• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024

    Principales delitos cometidos por mujeres son sin violencia y con “motivación económica”, mientras que entre hombres primó el robo

    Sociólogo señala la edad y el sexo como “factores clave” para “predecir el delito”, porque el comportamiento es comparable a lo que ocurre en otros países

    La Fiscalía llevó ante la Justicia, en promedio, a 47 personas por día durante los últimos cuatro años. Es decir que entre febrero de 2019 y diciembre de 2022, 68.519 personas fueron imputadas por considerar que cometieron un delito, casi nueve de cada 10 de ellos fueron hombres. Esos datos, que surgen del informe realizado por la Fiscalía General de la Nación sobre el sistema penal uruguayo, esconden particularidades por edad y género.

    La delincuencia se concentra en adolescentes y jóvenes, pero luego el comportamiento delictivo desciende a medida que aumenta la edad de las personas. Esto en criminología se llama la “curva de la edad del delito” y lo que ocurre en Uruguay no es ajeno al resto del mundo, según confirmaron a Búsqueda cuatro sociólogos consultados.

    Sin embargo, a pesar de reconocer esa realidad, Nicolás Trajtenberg, sociólogo especialista en criminología radicado en Mánchester (Inglaterra), aclaró que este comportamiento se identifica en los delitos “mundanos”, pero no en los de “cuello blanco” o de “poderosos”, que son realizados por personas de edades mayores, porque “tener una empresa y cometer una megaestafa o ganar millones no respetando reglas ambientales, seguramente lleve muchos años, mucho capital y muchas conexiones”.

    Para Trajtenberg, “la edad y sexo son dos factores clave para predecir el delito”. En ese sentido, el informe del Ministerio Público realiza un análisis sobre la trayectoria de las personas imputadas entre 2019 y 2022, y discrimina los datos de los delitos más frecuentes cometidos por hombres y mujeres, según el rango etario.

    El período de cuatro años seleccionado en algunos capítulos del informe del Departamento de Políticas Públicas de Fiscalía responde a que febrero de 2019 fue el mes en el que se comenzaron a registrar los resultados de las audiencias que tuvo cada persona en SIPPAU, una solución informática desarrollada con el apoyo de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto.

    En el caso femenino, en las menores de 18 años el primer delito más grave y frecuente imputado es el hurto, seguido de lesiones personales. No obstante, al cumplir la mayoría de edad y hasta los 55 años se mantienen los robos como el primer delito, pero los relacionados con estupefacientes ocupan el segundo lugar (ver tabla). Luego, en las mujeres mayores de 55 años ese fenómeno se invierte y los estupefacientes son el delito más frecuente, seguido de los hurtos.

    La docente e investigadora del Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República (Udelar) Ana Vigna, que se ha especializado en el vínculo entre género y delito, indicó que los datos muestran con “claridad” que la trayectoria delictiva en las mujeres es “bastante consistente” y que se mantienen a lo largo de la vida la comisión de “delitos no violentos, vinculados a una motivación económica”.

    Vigna dio una posible explicación a esos datos y señaló que “deben ser comprendidos en el marco de la feminización de la pobreza”, ya que muchas jefas de hogar son mujeres que, en sectores con vulnerabilidad socioeconómica, tienen “escasas posibilidades de desarrollo en el mercado de trabajo formal y terminan apelando a otras actividades para obtener ingresos sin el uso de la violencia”. Por definición, los hurtos son el robo sin violencia ni amenaza de violencia, mientras que en el caso de la venta de drogas, es una conducta que no implica violencia hacia el comprador.

    Trajtenberg agregó que en las organizaciones narcotraficantes la población femenina suele ocupar roles de menor rango y, al ser “eslabones más débiles”, son detenidas y enviadas a prisión por delitos de drogas.

    La socióloga e investigadora Clara Musto hizo referencia a que esta situación se agravó a partir de la entrada en vigencia de la Ley de Urgente Consideración, ya que los delitos de drogas se volvieron inexcarcelables y, “a pesar de que en muchos casos no implican violencia contra las personas, son los motivos por los cuales más mujeres van presas”.

    En el caso de los hombres, los hurtos también son el primer delito imputado hasta los 55 años. En ese sentido, la socióloga Vigna destacó que ese resultado es “contradictorio al imaginario colectivo a la idea de delincuente”, ya que “tendemos a pensar que son violentos y peligrosos”, pero los datos marcan una mayor proporción de imputados por delitos contra la propiedad sin uso de la violencia, como son los hurtos.

    Por tanto, planteó que en alguna medida “la respuesta que se da a las personas que cometen robos puede estar favoreciendo el incremento de la inseguridad”, porque las cárceles conllevan una “violencia inherente” y se responde con esa medida a una persona que no realizó un acto violento, lo que consideró “puede tener consecuencia negativa en la trayectoria, como la reincidencia”.

    En la población masculina se identifican diferencias sustanciales en relación con las mujeres, porque desde los 18 años a los 25 años el segundo delito más frecuente son las rapiñas.

    En el tramo de edad de entre 26 años y 35 años, los segundos delitos más frecuentes están vinculados a los estupefacientes, mientras que entre los 36 años y los 55 años es la violencia doméstica. A partir del siguiente tramo de edad, el delito más frecuente en la población masculina son los delitos sexuales y luego la violencia doméstica.

    “La agresividad es infinitamente menor en las mujeres y eso se asocia en parte a razones más de tipo biológicas, vinculadas a la testosterona, y también a sociales”, indicó Trajtenberg, lo que se evidencia en que “las formas más graves de violencia doméstica tienden salvajemente a concentrarse en los hombres”.

    Con respecto al lugar preponderante que ocupan los delitos de violencia doméstica y los delitos sexuales en los hombres, Musto aclaró que “no quiere decir que cometan más que los jóvenes”, sino que se enmarca en una “disminución global” de los delitos en las personas de mayor edad.

    Información Nacional
    2023-05-10T22:11:00