• Cotizaciones
    jueves 18 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Ancap pone “la casa en orden” mientras define medidas “de fondo” que reviertan la situación en los negocios deficitarios

    Los meses que la empresa estuvo expuesta como consecuencia de las pérdidas acumuladas en los últimos tres años, calaron hondo en Ancap. Las denuncias por supuestas irregularidades que arrojó la comisión investigadora del Senado y que ahora están en manos de la Justicia, afectó la imagen de una larga lista de jerarcas involucrados, con el hoy vicepresidente Raúl Sendic como el más dañado. Pero también la de la propia petrolera estatal como institución.

    La tormenta pública cedió y la decisión del nuevo Directorio que asumió en febrero fue la de no exponerse. “Si te pegan de todos lados, cubrite”, comentó a Búsqueda un jerarca. Desde que asumió la presidencia, Marta Jara tuvo contadas apariciones públicas.

    “Estamos poniendo la casa en orden primero para luego tomar medidas de fondo”, explicó.

    El foco está puesto en tres grandes áreas: el portland, la Compañía Ancap de Bebidas y Alcoholes (Caba) y Alcoholes del Uruguay (Alur). Mientras planea esas decisiones “de fondo para cada negocio, el Directorio aprovechó para hacer recorridas en las diferentes plantas del ente e ir “achicando el gasto” en cosas menores, contó una de las fuentes.

    Aunque su desempeño ha sido desparejo mes a mes en 2016, las finanzas de Ancap mejoraron en enero-julio respecto al mismo lapso de 2015 (ganó U$S 25,4 millones), según las últimas cifras del Ministerio de Economía y Finanzas.

    Revertir las pérdidas —que sumaron unos U$S 800 millones entre 2013 y 2015— fue una de las motivaciones que llevaron al Poder Ejecutivo a poner el Directorio nuevo.

    Una de las primeras medidas que se tomaron fue la búsqueda de un gerente general que Ancap no tenía. Se hizo el llamado y actualmente la empresa contratada para elegir a los mejores candidatos avanza en el proceso de selección. Se presentaron 80 personas, de las cuales 50 cumplen con los requisitos, dijo un informante. Se espera que hacia fines de setiembre el Directorio del ente entreviste a los mejores postulantes.

    Otra de las decisiones tomadas fue contratar un broker argentino para que estudie la situación y proponga alternativas frente a los malos resultados de Carboclor, una de las 13 subsidiarias de la Ancap. Su caso es complejo desde la composición accionaria: Carboclor cotiza en la Bolsa de Buenos Aires y sus acciones se reparten 74,26% para Ancsol (vinculada a Ancap), 0,003% para Petrouruguay SA (subsidaria de Ancap y Ancsol) y 25,737% para otros.

    La empresa —cuyo giro principal es explorar y explotar yacimientos de petróleo en Argentina u otros países, así como industrializar y comercializar los productos y subproductos del crudo— dio pérdidas en los últimos años: U$S 1,4 millones en 2013, U$S 2 millones en 2014 y U$S 2,5 millones en 2015.

    Portland y cal.

    El rubro del portland tiene fallas evidentes y son un foco a atacar. Luego de 40 años de ganancias, en los últimos 15 la subsidiaria de Ancap Cementos del Plata cerró con balances en rojo: se acumularon unos U$S 200 millones de pérdidas.

    La primera medida que tomó Jara fue desplazar al gerente al frente de la división y trasladarlo a la Gerencia de Agroindustria, informó “El Observador” el 23 de agosto.

    Luego se dieron pequeños pasos para evitar gastos innecesarios. El Directorio canceló una licitación que mantenía abierta para la compra de piedra, ya que había stock completo y sin colocar.

    La planta de Paysandú tiene tres hornos que permitirían producir más de un millón de toneladas de cemento por año, pero para abastecer el mercado alcanza con uno. El primero instalado en 1978 podía producir 250.000 toneladas, el segundo amplió su capacidad a 600.000 y el tercero está en contenedores aún sin abrir desde 2014.

    Frente a esta situación, el paso a dar es rever todo el modelo de negocio. Mientras, el Directorio decidió parar uno de los hornos en Paysandú y destinar el personal durante 20 días a trabajos de mantenimiento de los equipos, desde la señalización de la maquinaria a limpiar los techos. “Son medidas menores que acotan los gastos. Además, la planta estaba venida abajo”, explicó una de las fuentes.

    La intención que tiene el Directorio es que Ancap continúe produciendo y vendiendo portland. “Aceptamos que siga, pero tiene que dejar de perder plata”, dijo un jerarca. Está previsto que hacia fin de año los directores reciban el plan comercial definitivo para lograrlo.

    El negocio de la cal está en una situación similar. Creció bajo el supuesto de vender a Brasil y por eso se instalaron dos hornos en Treinta y Tres. Hasta ahora solo dio pérdidas y el panorama es incierto. Para que dé ganancias es necesario colocar toda la producción, pero ahora solo se trabaja con uno de los hornos porque el mercado no demanda más.

    La brasileña CGTEE era el comprador previsto años atrás. Sin embargo, la salida de Dilma Rou­sseff de la presidencia del país trajo consigo un cambio en el Directorio de ese ente brasileño. El contrato de compra que existía cayó y se firmó un acuerdo nuevo pero que sigue siendo insuficiente. Por eso en Ancap esperan poder negociar mejores condiciones: “Si no, seguiremos sin poder pagar la inversión gigantesca”, agregó uno de los informantes.

    Alur y Caba.

    Los balances de Caba son otra preocupación en Ancap. En 2013 ganó U$S 300.000, pero perdió U$S 600.000 al año siguiente y U$S 1 millón en 2015. Las autoridades del ente esperan en los próximos meses tener un nuevo plan de negocio que frene la caída.

    Alur no muestra pérdidas e incluso el año anterior ganó U$S 2,4 millones. Sin embargo, desde la oposición denuncian que se maquillan los números con compras hechas por Ancap a precios muy por encima de los de mercado. Por ello, como en Caba, también se realizarán cambios para asegurar su rentabilidad.

    En el Directorio prevén que las modificaciones traerán un “escenario más conflictivo” con el sindicato porque “cada cambio toca algún interés”. “Pero —agregó una fuente— para poner la casa en orden, hay que hacerlos”.

    Información Nacional
    2016-09-08T00:00:00