “muy evidenciados” en la escena pública, algo que lograron campañas como la de Me Too, a la que también aludió Moll. El movimiento surgió en 2017, cuando el diario estadounidense The New York Times publicó una investigación sobre una serie de denuncias de acoso sexual contra el productor de Hollywood Harvey Weinstein. El artículo desató un tsunami de repercusiones mediáticas en todo el mundo y logró que cada vez más mujeres se animaran a denunciar situaciones similares. Pero no, el fenómeno no es nuevo.

El actor protagonista de La noche del crimen recordó la felicidad que le generó el ofrecimiento del papel de Vives en la película de Moll. Lo entusiasmó el personaje, pero también el “tema difícil” de la trama, que no se usa “con fines comerciales, sino que se plantea y se cuestiona, se interroga. No con un análisis superficial, sino desde una mirada más profunda e interesante”, opinó.

Encarnar a Vives le resultó, además, un desafío a Bouillon. Según él, a los actores les encanta “brillar, ser grandilocuentes” y mostrar varias caras de sus interpretaciones. Pero no era eso lo que se buscaba en esta película y en este personaje. Había que “ser humilde en la actuación, no ponerse en evidencia y cargar con la historia”, reconoció. Además, el actor sabía que la trama de La noche del crimen estaba inspirada en un hecho real, que incluyó la escritora francesa Pauline Guéna en su novela 18.3 – Un año en la Policía. “Debíamos, en cierta forma, rendir homenaje. Por eso elegí ser recto con mi palabra pero sin ser aburrido”, comentó.

El resultado es un personaje que, si bien dirige una investigación de suma importancia, muestra un perfil bajo. Pide ayuda, confía, incentiva el trabajo en equipo y, sobre todo, se deja interpelar. En Vives, el espectador encuentra una sensibilidad llamativa. Lo atraviesan las palabras, los testimonios, los hechos. Una vulnerabilidad que de a ratos hasta pareciera jugarle en contra en su rol de investigador.

Repercusiones. La noche del crimen se proyectó por primera vez en la edición 75 del Festival de Cannes en mayo de 2022 y tuvo una muy buena recepción por parte de los críticos de cine. En febrero de este año, la película triunfó en los Premios César de la Academia Francesa y se llevó seis premios: Mejor película, Mejor dirección para Dominik Moll, Mejor guion adaptado, Mejor sonido, Mejor actor secundario para Bouli Lanners y Mayor revelación masculina para el protagonista, Bastien Bouillon.

El personaje de Lanners en la película es muy cercano al de Bouillon. Interpreta a Marceau, quien acompaña a Vives en gran parte de la investigación y con quien mantiene diálogos que contribuyen a esas reflexiones sobre los vínculos entre hombres y mujeres. Los dos actores y sus personajes logran una perfecta armonía entre lo impulsivo y pasional que sienten desde su lado humano, y lo fríos y racionales que tienen que ser en su trabajo. El vínculo entre ambos acaba transformándose casi en una amistad.

Bouillon recibió el premio César como “un honor”. “Es una película a la que le debo mucho y con la que me siento en total adecuación, tanto desde el punto de vista artístico y político como desde lo humano”, dijo a Galería. Además, comentó que en Francia ya superó el millón de espectadores y que todo el reconocimiento, “desde un punto de vista pragmático”, se traduce en “trabajo que va a llegar”. Los resultados están a la vista: Bouillon anunció que dentro de poco tiempo comenzará el rodaje de una biopic del expresidente francés Charles De Gaulle, en la que tendrá un rol de reparto.

FUENTE: nota.texto7