• Cotizaciones
    miércoles 19 de junio de 2024

    Capitalismo y democracia

    Sr. Director:

    Los hechos han demostrado que la conjunción del capitalismo (economía) y la democracia (política), teniendo en cuenta el nivel de desarrollo, considerando todos los países del continente en que se han aplicado, no ha podido ser superada.

    Es así que la libertad, la cultura, el progreso material, el bienestar y tantos otros aspectos que valoramos, características de la civilización occidental y cristiana, nos han permitido disfrutar de la vida.

    Por el contrario, me resulta inconcebible que aún subsistan países que cultivan la autocracia, el socialismo desde ya hace muchos años. Siempre pensé que una vez derribado el muro de Berlín, que marcó el fracaso de tales sistemas, sus defensores iban a renegar de sus ideas; es una realidad que no ha sucedido.

    Muchos “intelectuales” de ideología marxista, tal vez por soberbia, por resentimiento o por tozudez, siguen proponiendo o defendiendo las autocracias socialistas y se hacen los distraídos respecto a la migración masiva que recurre a los países en los que impera la libertad (incluyendo el nuestro) buscando trabajo, salud, mejores salarios, etc., etc.

    Estos “personajes” no creen que los recursos materiales puedan estar en manos de los individuos (mercado) y que deben estar en manos del Estado, siendo este el que a su real saber y entender será encargado de asignar los destinos. Es así que con una brutal soberbia entienden que con su inteligencia están en condiciones de imponerse a los intereses del ignorante pueblo: se fijan precios, se determinan cómo y cuáles serán sus trabajos y qué monto tendrán los ingresos de los trabajadores teniendo en cuenta el concepto de la igualdad y sin tener en cuenta los estímulos, tan necesarios para impulsar el crecimiento.

    En el capitalismo se acepta la existencia de las clases sociales y se cree en la movilidad de estas, entendiendo que se modifica en función de los méritos y las capacidades de los individuos. Además se valora a aquellos individuos a los que el presidente llama “malla oro”, que se destacan y que son catalizadores de tantos valiosos emprendimientos.

    Nuestro país, con el actual gobierno, a pesar de los contratiempos (pandemia, sequía, guerra, crisis argentina), ha dado un salto importante estableciendo las bases para un futuro venturoso: el orden, la transparencia, el buen manejo de la administración pública han concitado la atención de muchos países e inversores.

    Para aquellos que pretenden desmerecer este gobierno y alegan que no tiene rumbo, creo necesario afirmar que están claramente definidos los objetivos que serán encarados de acuerdo con las prioridades a establecer.

    Es evidente que los temas de “seguridad”, pobreza, establecimientos carcelarios, comercio internacional, reforma del Estado, reforma sindical, tecnología, hidrógeno verde y la obtención de recursos imprescindibles para operar, que en parte obtendrán mediante el crecimiento de la economía.

    Existe una sintonía (confianza) entre el gobierno de la coalición y los potenciales inversores. ¿Esta sintonía se mantendrá con un gobierno socialista? De acuerdo con las declaraciones de los líderes comunistas y socialistas que predominan en el frente y en el aparato sindical asociado, creo que no.

    Termino preguntando al lector: en caso de emigrar, del modo que lo hicieron nuestros abuelos, ¿cuál sería el país de elección?

    Colino Ofnite

    CI 832.206-4

    Cartas al director
    2024-05-22T22:12:24