LamenTalvi

5 minutos Comentar

Nº 2082 - 30 de Julio al 5 de Agosto de 2020

Por Kid Gragea

El huracán Ernesto agitó en estos días las apacibles aguas de la política vernácula, generando olas del tamaño de un tsunami extratropical.

Las sucesivas decisiones alejatorias del excanciller, desde el Palacio Santos hasta la mismísima práctica de la política partidaria, han motivado reacciones de lo más variadas, que van desde la explicación de las causas hasta la consecuencia de sus efectos.

Sociólogos, politólogos, semiólogos, psicoterapeutas, epidemiólogos (no hay ningún grupo de trabajo que se precie en estos días que no incluya a los epidemiólogos), levantadores de apuestas, tarotistas, tiradores de buzios, comentaristas deportivos, ciudadanos de Ciudadanos, buscan afanosamente un “¿por qué?” y un “ahora, ¿qué pasará?”.

Las primeras versiones apostaban a que Ernesto Talvi había viajado a Australia invitado por el mismísimo alpinista y explorador polar Greg Mortimer, para que lo ayudara a bajar del Himalaya a un grupo de excursionistas que están varados a 8.000 metros de altura, pero una llamada por WhatsApp que le hicimos al sherpa Bongi Perchingi, quien está a cargo del refugio donde se encuentran los aventureros, permitió descartar esta posibilidad.

—Puede ser que esté trepando la montaña, pero por aquí no ha llegado —dijo el sherpa—. Pero los psicólogos entendieron que Talvi será cualquier cosa menos trepador, y descartaron la hipótesis.

Otra versión insinúa que Talvi se encuentra de reposo en un spa en la Quebrada de los Cuervos, tras haber tenido una horrible pesadilla que le causó mucho estrés. En efecto, en el correr de dicha aventura onírica, mientras dormía el excanciller, se le apareció en sueños la figura de Sanguinetti como un fantasma con una sábana multicolor diciéndole: “¡Soy el fantasma de la coalición, y no te perdonamos que hayas rajado de la Cancillería, donde te teníamos controlado!”. Los parapsicólogos que estudiaron el caso lo descartaron, ya que Sanguinetti podrá aparecerse como un fantasma, pero jamás con una sábana que no sea colorada y con un sol amarillo.

En el simposio de los tarotistas y los semiólogos se insistió mucho con la posibilidad de que Talvi ya hubiera hecho un pacto con Pedro Bordaberry, tras pedirle disculpas por haberle bochado la candidatura al Senado antes de las elecciones del año pasado. En el mismo, Bordaberry pediría a la FIFA autorización para desafiliarse del Manchester City, y pasar a ser el DT de Ciudadanos, que adoptaría así un formato político-deportivo. Los 330.000 ciudadanos que votaron por Talvi pasarían automática e inmediatamente a ser socios del Torque, y en el paquete se aseguraría que Edinson Cavani, que hace como seis meses busca equipo y no lo encuentra, pasaría a filas del Torque como número nueve. Talvi también se haría socio de este “pequeño equipo modelo”, sin dejar de ser hincha de Peñarol, claro está.

Los comentaristas deportivos descartaron de plano esta posibilidad, no obstante lo cual Alberto Sonsol prometió un nuevo análisis del caso en el próximo programa de Polémica en el bar, para poder contar también con las opiniones del Piñe, de Sergio Puglia y de la neumóloga de moda Alejandra Rey, con la cual se aseguraría un nuevo aire al irrespirable clima creado por la desaparición del Ec. Talvi.

Los politólogos y los psicoterapeutas son de otra opinión. Estiman que Talvi ya habría obtenido antes de su renuncia la promesa de cooperación de una ciudadana de Ciudadanos con una personalidad distinta a la suya, tan afecta a los cambios imprevisibles. En efecto, en una gira previa a las elecciones, en el Depto. de Tacuarembó, en una reunión política, Talvi conoció a la dirigente colorada Laelina Movible, conocida en el ambiente político por ser una persona que jamás cambia de parecer. Hija de padres nacionalistas y nieta de socialistas y comunistas, doña Laelina se hizo colorada en su juventud, y, a pesar de sus 75 años, sigue abrazada a la causa de Rivera y Batlle, y no hay quien la mueva. Talvi habría comentado entonces que si él un día se alejaba de Ciudadanos, Laelina Movible sería una tranquilidad para su grupo político, hoy tan necesitado de certezas y paz interior.

Pero tampoco se pudo confirmar esta opción, dado que la citada dirigente política falleció de un infarto el día que se conoció la carta de renuncia de Talvi a la vida política, tras haber escuchado la noticia por Radio Zorrilla de San Martín.

Los simposios entre los que dicen que la renuncia de Talvi debilita la coalición multicolor y los que dicen que la fortalece han sido objeto de intervenciones policiales en las que ha habido que usar picanas eléctricas para separar a los combatientes, de la misma manera que los enfrentamientos entre los que dicen que Talvi se fue porque le hicieron una cama desde la Presidencia en alianza con Adrián Peña, que estaba en el banco esperando para entrar de titular, y los que opinan que Talvi estaba desencantado con un mundo para el que no se sentía preparado, en el que no estaba cómodo, en medio de un clima de gente que hablaba y actuaba con otros códigos y otras reglas del juego.

Como sea, nuestros periodistas se han lanzado como detectives a procurar ubicar al renunciante, para que él mismo diga qué es lo que siente, y qué es lo que pasa por su cabecita.

Fue uno de nuestros cronistas, que tiene el hobby de la pesca en bote, que, navegando en aguas de la costa rochense, lo divisó en un barquito, pescando y tomando mate. Estaba muy lejos, nuestro periodista le gritaba y él no lo oía.

Pero sí lo veía con sus binoculares, los que le permitieron además leer el nombre de la embarcación: Noeslomío.

Se entiende.

Humor
2020-07-30T00:00:00