• Cotizaciones
    miércoles 17 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    El cambio climático electoral

    En muchos países del mundo se están registrando fenómenos de cambio climático, como sequías, inundaciones, turbonadas, tornados, y en muchos otros países se registran fenómenos de ambiente electoral: elecciones internas, campañas propagandísticas, asambleas, registros de listas, debates públicos y asesinatos de candidatos.

    No obstante, hay algunas seleccionadas regiones del planeta en las que ambos fenómenos se superponen, interactúan entre sí y le agregan al juego democrático una serie de ingredientes que resultan de verdadero interés sociopolítico.

    Tal es, por ejemplo, el caso de Venezuela, que celebrará elecciones libres y nacionales a fines del mes que viene, con la participación del oficialismo y de la oposición, las cuales, en igualdad de condiciones, competirán por la primera magistratura y el gobierno de la tierra de Simón Bolívar.

    El presidente Maduro llevó a cabo en la previa al lanzamiento de la campaña electoral una serie de medidas precautorias para asegurarse de que no cualquier patán vendría a competir por tan alto cargo sin las debidas garantías de equidistancia, respeto democrático y adhesión a la causa de los derechos humanos. Razón por la cual prescribió, encarceló, desterró, asesinó y persiguió a las alimañas antichavistas que merodeaban los escritorios de la oposición, procurando medrar con un mendrugo de influencia en el futuro gobierno de la patria.

    Para consolidar este sistema de pesos y garantías (muchos pesos y no tantas garantías), el gobierno de Maduro se aseguró de radiar del panorama preelectoral venezolano a todos esos organismos, gobiernos, organizaciones internacionales, comités por la transparencia, amnesties y greenpeaces del color que sean. La Unión Europea, que ahí la vemos en estos días chocándose en los corredores de sus 27 miembros reunidos en el Parlamento de Europa, contabilizando cuántos ultraderechistas se les colaron en las urnas, que no se molesten y que no vengan a incomodar aquí en Caracas. La desprestigiada y arrastrada OEA, comandada por el esbirro de los gringos Nicolás Almagro, que se quede en la capital del imperio, pergeñando qué elogios va a tener que expresar cuando Venezuela tenga unas elecciones libres y democráticas y se las restregue al mundo.

    Si algo faltare para blindar el “proceso democrático y participativo”, según consta en la invitación recibida por 12 personalidades uruguayas, invitadas por el “hombre del pajarito” para actuar, testimoniar y presenciar esta magna ceremonia popular, debemos detenernos en algunas de ellas y evaluar hasta dónde estas presencias serán cruciales en el resultado de las elecciones.

    Y esto se pone de manifiesto con más relevancia en estos días, en los que Maduro, que creía que tenía todo atado con alambre y que la avalancha oficialista arrasaría con los votos en un galope de caballo salvaje, está experimentando un ligero frío en la espalda, cuando ve que la oposición lo viene superando en la intención de voto, y que la fuerza incontenible de María Corina Machado no se frena ni aunque ella esté muerta. Y habiéndola dejado viva (lo que le habrá costado tomar esta decisión al dictador), ella se ha puesto detrás de González Urrutia, lo que equivale, sin quitarle méritos al exfuncionario, a que se hubiera puesto al lado de Tortorelli, de Pinchinatti o de Fadol. La fuerza es ella, el pueblo lo percibe y lo sabe, y la sigue y la seguirá. Datos que han circulado hoy en las agencias internacionales exhiben porcentajes del 50% de apoyo a la oposición, contra mucho menos del gobierno.

    Aquí entra en juego aquello de que “amigos son los amigos”, y los uruguayos, cual boy scouts “siempre listos”, estarán al pie del cañón para ayudas a la patria bolivariana.

    Un par de días antes de los comicios, a sugerencia de Diosdado Cabello, coordinador de todo lo siniestro que ha ocurrido en los gobiernos chavista y madurista, lanzará a la opinión pública una idea maravillosa que sin duda atrapará la novelería y el cholulismo de venezolanos y en especial venezolanas de la oposición.

    Aprovechando la presencia en Caracas de los uruguayos Ana Olivera y Juan Raúl Ferreira, parte de la delegación visitante, se invita a los ciudadanos de la oposición a hacerse presentes en el Centro Comercial Vuelta Arriba antes de ir a emitir su voto. Podrán así conocer a estas dos singularísimas personas, departir con ellas y hasta sacarse una foto. El joven periodista Mateo Grille, de Caras y Caretas, colaborará en la recolección de las credenciales de los ciudadanos que luego deberán ir a votar, guardándolas en cofre seguro. Pasada la instancia de las fotos y las charlas, así como de los bombones que se repartirán generosamente, cuando los ciudadanos reclamen sus credenciales se comprobará que la cerradura está trancada y se enviará a buscar a un cerrajero que demorará varias horas en hacerse presente.

    Otra de las acciones planificadas por Maduro, Cabello y la plana mayor chavista es la de designarlo a Marcelo Abdala, otro de los invitados especiales del gobierno, como el Barman de la Victoria; y se invitará a los ciudadanos que apoyan a María Corina Machado a visitar su enorme bar en el Centro Comercial las Mercedes para tomar un trago (o dos) antes de ir a ejercer el sagrado derecho del voto. Marcelo brindará con cada uno de los asistentes (poniendo una vez más a prueba su extraordinaria cultura alcohólica) y los convencerá de que lo mejor es tomar y no votar, para qué si ya Maduro va a ganar.

    Con esta medida se estima que el madurismo desinflará las huestes opositoras y ganará en buena ley las elecciones nacionales.

    Y, una vez más, los venezolanos tendrán que agradecerles a los uruguayos que los hayan ayudado a preservar la democracia.