• Cotizaciones
    domingo 09 de junio de 2024

    La calificadora DBRS saluda la reforma jubilatoria, la “última gran iniciativa legislativa” del período

    Desde que asumió, el actual gobierno introdujo un nuevo marco fiscal y tomó medidas “sustanciales” de reducción de costos fiscales. La reforma jubilatoria, si bien quedó “diluida” respecto a la propuesta inicial, representa el “siguiente paso” en el objetivo de fortalecer la sostenibilidad de las finanzas públicas de Uruguay, opinó la calificadora de riesgo DBRS.

    Esa agencia canadiense publicó la semana pasada un comentario referido a la ley que crea el sistema jubilatorio unificado, que “parece ser la última gran iniciativa legislativa de la administración” del presidente Luis Lacalle Pou. “Con las elecciones generales acercándose en octubre de 2024, es probable que el entorno político se vuelva menos propicio para acuerdos legislativos sustantivos para la segunda mitad de este año. Además, las crecientes tensiones dentro de la coalición multicolor, que en la actualidad tiene mayorías en ambas cámaras, podrían limitar la cooperación y conducir potencialmente a una división” en el oficialismo, señala. No obstante, afirma que el gobierno parece dispuesto a “dejar las finanzas públicas (…) en una mejor posición” a quien lo suceda.

    Reforma diluida

    En noviembre, DBRS elevó la calificación de riesgo de la deuda uruguaya a “BBB” —consolidándola dentro de la escala de investment grade— y le asignó una perspectiva “estable”. Entonces ponderó los progresos que estaba haciendo el gobierno en su plan de reducción del déficit en las cuentas públicas y los esfuerzos por reformar la seguridad social, que implica un gasto fiscal cercano a 10% del Producto Bruto Interno (PBI).

    En su análisis divulgado la semana pasada, DBRS recalcó que una transformación del régimen jubilatorio “es necesaria para garantizar la sostenibilidad fiscal debido a la demografía del país. La población uruguaya, que ya es una de las más envejecidas de la región, está envejeciendo rápidamente”. Sin reforma, las proyecciones del gobierno indican que el gasto en pensiones aumentaría del 9,4% del PBI a 10,5% en 2050 y a 11,8% en 2090. “Las presiones alcistas sobre el gasto en pensiones —así como los gastos relacionados con la atención de la salud— podrían eventualmente desplazar el gasto en otras prioridades del gobierno o contribuir a mayores déficits”, señala.

    “Vemos positivamente la aprobación de la reforma jubilatoria, aunque los ahorros de costos pueden no ser evidentes en años o décadas”, valora DBRS.

    Su repaso de la ley aprobada menciona que el principal cambio es que se eleva la edad de jubilación de 60 a 65 para los que han aportado durante 30 años. La reforma armoniza de manera gradual las contribuciones y los beneficios entre los diferentes subsistemas (las llamadas “cajas” de los escribanos, los empleados bancarios, los profesionales universitarios, los militares y los policías). Además, otorga a los jubilados el derecho al trabajo aun cuando se hayan jubilado e incluye un complemento solidario para los trabajadores con pasividades bajas.

    “Las concesiones hechas para asegurar la aprobación de la reforma han reducido los ahorros fiscales en relación con la propuesta inicial del gobierno, aunque aún no está claro el alcance del impacto. Luego de negociaciones de última hora, el presidente Lacalle Pou y el partido Cabildo Abierto acordaron aumentar el cálculo del beneficio a los 20 años más altos de ingresos, en lugar de la propuesta inicial de los 25 años más altos. El compromiso aún representa un ahorro de costos en relación con la ley actual, que se basa en los 15 años más altos de ganancias. De igual forma, el presidente accedió a algunas enmiendas buscadas por el Partido Colorado, entre ellas, permitir que los trabajadores se jubilen a los 63 años si han cumplido un mayor número de años de aportes, reducir el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social en 20% durante los próximos tres años e introducir un aumento más gradual en la edad de jubilación en lugar de un cambio radical para los nacidos en 1973, enumera el análisis.

    Según la propuesta de reforma original, se esperaba que los pagos de pensiones se estabilizaran en torno al 8%-9% del PBI. “Si bien es probable que el impacto acumulativo de las concesiones sea importante, la reforma modificada aún debería generar ahorros significativos en relación con un escenario” en el que no se hicieran cambios a la seguridad social, afirma.

    Economía
    2023-05-31T18:46:00