• Cotizaciones
    jueves 06 de junio de 2024

    Brooks Koepka ganó el PGA Championship y entró en la lista selecta de golfistas con cinco títulos en Majors

    Está claro que los Majors le sientan bien al estadounidense Brooks Koepka. Con su victoria el domingo 21 en el PGA Championship, son ahora cinco los grandes torneos ganados, lo que lo pone en un grupo selecto de 20 golfistas que lograron esa marca. Por otra parte, con su tercer PGA Championship igualó la línea de dos verdaderas leyendas del golf como Jack Nicklaus y Tiger Woods.

    Koepka empleó 271 golpes para los 72 hoyos de la espectacular cancha de Oak Hills Country Club, dos de ventaja respecto a sus escoltas Scottie Scheffler y Viktor Hovland. Por su victoria, recibió un cheque por US$ 3 millones de los US$ 17,5 millones que repartió el certamen en premios.

    El chileno Mito Pereira tuvo una destacada actuación en el torneo al finalizar en el puesto 18 con un acumulado de 282 golpes. Fue el único golfista sudamericano en jugar las cuatro rondas. Esa ubicación le otorga puntos importantes para el ranking mundial.

    Otra nota peculiar fue el desempeño del instructor Michael Block, quien con un score de 282 golpes terminó en el puesto 15. De esa manera se convirtió en el mejor profesor de club de los últimos 35 años. Su “semana soñada”, como él mismo la llamó en conferencia de prensa, incluyó además un espectacular hoyo en uno con un hierro siete en el par tres de 151 yardas del hoyo 15, en la ronda final, jugando con Rory McIlroy.

    La cancha del Oak Hill Country Club, diseñada por Donald Ross, se presentó en excelentes condiciones. Este trazado ya recibió en su historial tres veces al Abierto de los Estados Unidos y cuatro al PGA Championship. La cancha puso de rodillas a los mejores golfistas del mundo, donde solo 11 jugadores bajaron el par del campo al cabo de las cuatro vueltas. Con angostos fairways, rough verdaderamente penalizantes y greens duros y rápidos, la cancha fue un verdadero desafío para los participantes.

    El clima determinante

    La edición 105 del PGA Championship comenzó el jueves 18 con 156 golfistas en busca del trofeo Wanamaker, símbolo de victoria en el segundo Major del año. Ya en esa primera jornada hubo un retraso de dos horas en los horarios de juego debido a lluvias y tormentas que llevaron a que esa vuelta quedara inconclusa por falta de luz. Los resultados parciales mostraban al estadounidense Bryson DeChambeau con el mejor registro de 66 golpes, cuatro bajo el par del campo.

    La lluvia fue constante en la segunda jornada, donde al final el corte clasificatorio marcado en 145 golpes dejó en competencia a 79 jugadores de cara al fin de semana. El chileno Joaquín Niemann, el argentino Emiliano Grillo y el colombiano Nicolás Echevarría quedaron fuera de la competencia.

    Scottie Scheffler, con un acumulado de 135 golpes para los 36 hoyos, quedaba a esa altura en lo más alto de las posiciones. Para el tercer día las condiciones climáticas empeoraron. A la lluvia se le sumaron fuertes ráfagas de viento que complicaron el juego. Al final de la jornada, solo siete golfistas jugaban por debajo del par de la cancha.

    Con una espectacular tarjeta de 66 golpes, teniendo en cuenta esas condiciones, Koepka quedó en la vanguardia del certamen con un golpe de ventaja sobre Hovland y el canadiense Corey Conners a falta de una vuelta.

    Definición apasionante

    Luego de su decepcionante ronda final en el último Masters ganado por Scheffler, la gran incógnita era cómo respondería Koepka ante una nueva definición de un Major. El estadounidense de 34 años tuvo un comienzo soñado con tres birdies consecutivos entre los hoyos 2 y 4, algo que le dio mucha confianza. Sin embargo, Hovland, jugando en el último grupo en busca de su primer Major, no se desesperó y con dos birdies en los capítulos 4 y 5 quedó a solamente un golpe del líder. Esa ventaja se mantendría finalizados los primeros nueve hoyos.

    Con un clima muy distinto a los primeros días, llegaron los scores bajos a Oak Hill, como el del australiano Cameron Smith y sus 65 golpes.

    La presión y la adrenalina estuvieron presentes en la definición del domingo. Primero fue Koepka, quien envió con su salida la pelota a un hazard y terminó con un bogey en el hoyo 6, cambiando por completo el ritmo de juego. Luego fue el turno de Hovland con un terrible doble bogey en el hoyo 16 que fue determinante para el desenlace.

    Con una clara ventaja para afrontar los dos últimos hoyos poco importó el bogey de Koepka en el hoyo final o que Scheffler terminara con una tarjeta de 65 impactos. El trofeo Wanamaker ya estaba en sus manos.

    La palabra del campeón

    “Definitivamente este PGA Championship es muy especial para mí”, dijo emocionado Koepka en la entrega de premios. El golfista reconoció que poco tiempo atrás pensó en retirarse. No tenía certezas sobre si su físico le permitiría seguir en competencia o sobre cómo estaría su swing.

    “Si no podía jugar al nivel de mis expectativas, definitivamente era momento de plantearse dejar la competencia. Nadie sabe lo que pasé con las lesiones, los terribles dolores, en ocasiones no podía siquiera doblar mi rodilla”, relató.

    Aquellas sensaciones fueron quedando atrás. Koepka, según contó, volvió a sentir de a poco la confianza de que “tiene posibilidades” cada vez que sale a jugar un nuevo torneo. Agradeció por esa evolución a su equipo de trabajo.

    El ganador habló también en la conferencia sobre cómo pesaba en su cabeza su última derrota. “Uno aprende de los errores, no fue nada agradable perder el Masters de esa manera ante Scottie (Scheffler). Uno analiza los errores cometidos, es algo mental que está por sobre todo lo demás. Para mí lo fundamental es ser honesto con uno mismo, si puedes lograrlo, estarás miles de millas adelante del resto”, dijo.

    Deportes
    2023-05-24T18:42:00