• Cotizaciones
    martes 11 de junio de 2024

    OSE hace agua

    No es broma

    El Instituto Universal para el Control de los Grandes Problemas Mundiales es una organización muy seria y prestigiosa, que tiene su sede en Estocolmo.

    Desde fines de la Segunda Guerra Mundial, esta institución viene monitoreando la importancia y el desarrollo de los principales asuntos que han concitado la atención de la opinión pública planetaria.

    Cada 15 días, el instituto publica un ranking de los temas que conmueven más crudamente a la opinión pública mundial y formula asimismo algunos juicios de valor sobre sus alcances.

    Sus rankings han incluido temas como el Juicio de Núremberg, el Campeonato Mundial de Maracaná ganado por Uruguay, la explosión del reactor nuclear de Chernóbil, el atentado a las Torres Gemelas, el mordiscón de Suárez a Chiellini en el Mundial de Brasil y la pandemia del Covid-19.

    En su última publicación, la cual se conoció a principios de esta semana, el primer lugar de la lista le correspondió (una vez más, por décima quincena consecutiva) a la invasión de Rusia a Ucrania, pero del segundo puesto fue desplazado el juicio a Trump en los Estados Unidos, apareciendo en su lugar el problema del agua potable en el Uruguay.

    Entre los comentarios que acompañan a la mención de este trascendental segundo puesto figuran textualmente los que siguen.

    “Nuestra institución, al valorar la importancia de los problemas mundiales seleccionados, también se fija en la reacción que ellos producen en la opinión pública local, y cabe señalar que, como en pocos casos, se registra en el problema de la potabilización del agua en la zona metropolitana de la capital uruguaya una polarización tan marcada. En efecto, cuesta entender los enfrentamientos tan radicales que se producen en torno al mismo problema, pero visto según el grupo político o social que emite su opinión”.

    Más adelante, la publicación señala algunos ejemplos.

    “Mientras la mayoría del Directorio de OSE promueve la construcción de una planta potabilizadora en una zona del Río de la Plata donde el agua no es tan salobre, el miembro minoritario, de la oposición, no solo vota en contra, sino que propone que no se cobre más el servicio de agua potable a los hogares. En simultáneo, la oposición rechaza el así llamado Proyecto Neptuno, a construirse en la zona de Arazatí, diciendo que se trata de privatizar el agua potable y robar al pueblo. Pero hete aquí que en el año 2010 el fallecido político, exguerrillero y exministro del gobierno del Frente Amplio Eleuterio Fernández Huidobro escribía una nota periodística en la que sugería instalar una usina potabilizadora de agua en Arazatí para evitar una situación como la que se vive actualmente. Nada se hizo entonces ni por la potabilizadora de Arazatí ni por la represa de Casupá, otro proyecto que se durmió en los cajones de la burocracia. Tras haber criticado con dureza el Plan Neptuno del gobierno actual, la intendenta de Montevideo Carolina Cosse, perteneciente al Frente Amplio (que parece que no recordaba, o no había leído los reclamos de Fernández Huidobro), le sale a competir a OSE en el análisis del agua corriente y publica los datos que sugieren que OSE le está mintiendo al público, ya que los porcentajes de sodio y de cloruro que ella registra en las policlínicas departamentales es 10 veces mayor que los que informa el gobierno. En un claro gesto paternalista, propone la jerarca entregar botellas de agua mineral contra receta de sus médicos, para evitar que la gente muera envenenada y los hipertensos fallezcan por decenas tras haber superado los valores normales de su presión arterial. Para colmo de asombro, se instala asimismo una discusión pública sobre el agua que beben las mascotas, y no sería sorprendente que el sindicalismo uruguayo, nucleado en una institución llamada PIT-CNT, organizara una manifestación por las calles de Montevideo reclamando agua potable para todos los perros y los gatos o para nadie. Los uruguayos son muy sensibles con el bienestar animal, y seguramente la intendenta Cosse se ofrezca a instalar bebederos de agua mineral para los perritos y los gatitos uruguayos, condenados a la hipertensión por el insensible gobierno de la coalición”.

    Y como si todo esto fuera poco, esta publicación agrega comentarios acerca de la propuesta de una integrante del Directorio de OSE que sugiere a los ciudadanos que se abstengan de comprar Coca-Cola y en su lugar compren botellas de agua mineral, lo cual ha motivado toda suerte de ironías de la oposición, recomendando que la gente no compre tanto whisky escocés porque con lo que cuesta esta bebida se pueden comprar muchas más botellas de agua.

    La publicación concluye diciendo que “si los uruguayos pusieran el entusiasmo que ponen en enfrentarse por algo que les conviene a todos que se solucione lo antes y lo mejor posible, en vez de calcular los efectos políticos y proselitistas, la cantidad de votos que obtendrían y la manera de hundir y de desprestigiar a sus adversarios, probablemente lograrían superarlos en menos tiempo y con ventajas para la convivencia civilizada y el progreso. Pero, dados los comentarios en pie de guerra que cualquier problema suscita entre los ciudadanos, es más que probable que la quincena que viene o bien el tema del agua potable en Uruguay siga en el segundo lugar o bien haya desplazado a la guerra de Ucrania y se ubique en el primer puesto del ranking”.

    Humor
    2023-05-10T20:27:00