• Cotizaciones
    miércoles 17 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Corridos con el poncho

    N° 1924 - 29 de Junio al 05 de Julio de 2017

    ¿Quién es Álvaro Dastugue? Hasta el jueves 22, era un diputado del Partido Nacional, conocido por el sistema político, los periodistas que cubren las sesiones del Parlamento y su círculo íntimo. Desde ese día, cuando dijo en Búsqueda que se opone a las leyes de unión homosexual, despenalización del aborto y estatización de la producción, distribución y venta de marihuana, se hizo famoso. El Frente Amplio repudió sus declaraciones, las ONG de lo “políticamente correcto” lo quieren colgar en la plaza pública y muchos de sus compañeros blancos lo dejaron colgado del pincel y salieron, presurosos, a desmarcarse del “leproso” Dastugue. Hubo cinco pronunciamientos formales sobre sus declaraciones (uno de ellos, del Directorio del Partido Nacional luego de emplazamientos públicos del Frente Amplio) y las “redes sociales” estallaron. Ahora, Dastugue es famoso.

    Pero, ¿qué dijo Dastugue para causar tanto revuelo?

    Dijo que no es “homófobo” y sí “respetuoso de la libertad”. No obstante, afirmó que “Dios” o “la madre naturaleza nos hizo hombre y mujer” y por eso “no votaría el matrimonio igualitario”. Agregó que ser homosexual “está fuera de la voluntad de Dios”.

    También sostuvo que habría que “revisar” la ley que despenalizó parcialmente la práctica del aborto y que, si de él dependiera, anularía “ya” la ley que habilitó la producción y comercialización de la marihuana porque está “muy mal redactada y lo que va a lograr es promocionar el consumo, sin lugar a dudas”.

    Inmediatamente, las organizaciones frenteamplistas (oficiales y afines) se lanzaron contra Dastugue. Por ejemplo, los grupos juveniles de los distintos sectores del partido de gobierno emitieron una declaración en la que manifestaron su “repudio enfático a cualquier intento de mutilación de derechos, hijos de la lucha social y popular” y “conminó” al Partido Nacional “a la pública condena de estas expresiones homofóbicas y machistas”.

    El mismo día de la publicación de las opiniones de Dastugue, varios dirigentes blancos corrieron a sus cuentas de Twitter y Facebook para advertir que no compartían su posición y, después de la conminación frenteamplista, el mismo Directorio del Partido Nacional emitió un comunicado el sábado 24 para alejarse de los dichos del diputado. Allí, el Directorio reivindicó “el derecho de todos los individuos a vivir según sus concepciones personales, sin más restricciones que las derivadas del ordenamiento jurídico” y advirtió que las únicas opiniones válidas como posición partidaria son las emanadas de las autoridades orgánicas del partido. Las de Dastugue, agregó, fueron solo “opiniones personales”.

    El precandidato presidencial Jorge Larrañaga publicó un tuit furibundo. “Los derechos no se tocan. No permitiremos que se afecten las conquistas. En esto, ni un paso atrás”, escribió. (Dastugue fue electo por el sublema que lideró Larrañaga en el 2014).

    El sector Todos, orientado por el otro precandidato presidencial Luis Lacalle Pou, también pateó para afuera a Dastugue. “No compartimos la visión expresada por un diputado del Partido Nacional sobre derechos que están reconocidos”, dijeron dirigente de Todos.

    Solo la senadora Verónica Alonso, potencial precandidata presidencial, salió a defender al diputado. “A Dastugue lo tiraron a la hoguera de las redes sociales y algunos medios por el solo hecho de pensar distinto”, declaró.

    El episodio dejó algunas curiosidades arriba de la mesa.

    Por un lado, los jóvenes frenteamplistas consideran “repudiable” la posición de un diputado blanco cuando se pronuncia contra la despenalización del aborto. Pero no se conocen condenas igualmente fuertes contra el presidente Tabaré Vázquez, quien, durante su primer gobierno (2005/2010), no solo se opuso sino que vetó la ley e impidió su aplicación.

    Por otro lado, ¿qué hizo el Partido Nacional cuando hubo que votar las leyes a las que Dastugue considera negativas?

    Pues parecerá increíble pero todos los senadores y diputados blancos votaron en contra de la ley sobre la marihuana y de la ley sobre el aborto. ¡Todos!

    Y la mayoría blanca también votó en contra de la ley sobre las uniones entre homosexuales. Los senadores Luis Alberto Heber (presidente del Directorio), Jorge Larrañaga y Gustavo Penadés, más los diputados Jorge Gandini, Pablo Iturralde, Álvaro Delgado, Antonio Chiesa, José Carlos Cardoso y Federico Ricagni, fueron los que votaron a favor de esa ley. Pero en contra lo hicieron los senadores Sergio Abreu, Eber da Rosa, Carlos Moreira, Francisco Gallinal, Ana Lía Piñeyrúa (suplente de Luis Alberto Lacalle Herrera, que argumentó en contra y se retiró de sala), Jorge Saravia y Juan Chiruchi, más los diputados Luis Lacalle Pou, Gerardo Amarilla, Gustavo Borsari, Pablo Abdala, José Luis Núñez, Martín Elgue, Carmelo Vidalín, Verónica Alonso y Jaime Trobo.

    Entonces, ¿a qué viene tanta histeria colectiva por lo que dijo ahora el diputado Dastugue? Todos los blancos estuvieron en contra de dos de las leyes que este diputado critica. Y una mayoría apreciable se opuso a la tercera ley mencionada por Dastugue.

    Esta vez, el partido de Aparicio Saravia parece haber sido corrido con el poncho de la noción de lo “políticamente correcto” que ha invadido a esta y a otras sociedades. Hay cosas que algunos piensan y que, por hipocresía o por miedo a perder votos, las ocultan o, incluso, dicen lo contrario a lo que creen.

    Aunque suene duro, así no se hace patria.