¡Terminala!

4min 9
Nº1996 - al de Noviembre de 2018
por Andrés Danza

House of Cards se puso muy aburrida y predecible. La última temporada de esa serial norteamericana de Netflix es una caricatura de las anteriores y en especial de las primeras, que lograron atrapar a cientos de miles de espectadores en todo el mundo al ficcionar de manera creíble lo que en la política siempre queda bajo la alfombra. Ni siquiera el actor principal logró sobrevivir y ahora todo se va apagando, como una estrella fugaz de corto vuelo.

Suele pasar con algunas seriales y también con películas de calidad. El éxito marea un poco a sus responsables y van postergando el final acercándose cada vez más al ridículo. Así se suceden las distintas temporadas o las partes II, III, IV y más, mientras crece el fastidio y el cansancio en el espectador.

Es importante asumir cuando hay que dar vuelta la hoja y ofrecer una propuesta nueva o simplemente irse por la puerta principal, mientras todavía sea posible. No es bueno tener que recurrir a los sótanos o a las azoteas para emprender la retirada y ese parece ser el panorama actual de la serial norteamericana.

La versión uruguaya de House of Cards también se volvió un poco decadente. En casi dos años ha logrado fastidiar y ya son mayoría los que esperan un desenlace digno para terminar con el sufrimiento. Y no es antojadizo el paralelismo. Fue el exvicepresidente Raúl Sendic el que lo hizo el 6 de abril de 2017. Desde esa fecha, las temporadas del relato local de intrigas y conspiraciones se fueron sumando y hubo varios amagues de capítulo final, pero parece no terminar nunca.

Ese día de 2017, Sendic dijo en una entrevista con la Radio M24 que había visto con mucho interés los primeros episodios de House of Cards pero que no pudo soportarla hasta el final. “Me empezó a pasar lo mismo en la vida real y la dejé de ver”, ironizó.

Todavía era vicepresidente y ni siquiera se había hecho público el último escándalo, el que provocó su renuncia y el mayor dolor de cabeza al tercer gobierno del Frente Amplio. Búsqueda realizó entonces una reconstrucción sobre esa supuesta trama oculta que el grupo de Sendic daba como un hecho:

Temporada I

Todo es popularidad y futuro para Sendic. Es el candidato más votado en las internas del Frente de 2014, compañero de fórmula de Tabaré Vázquez, protegido de Vázquez y del otro líder más popular de la izquierda José Mujica, y casi seguro postulante presidencial en las siguientes elecciones.

Temporada II

El panorama comienza a complicarse rápidamente. Queda en evidencia, en función de una investigación de El Observador de febrero de 2016, que Sendic no es licenciado en Genética Humana, por más que así se presenta. También lo empieza a investigar el Parlamento debido a las pérdidas millonarias registradas en Ancap durante su presidencia. Sendic y su grupo acusan de esta “embestida” a algunos de sus enemigos internos, como Esteban Valenti y Selva Andreoli, allegados a Danilo Astori. El ministro de Economía no quiere problemas y se separa de ellos.

Temporada III

Ahora llega la debacle. Empieza unas semanas después de la entrevista radial en la que Sendic dice sentirse víctima de una especie de House of Cards uruguaya y termina con su renuncia a la vicepresidencia. En junio, Búsqueda informa luego de una extensa investigación que Sendic utilizó en varias oportunidades la tarjeta corporativa de Ancap para gastos personales en tiendas de ropa, de muebles y free shops. Él niega. Los hechos lo demuestran. El Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio lo condena. El presidente Vázquez le sugiere en una entrevista con Búsqueda, con la sutileza que lo caracteriza, que renuncie. Sendic renuncia y vuelve a quejarse de toda una conspiración organizada en su contra.

Temporada IV

Es ahora que se están sucediendo los distintos episodios y se ha vuelto un poco repetitiva. Algunos personajes ya no están y otros entran sin demasiado talento. El gran eje temático es qué puede pasar con el futuro de Sendic. ¿Podrá encabezar una lista al Senado, como él quiere? ¿Cómo resolverá ese problema la interna del Frente Amplio y qué tan profundas serán las heridas que se produzcan? ¿Hay nuevas jugadas preparadas?

Hace ya semanas que legisladores pertenecientes al grupo de Sendic están repitiendo por lo bajo que tienen material que puede perjudicar al oficialismo. Ahora hasta cuentan que está clasificado en distintas carpetas. Los principales dirigentes del Frente Amplio, algunos con cargos de responsabilidad en el actual gobierno, lo saben.

Por eso hay muchos que temen que la resolución del “caso Sendic”, la House of Cards uruguaya, termine en un “escándalo político”, como publicó Búsqueda la semana pasada. Porque fue desde la lista 711 que se encargaron de hacer circular rumores sobre supuestos “gastos excesivos” y deudas que pueden involucrar al presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, y al expresidente del Banco Central y actual precandidato Mario Bergara. Porque son ellos los que aseguran que “saben mucho” de la gestión de Daniel Martínez en Ancap y en el Ministerio de Industria, o de las “conspiraciones” entre Valenti y otros para perjudicar al entonces vicepresidente. Porque la copia uruguaya de la serial norteamericana se acerca a su final y no se sabe qué puede llegar a pasar con su protagonista.

Claro que la primera reacción de Sendic ante la difusión de la noticia fue decir a varios medios que “si tuviera información”, no la usaría, y que él no “chantajea” al Frente Amplio. Pero eso no hace más que aumentar las suspicacias. La información original nunca se refirió a “chantajear” ni involucró en forma directa al exvicepresidente como gestor de la maniobra. Solo describió el panorama por el que atraviesa el Frente Amplio, que tiene a Sendic como uno de los principales involucrados.

Quizá por eso se apuró a decir que él es el bueno. También en aquella entrevista de abril de 2017, cuando se puso como víctima de la House of Cards uruguaya, sembró la duda sobre la resolución final. “Hay muchas cosas que no puedo decir en público”, aseguró.

Capaz que nunca llegue el momento de decirlas, pero es hora de que termine la novela. Ya se alargó demasiado. La gente no aguanta otra temporada más. Y de cómo se resuelva la actual, depende el futuro electoral del Frente Amplio.

✔️ Antes de la lluvia

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.