• Cotizaciones
    domingo 23 de junio de 2024

    Cerrar la puerta al estigma

    Nº 2225 - 18 al 24 de Mayo de 2023

    El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) sigue siendo un tema del que cuesta hablar abiertamente. Desde sus orígenes en la década de 1980 y hasta el día de hoy, el VIH parece seguir asociado a miedos, prejuicios y tabúes, en general relacionados a la sexualidad. La discriminación se ve tanto en las actitudes de las personas y hasta en las propias campañas promovidas por organizaciones del Estado que muchas veces transparentan los sesgos de quienes están a cargo de estas áreas en las instituciones.

    En Uruguay, el tema ha ido desapareciendo de la agenda y no es un aspecto relevante en las políticas públicas a pesar de que hay alrededor de 15.000 personas que viven con VIH en el país y que el promedio de casos nuevos por año entre 2017 y 2021 fue de 881, según el Ministerio de Salud Pública (MSP).

    Como dicen algunas activistas por los derechos de las personas con VIH, el estigma es tan fuerte que la gente ni siquiera le quiere dar “me gusta” a un posteo en Instagram que habla del VIH. El principal estigma es asociar al VIH/sida con comportamientos “promiscuos” o “inmorales”. La fuente principal del estigma suele ser la ignorancia, pero quienes viven con el virus deben enfrentarse a una discriminación constante tanto en los servicios de salud como en el lugar de trabajo y en los centros educativos. Y uno de los ámbitos de discriminación más invisibilizados y del que menos se habla es dentro mismo de las relaciones erótico-afectivas.

    En medio de este panorama gris que parece persistir a través del tiempo, surge en Uruguay el colectivo MalnaSidas: un colectivo feminista que busca expresarse políticamente usando estrategias artísticas, como la realización de un podcast, una canción o un cortometraje. MalnaSidas se conformó en 2021 como forma de visibilizar la voz de mujeres y disidencias con diagnóstico positivo para VIH. El proyecto lo lleva adelante la Asociación de Ayuda al Sero Positivo (ASEPO) con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas, y la propuesta conecta la educación sexual con un proceso colectivo de exploración artística.

    “Consideramos sumamente importante romper las fronteras en lo que refiere a la visibilización de esta temática, así como la perspectiva feminista del colectivo”, expresan las MalnaSidas, que ven con preocupación la ausencia del VIH en los discursos feministas locales. Consideran que hablar en primera persona de la realidad de mujeres con VIH a través de productos creativos es un acto disruptivo y, de hecho, utilizar estas estrategias artísticas les ha permitido abordar el tema de una forma mucho más fresca que las campañas habituales, casi siempre teñidas de una forma u otra de connotaciones negativas.

    “Deseo despertar en un mundo donde el VIH no sea una publicidad de los años 90, repleto de víctimas y victimarias”, empieza diciendo el cortometraje Despertar juntas realizado por el colectivo en 2022. Y por un momento llega el recuerdo turbio de aquellas campañas, como la que decía “que se acostó con él, que se acostó con ella, que se acostó con él”, en la que todas las mujeres que aparecían, menos la posible “víctima”, estaban supersexualizadas, y la que no se acariciaba el hombro mientras miraba a la cámara se metía la patilla de los lentes en la boca y todo así.

    Pero tampoco hay que irse tan lejos, porque mismo el año pasado el MSP publicó una campaña con la frase “No le abras la puerta al VIH”, una expresión bastante poco feliz en términos de lo que se quiere transmitir a la población respecto al tema, porque de alguna manera vuelve a poner al VIH en un lugar estigmatizado. Podrían haber dicho algo como “no le des la espalda al VIH”, como aquella campaña española de hace varios años, pero se optó por reforzar la exclusión a la que ya están sometidas las personas con el virus.

    Mientras tanto, los temas importantes siguen sin hablarse, como por ejemplo que las personas con VIH en tratamiento antirretroviral y con carga viral indetectable no transmiten el virus por vía sexual a otras personas (lo que en algunos lados se ha difundido como “indetectable = intransmisible”). Esto es un dato sumamente relevante y que muchas veces ni siquiera el propio personal de salud en Uruguay lo transmite a sus usuarios/as.

    Queda mucho por hacer sobre este tema, abrámosle la puerta para poder sacar prejuicios y conversar sobre lo que todavía se necesita, como mayor acceso a educación sexual integral, test rápidos, profilaxis pre- y posexposición o mayor accesibilidad a los preservativos.