• Cotizaciones
    viernes 12 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    La Caja de Profesionales apuesta a una ley que le permita “cobrar ya” más aportes y a una reforma “estructural” en el “corto plazo”

    “Lo medular” es “cómo aportar”, y hay que dar “opciones” para hacerlo según el ingreso real, dice la presidenta

    Como presidenta del Colegio de Contadores, Virginia Romero debió interiorizarse en las finanzas de la Caja de Profesionales (CJPPU). La Comisión de Expertos en Seguridad Social (CESS) —que trabajaba en propuestas para una reforma amplia del sistema previsional— quería conocer qué pensaban los gremios de profesionales sobre los cambios que se vendrían en el instituto y Romero comenzó a estudiar sus números hasta que en julio, en un Zoom ante sus colegas, informó un dato que causó preocupación: las reservas de la CJPPU se terminan en 2024.

    A las semanas recibió la invitación para integrar una lista en las elecciones de octubre, que la llevaron a presidir esa caja paraestatal desde el 14 de diciembre. El nuevo directorio propuso que haya un aumento de aportes de los activos, una “contribución” de los pasivos, el aumento del precio de los timbres profesionales y cobrar una “resistida” —según Romero— cuota a quienes declaran no ejercicio, entre otras medidas.

    Mientras esperan a que el miércoles 23 el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) dé una respuesta a esos planteos, que estirarían la vida del instituto hasta el 2026, las autoridades bosquejan una reforma estructural que la haga sustentable durante 30 años. La presidenta sostiene que el “quid” de la reforma es “cómo va a aportar” el profesional, y “hay que darle opciones al que quiera” hacerlo según su remuneración.

    —Algunos directores plantearon un escenario sin Caja de Profesionales. ¿Es una posibilidad?

    —Estamos haciendo todo el esfuerzo para tener una caja sustentable, autónoma. Sería muy cómodo sentarnos acá y dejar que todo pase. Eso sería para quedarse sin caja. Vinimos a tomar las decisiones para solventarla. ¿Que las medidas se tendrían que haber tomado antes? Ponele que sí, pero esto es lo que tenemos y hay que mirar para adelante.

    —Se presentaron medidas de corto plazo y está prevista una reforma de fondo que también va a ser un proyecto de ley. ¿Cuándo quieren presentarlo?

    —Ya.

    —Ha dicho que se requiere un “cambio de paradigma” en la CJPPU. ¿A qué se refiere?

    —El ejercicio libre de las profesiones es completamente distinto y hay que adecuarse. No sabemos cuál va a terminar siendo el proyecto, pero el aportar por valores reales o por fictos estará en el tapete. El individuo que es voluntario tendrá que aportar por fictos toda la vida. De repente, los nuevos ingresos empiezan a aportar por valores reales.

    —¿Qué otras cosas se deben incluir en esa reforma de fondo?

    —Lo grueso va a estar en cómo aportar. Ese va a ser el quid de la cosa: cómo va a aportar la persona. Y para mí, hay que darle las opciones al que quiera aportar por el real. Antiguamente todos ejercíamos en forma libre. Siempre digo que cuando me recibí estaba el contador y todos los demás eran administrativos. Hoy está el contador y en sueldos, finanzas, en todo, hay contadores. Toda gente que está en relación de dependencia. Eso es lo medular: cómo van a aportar todos esos. Porque cuando aportás por el real tenés toda la discusión de si va a haber tope AFAP o no. Si obligás a una persona a aportar por el real, ¿cómo vas a jubilar a uno que aporte por $ 500.000? ¿Se va a jubilar con tope? Si los vas a jubilar con tope, le tendrías que poner tope AFAP para que tenga ahorro voluntario. Acá no hay mucho misterio porque, si a la gente le mejorás la aportación, no se va a quejar. Se queja el que no lo puede pagar.

    —Algunos directores propusieron que el aporte de los profesionales dependientes del BPS vaya para la caja. ¿Está de acuerdo con incluirlo en la reforma estructural?

    —Sería para los nuevos y no para quitárselos al BPS. Es una propuesta que está acompañando todo este paquete de medidas en discusión para más adelante.

    —El directorio propuso un aumento de los aportes de activos, una cifra que para muchos profesionales ya es alta. ¿Eso no es un desestímulo para afiliarse?

    —Todas las previsiones están hechas en números constantes y hay un análisis de sensibilidad sobre el afiliado que se va a estacionar en una categoría o el que va a volver a la 2. A eso la caja lo tiene previsto porque está muy estudiado el comportamiento de la masa.

    —¿Por qué alguien que no ejerce tendría que pagar una cuota anual?

    —No tenemos claro si va a prosperar o no. Lo que sí creemos es que debemos fiscalizar mejor al que declara no ejercicio y podría estar ejerciendo. Entonces, si la persona tiene que venir a hacer una declaración jurada anual, bianual o trianual, es una forma de verificar que sigue manteniendo su condición de no ejercicio libre de la profesión.

    —¿Pero cobrarle por eso?

    —Es una fuente de ingresos y tenés un costo administrativo. Que sean $ 4.000 o $ 500 no lo sabemos. Pusimos un importe; quizás el monto sea menor. El motivo de por qué tenga que pagar no es que le cobramos por el no ejercicio, sino que venimos por el otro lado: por la fiscalización.

    —Puede haber profesionales que están en relación de dependencia o que no ejercen por el motivo que sea. En ese caso, tienen que pagar por haberse recibido…

    —Sí.

    —¿Es justo eso?

