• Cotizaciones
    martes 18 de junio de 2024

    Brasil “toma nota” del anuncio “político” de que Uruguay negociará sin el Mercosur, una declaración aún sin consecuencia “práctica”

    Jerarca de Itamaraty evita pronunciarse sobre el fondo del planteo porque por ahora “no hay ninguna consecuencia jurídica”, dice que su gobierno apoyaba la propuesta de flexibilización, pero que ese debate ya no se justifica ante la nueva movida del gobierno de Lacalle Pou y que todavía nadie planteó negociar con China

    Francisco Bustillo tiró la bomba en la reunión de cancilleres y ministros de Economía del Mercosur. Uruguay considera que la decisión 32/00, que prohíbe negociar tratados de libre comercio con otros países sin el aval de los socios, no está vigente y, por eso, “comenzará a conversar con terceros” para buscar acuerdos, anunció el ministro en la reunión. Y para que no quedaran dudas, mientras transcurría el encuentro, la Cancillería emitió un comunicado en el que informaba acerca de esa posición.

    El anuncio se produjo después de que en el Mercosur no se alcanzara un consenso entre los Estados parte sobre la propuesta presentada por Uruguay, con el apoyo de Brasil, para flexibilizar la agenda de negociaciones exteriores del bloque.

    El embajador Pedro Miguel, secretario de Negociaciones Regionales de América en Itamaraty, dice que lo de Uruguay fue un “anuncio político” sobre el que su país tomó nota. “No hay ninguna consecuencia práctica, no hay ninguna consecuencia jurídica, no veo ningún motivo para pronunciarme sobre este tema en este momento, sería especulativo”, afirmó Miguel en diálogo con Búsqueda en la tarde del jueves 8, horas después de que terminara la cumbre de presidentes.

    El diplomático dijo que Brasil, que asumió la presidencia del Mercosur por los próximos seis meses, tiene como objetivo “modernizar” el bloque. En cuanto a la discusión que planteó Uruguay sobre la flexibilización, sostuvo que no tiene sentido ahora que el gobierno de Luis Lacalle Pou planteó su nueva posición sobre la 32/00.

    A continuación, un resumen de la entrevista telefónica que Miguel mantuvo con Búsqueda.

    —¿Qué balance hace Brasil de la cumbre del Mercosur?

    —Preferiría hacer el balance sobre los seis meses. Fueron seis meses de trabajo duro, trabajo difícil, porque las condiciones de la pandemia hacen que todo sea difícil, en términos de negociaciones es muy difícil negociar a distancia, por videoconferencia, chat. Estar juntos presencialmente hace que los temas más difíciles sean más fáciles de discutir. Hubo avances en el marco de la celebración de los 30 años del Mercosur: muchos diálogos, muchas reuniones de evaluación, el tema del estatuto de ciudadanía, hemos avanzado en algunas negociaciones temáticas. Así es un poco el Mercosur, hay semestres donde avanzamos más rápido y otras veces menos rápido. Tengo una visión del vaso medio lleno y no del vaso medio vacío, y también una visión realista sobre lo que podemos hacer juntos cuando hay diferencias de visión en algunos temas.

    —Puede sorprender esa visión optimista sobre estos seis meses cuando no se alcanzó un consenso sobre la rebaja del Arancel Externo Común (AEC) y la flexibilización de la agenda exterior, dos planteos que impulsaban Uruguay y Brasil.

    —Eso es parte del juego, ¿no? Somos cuatro países que tenemos que negociar. Negociamos muy duro, fueron muchas reuniones y mucho trabajo. Me hubiera gustado tener resultados en los dos temas, en el de la AEC y en el de las flexibilidades. En el tema de la AEC, negociamos hasta el último momento para buscar un entendimiento con los argentinos, porque ya teníamos una visión de acuerdo con Paraguay, Uruguay y Brasil sobre una reducción del 10% en una modalidad horizontal, across the board. Pero los argentinos tenían otra filosofía y no fue posible llegar a un acuerdo. Bueno, es parte de la vida, pasa en muchos foros negociadores. Y ahora empieza la presidencia brasileña y vamos a tener que ver qué vamos a hacer.

    En el tema de la flexibilidad, hubo una declaración política del Uruguay y ahí no sé si continúa justificándose tener esa discusión.

    —¿Cómo sigue la discusión sobre la rebaja del AEC?

    —La presidencia brasileña empezó hace unas horas y creo que necesitamos un poquito de tiempo para ver cómo vamos a hacer. No quiero especular, vamos a ver de ahora en adelante qué vamos a hacer.

    —Usted mencionaba un anuncio “político” de Uruguay en cuanto a que la decisión 32/00 no está vigente y que por eso va a negociar acuerdos extrazona. ¿Brasil estaba al tanto de que Uruguay iba a plantear eso, como dijeron fuentes de la Cancillería local a Búsqueda?

    —No. Lo que le puedo decir es que desde Itamaraty no estábamos al tanto y los otros países tampoco. Por lo menos, en la reunión de cancilleres nadie estaba al tanto de que Uruguay iba a publicar su nota.

    —La publicación del comunicado es una cosa, pero otra es la postura de fondo sobre la vigencia de la 32/00. ¿Qué opina Itamaraty?

    —Bueno, todos sabemos hace muchos años cuál es el pedido de Uruguay, en eso no hay sorpresa. Sí, tal vez, lo que fue novedad fue el planteamiento del señor canciller ayer (miércoles 7) y después darnos cuenta que había una nota del gobierno siendo publicada durante la reunión. Como le digo, aquí soy muy objetivo, no veo ningún motivo para dramatizar las cosas: es una declaración política. Tomo nota, nada más.

