• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024
    • Temas del día

    Cayetano Alberto Silva

    Sr. Director:

    Leyendo la columna de Facundo Ponce de León, sobre Cayetano Silva, me comienza a reinteresar la nota. Empiezo a interiorizarme cada vez más en ella y cuando veo la fecha de nacimiento (07/08/1868) y que había venido a estudiar a la Escuela de Artes y Oficios, saco la cuenta rápidamente: que como la misma se crea en el 78-79, debe haber sido de los primeros alumnos.

    Sigo leyendo y observo que “aprendió taquigrafía” y “en paralelo… corno, violín, pistón y solfeo con Gerardo Grasso”. Aquí dije: hay un error en la corrección, no puede ser “taquigrafía en esa época, sino tipografía”.

    Luego de finalizar de leer todo el artículo que me fascinó y que le hubiera puesto otro título más “marketinero”, para llamar a la lectura, como “La marcha de despedida a la reina Isabel II de Inglaterra, fue compuesta por un uruguayo (Cayetano A. Silva)”.

    Comienzo a revisar los cursos dictados en ese primer año de 1879, donde indudablemente no aparece Taquigrafía, sino Tipografía (dentro del Presupuesto de la nueva Escuela) y Música, como Clases de Instrucción Pública (con docentes de la Maestranza –que era del Ejército) donde funcionara ese primer año la Escuela (ubicada en el Parque Nacional, situado en el camino del Carmen, donde hoy está una repartición del Ejército, en Dante y República).

    O sea que Cayetano, con 11 años, es mandado a estudiar un oficio y el arte musical, a la vez que un complemento de instrucción en primaria –pues se daba hasta tercer año de Primaria.

    Sigo releyendo y los datos se verifican en que debe haber sido uno de los adolescentes elegidos por el jefe de Policía de Maldonado para venir a Montevideo, pues el 1° de julio de 1879 el ministro José María Montero había dirigido una circular a los jefes de Policía de departamentos, donde les ofrecía hasta cuatro becas para jóvenes que vengan a aprender una profesión manual. Pero debían “no ser menores de 12 ni mayores de 17”; pues había “que preparar… a nuevos y robustos elementos de vida… (soldados) del trabajo”.

    La Escuela ese año tuvo 178 alumnos, clasificados en: 16 que fueron enviados por la policía, 121 enviados por incorregibles por los padres y 31 enviados por carecer de medios de subsistencia (Habría que analizar si se encuentra en Maldonado o en las actas de la Escuela, en qué categoría fue clasificado Cayetano.).

    En el año 1880, no aparece el Curso o Taller de Tipografía, puede ser que esté en un rubro general para la Escuela o en otra repartición, pues cuando se expresa que se enseñará Tipografía es para que ese taller/oficio se encargue de imprimir todos los documentos oficiales de la Nación.

    Aparecen otros con “T”, como ser “Telegrafía o Tornería” y se continúa con clases de Música y Clases de Instrucción Pública.

    En 1881, aparecen con “T”: “Telegrafía, Tornería, Talabartería y Trabajos en Metal”. Se suprimen las clases de Instrucción Pública, pues ya la reforma vareliana había empezado a dar frutos, y los niños ya cursaban los primeros años.

    Otro aspecto del que me queda la duda es cuando se pone que “deambuló por teatros, revueltas obreras e ingresó después al Ejército como parte de la Banda Militar”. Considero que capaz que eso fue lo que le sucedió siendo niño en su San Carlos natal y por ello lo mandan a Montevideo a estudiar; pues después de haber entrado en la Escuela, lo lógico por sus condiciones es que directamente lo hayan tomado para la Banda Militar.

    Para finalizar estas puntualizaciones, desearía terminar con unas frases que el ministro de Gobierno José Ma. Montero expresó: “Si la instrucción en el pueblo es una condición esencial, esa instrucción debe acompañarla y ratificarla el amor al trabajo”. La Escuela de Artes y Oficios era “para aquellos de nuestros compatriotas (que) su falta de recursos no les permitiera dedicarse a las artes u oficios de su predilección”. Vaya si Cayetano pudo dedicarse a lo que le gustaba, con amor, y a su vez contribuir con su trabajo a ser un verdadero ciudadano.

    Las notas fueron extraídas del libro Historia de la Universidad del Trabajo de A. Martínez Montero y E. Villegas Suarez, 1967 (obra ganadora de un concurso, sobre la institución, propuesto en el período donde el presidente era el Ing. L. Balparda Blengio).

    Educ. Daniel Mussi

    Cartas al director
    2022-10-05T22:35:25