    —¿Y es justo que el activo deba pagar? Lo que decimos es que tenemos que fiscalizar a todo ese grupo. ¡Ninguna de las medidas tienen algo de justicia! Son medidas que en el muy corto plazo necesitamos ponerlas. Si me dijeras que tenés 10 años, todo iría de otra manera. Lo que hicimos fue costear esa medida. Si mañana el Poder Ejecutivo dice “cobren $ 500”, bueno, da para tanto.

    —¿Hay algún beneficio para el que paga esa cuota?

    —No, no.

    —Conocidas estas propuestas, hubo varias críticas de activos, pasivos y profesionales que no ejercen. ¿Cómo las tomaron?

    —Lo sabíamos. Nadie, ninguno, vino a decir: “Me sorprendió”. Todos vinimos y sabíamos que podíamos tomar las decisiones. Por eso vos ves la unanimidad que hay en el directorio. Si bien no estamos de acuerdo con el 100% de las medidas, las costeamos, las presentamos al Poder Ejecutivo y les decimos que esto es una fuente de ingreso. Te gusta, no te gusta; te parece bien, no te parece. Sabemos que no son simpáticas las medidas, lo hemos dicho desde el primer día. Pero venimos a salvar la caja, que no se salva si no tenemos quien ponga el dinero.

    —En una de las críticas, publicada en Cartas al director de Búsqueda, un grupo de afiliados cuestionó que “se piden sacrificios” a activos y pasivos, pero que nadie dice nada del sueldo del gerente —que es mayor al del presidente de la República— ni de las retribuciones de funcionarios “intocables”. ¿Qué responde?

    —Está bien. Hay convenios laborales que hay que respetar, pero estamos trabajando firmemente en ese tema porque lo hemos dicho desde el primer día: todos los que estamos en este barco vamos a colaborar. No puedo decir más porque todos los funcionarios tienen sus derechos, pero no hemos dejado un solo día de estar negociando. Va a haber noticias. Estamos colaborando en la solución de la caja los activos, pasivos, la sociedad con los timbres y también va a estar la parte de los funcionarios.

    —¿Por qué toman como ejemplo a la Caja Bancaria para la contribución de los pasivos?

    —Le quitamos ese rótulo. La Caja Bancaria tuvo un impuesto y lo miramos porque no fue lineal, tuvo escalas. No fue un punto de partida, pero sí un modelo de la gradualidad.

    —¿Por qué le quitaron ese rótulo?

    —Nosotros pedimos eso y todo el mundo dijo: “Van a poner un impuesto como la Caja Bancaria”. No. Después lo hicimos nuestro, le pusimos otros porcentajes por nuestros valores. Las primeras franjas no tienen nada. Empieza con el 1,4% y la gran mayoría tiene el 7%, pero hay gente que va a tener el 5% y otras el 7,7%.

    —¿Cuánto se estira la sustentabilidad de la caja con las medidas que se presentaron al MTSS?

    —Las estimaciones dan que llegamos raspando o que podemos tener problemas en 2026 si se toman estas medidas ya. Por eso la ley es exprés: porque necesitamos empezar a cobrar ya. Por eso también necesitamos que la reforma estructural sea en el corto plazo. Quizás nos falte algo para el 2026 o 2027, pero no sabemos cuándo vamos a empezar a recoger los resultados de la reforma estructural.

    —¿Y esa reforma cuánto tiene que estirar la vida a la caja?

    —30 años. Que el que se recibe en 2023 sepa que a los 30 años va a tener caja.

    —¿No van a requerir ninguna asistencia del Estado?

    —Así como venimos, no. Si mañana el ministerio dice que no a alguna de las medidas, veremos cómo se acomoda.

    —Ha dicho que la caja es un “excelente instrumento” de seguridad social, pero la imagen que hay del instituto no es la misma. ¿Por qué pasa eso?

    —Porque la caja no ha comunicado correctamente el excelente instrumento que es. A una persona que aporta 30 años, en ocho se le devuelve todo. Además, en menos de 20 días está jubilado. Y proporciona a activos y pasivos infinitos dispositivos médicos.

    —Que un jubilado recupere en ocho años lo que aportó significa que la caja está pagando más de lo que puede. ¿Termina siendo un buen instrumento de seguridad social al final?

    —Se va a corregir, no vas a recuperar en ocho años, lo vas a cobrar en más, pero igual te va a devolver. Acá la jubilación es por lo que aportaste. En el BPS tenés un tope muchísimo menor.

    —¿Cómo un profesional puede pensar que es un excelente instrumento si no sabe si va a haber caja después de 2024?

    —Es lo que vamos a tratar rápidamente, para arreglarlo. Si logramos un proyecto de reforma estructural que asegure los 30 años… Un buen proyecto de reforma se los va a asegurar. Ahí vamos a poder salir a decirle a la persona eso. Esa es nuestra meta y por eso es un excelente instrumento de seguridad social.

    —La CESS propuso que todo el sistema vaya hacia un régimen mixto. ¿Está a favor de eso?

    —En el corto plazo, si le quitás los fictos de la caja y empiezan a aportar por lo real, hay un defasaje que alguien lo debe cubrir. La caja dice que no hay problema, pero ¿quién cubre el déficit? Decimos sí, vayamos preparando un régimen distinto, pero hoy para pasar de fictos a real falta dinero.

    —¿Cómo tomó las críticas del Colegio de Contadores? Porque estaba firmado por su sucesora, que era de su misma línea.

    —No entré nunca en ninguna contestación y voy a seguir igual.

    —¿Le sorprendió?

    —No.

    • Recuadro de la entrevista

    “Hasta seis activos” para pagar una jubilación

    Economía
    2022-03-09T19:06:00