    —¿Brasil considera que la 32/00 está vigente o no?

    —Le digo: en este momento lo que hay es una declaración política. Tomo nota, nada más. No hay ninguna consecuencia práctica, no hay ninguna consecuencia jurídica, no veo ningún motivo para pronunciarme sobre este tema en este momento, sería especulativo.

    —Sería especulativo, como dice, pero la posición histórica de Itamaraty es que la 32/00 sí está vigente. ¿O no?

    —No voy a comentar ese tema ahora. Hay un documento de Uruguay y yo tomo nota, no voy a comentar nada más. Lo que le digo es eso: nosotros estábamos negociando el tema, ahora no sé si hace más sentido continuar negociando después de esa declaración política de Uruguay. Tomo nota y vamos a ver.

    —La propuesta de flexibilización de Uruguay iba por otro camino.

    —Hasta ayer estábamos en un riel de negociación, ahora hemos traspasado eso. El gran proponente de esa discusión era Uruguay y Uruguay ahora hizo pública una postura de naturaleza política. Bueno, tomamos nota y vamos a ver. Al mismo tiempo, Uruguay dijo en la misma nota que continúa 100% comprometido con el Mercosur y que es full member, entonces no creo que valga la pena especular. Vamos a esperar y ver en la práctica.

    —¿Ver en la práctica cómo Uruguay actúa a partir de esa decisión política?

    —No digo eso. No veo ningún motivo para decir nada más que tomamos nota. No hay nada más que comentar, es una declaración y uno toma nota. No veo por qué tengo que reaccionar a una declaración política.

    —Uruguay planteó el interés de negociar con China en una reunión en Brasilia, en la que el ministro de Economía, Paulo Guedes, le dio una señal de apoyo, según el gobierno de Lacalle Pou.

    —No voy a comentar eso. No estaba presente, no participé en la reunión, no soy la persona indicada para comentar.

    —El presidente Bolsonaro dijo que el Mercosur no debe ser “sinónimo de ineficiencia”. ¿Cómo pretende Brasil solucionar ese problema desde la presidencia del bloque?

    —Hemos hecho un trabajo preparatorio hablando con todos los ministerios, como sabe el Mercosur va más allá de la AEC y de las negociaciones externas. Hay todo otro universo negociador en el que estamos trabajando: servicios, modificación de la regla de origen, anticorrupción del comercio, rotulado de los alimentos, incorporación del sector de azúcar y automotor a las reglas de juego. Hay un montón de temas en el área económica y comercial, y fuera de ella, que deben ser trabajados. Y vamos a buscar los acuerdos posibles, como siempre hemos hecho en el Mercosur, ¿no? Vamos de a poco intentando avanzar en lo que hay acuerdo, en lo que es posible avanzar.

    Pero evidentemente el presidente de Brasil se refería al tema de la AEC, que es un tema central para nosotros y promesa de campaña, y al de las negociaciones externas, donde estamos muy muy sintonizados con Uruguay en querer no solamente cerrar las negociaciones concluidas, sino también avanzar más rápidamente en las negociaciones en curso como Corea, Singapur, Líbano, Canadá. Y lanzar nuevas negociaciones, ¿no? Ya tenemos todos acuerdos de avanzar con Indonesia, todavía no tenemos con Vietnam porque falta que Argentina dé el OK. Queremos todos profundizar acuerdos que todavía no son significativos como con la India. Está el frente de Centroamérica, que para Brasil es importante, tal vez más que para Uruguay. Queremos avanzar con países de África, de Oriente Medio, de Eurasia. Nuestra idea es ir plantando semillas para futuras negociaciones y cerrar las que están en curso. En eso creo que estamos muy sintonizados con Uruguay.

    —Entre el listado que hizo no mencionó China. ¿Es de interés?

    —Para ir como Mercosur necesitamos el acuerdo de los cuatro, y que yo sepa China no ha sido planteada aún como un acuerdo de los cuatro países.

    —¿Si se plantea, Brasil lo evaluaría?

    —Sí, eso no ha sido discutido aún.

    Jair Bolsonaro camina junto a Luis Lacalle Pou. Foto: AFP.

    —¿El Mercosur está en una situación delicada?

    —Creo que es necesario ser realistas. El Mercosur no es ningún principiante en los momentos difíciles y de diferencias de opinión entre los cuatro. No es ninguna novedad para quien convive con el Mercosur durante muchos años. Esa es la realidad con la que tenemos que trabajar, con realismo, buscando acuerdos. Yo tengo la obligación de ser optimista porque acabo de asumir la presidencia pro témpore. No me puedo dar el lujo de estar preocupado si las cosas van a funcionar o no, sino buscar el máximo de acuerdos y de coincidencias posibles, esa es mi función como presidencia pro témpore.

    —¿El Mercosur ha demostrado que es una herramienta válida y beneficiosa para los cuatro socios?

    —Estoy convencido de que sí es una herramienta válida. El Mercosur ya hace parte de la realidad de nuestros cuatro países, hay inversiones e iniciativas que fueron consolidadas a partir del Mercosur, flujos de comercio. Tenemos el Parlamento del Mercosur, los gremios, la sociedad civil... el Mercosur es una realidad muy amplia, muy compleja y viva. Entonces, es importante no hacer un ejercicio reduccionista de lo que es el Mercosur. El tema de la AEC, el de la negociación externa son temas importantes para la inserción internacional de nuestros países, para la modernización de la economía brasileña, imagino que la de Uruguay también. En eso estamos todos de acuerdo, pero el Mercosur es mucho más que eso.

    Información Nacional
    2021-07-14T20:58:00