• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024

    Con visión optimista

    Nº 2224 - 11 al 17 de Mayo de 2023

    La campaña 2022/23 está prácticamente definida desde el punto de vista productivo y, más allá del impacto negativo de la cosecha por estas latitudes, resulta imperioso comenzar a pergeñar con sumo cuidado el próximo ciclo agrícola. Y ello es así, ya que la programación de la temporada entrante resulta vital para poder levantar las pérdidas económicas actuales. La llegada del fenómeno de El Niño pareciera encauzar la cuestión desde el punto de vista climático, pero ¿qué se espera del lado de los precios?

    Desde esta óptica, la respuesta no resulta sencilla, aunque se pueden plantear algunas hipótesis. La primera de ellas está vinculada justamente con el clima. El Niño es una anomalía de la temperatura a la altura del Pacífico ecuatorial. Se trata de un calentamiento del océano en la mencionada zona. Pero ello no impacta de igual manera en todo el mundo.

    Y si bien estos fenómenos poseen más injerencia en los climas oceánicos que en los continentales, en la región productiva más importante del mundo, como lo es Sudamérica, la proyección podría ser exactamente a la inversa de la actual temporada. Un Niño resulta ser (habitualmente) húmedo para el sur de Brasil, Uruguay y Argentina, al tiempo que resulta seco y caluroso para la región centro-norte de Brasil. A esto último debemos prestarle atención a partir de agosto, momento en el cual nuestros vecinos mayores están iniciando la siembra de soja.

    Por otro lado, y más allá de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) continúa observando una desaceleración en la tasa de crecimiento de la economía mundial, también prevé que la región de Asia emergente y en desarrollo comience a mejorar este año. Al respecto, el FMI estima que la economía por esos lares tenga un crecimiento del 5,3% para este período respecto del 4,3% de 2022, situación que mantendría también durante el próximo año. Así las cosas, la región con mayor demanda de alimentos del mundo podría encender nuevamente sus turbinas.

    Pero, como siempre ocurre, también hay que estar atentos a algunas variables que pueden llegar a ser desafiantes. Particularmente me voy a referir a una que tiene que ver con la tensa situación que se registra entre China y Taiwán. Recientemente la televisión pública china ha mostrado simulacros de cómo sería el ataque a la isla. Y por más inverosímil que parezca, esta situación tiene altas probabilidades de ocurrencia.

    Sin embargo, ello no es lo más preocupante. Estados Unidos pareciera estar dispuesto a defender a Taiwán y también comienza a hacer ejercicios militares en diferentes regiones del Sudeste Asiático. Situaciones de semejante calibre podrían trastocar los escenarios posibles en todos los sectores y nosotros, claramente, no somos la excepción.

    Parafraseando a Charles Chaplin, la agricultura también es una obra de teatro que no permite ensayos. Hay que hacer las cosas bien desde el principio. Ello implica programar con sumo cuidado el antes y el después del ciclo productivo, teniendo en cuenta que el comercial y financiero es, casi siempre, más prolongado. Una vez que la semilla está en la tierra ya no puede haber arrepentimientos y debemos seguir adelante, antes de que el telón se baje y la obra termine sin aplausos.