• Cotizaciones
    jueves 20 de junio de 2024

    Denuncias de estafas se triplicaron en cinco años y hurtos y rapiñas bajaron; jerarca detecta un posible “techo” de la productividad de Fiscalía

    Hasta 2017, los responsables de las seccionales y de otros organismos con funciones policiales, como la Prefectura, analizaban las denuncias que recibían y comunicaban cerca del 40% a los juzgados, a través de un parte policial impreso o un resumen realizado por teléfono. Eso sucedió hasta que se implementó el último Código del Proceso Penal (CPP), que automatizó ese mecanismo y la Fiscalía General de la Nación comenzó a recibir el 100% de las denuncias registradas por el Ministerio del Interior, en formato digital.

    Ese es uno de los elementos que destaca el Ministerio Público en el balance del sistema penal uruguayo realizado a cinco años de la implementación del CPP, que transformó a los fiscales en directores de las investigaciones y al sistema en uno acusatorio, oral y público. La eficiencia también se refleja en los tiempos requeridos para resolver conflictos penales: mientras que en 2017 en los juzgados del interior llevaba 570 días y en Montevideo 402 días en promedio, entre enero de 2018 y diciembre de 2022 fueron 217 días para los juicios orales y 32 días para los procesos abreviados.

    El informe elaborado por el Departamento de Políticas Públicas incluye una evolución de las denuncias, que disminuyeron a partir de la emergencia sanitaria por el coronavirus. Sin embargo, luego de finalizada esa situación, la cantidad de denuncias de delitos no volvió a los registros previos, que llegaron a ser 26.150 en promedio por mes en los dos años entre enero de 2018 y diciembre de 2019. El promedio mensual en 2021 fue de 23.611, es decir unas 760 por día, mientras que en 2022 fueron 24.227, unas 780 diarias.

    Más estafas

    Al discriminar por delitos, es evidente un aumento de las denuncias de estafas en los últimos cinco años, que pasaron de ser 6.500 en 2018 a 19.500 en 2022, es decir el triple, según los datos del Ministerio del Interior aportados a Búsqueda por el director del Departamento de Políticas Públicas de Fiscalía, Sebastián Pereyra.

    Por otro lado, en el mismo período disminuyeron los hurtos —el delito más frecuente, en un 40%— y las rapiñas: en cuanto a denuncias de robos, hubo cerca de 145.000 en 2018 y 115.000 en 2022, mientras que las rapiñas pasaron de 30.000 a 23.500, respectivamente.

    La productividad del sistema fue medido en relación con la cantidad de imputaciones que se realizaron de personas que cometieron delitos. En ese sentido, se señala que hubo una “disminución leve” en los últimos dos años. Para Pereyra, la pandemia “pudo haber tenido algo que ver”, debido a que modificó la manera de trabajar en la Justicia y hubo feria judicial extraordinaria, por lo que algunos procesos se pueden haber atrasado.

    El año de mayor productividad mientras estaba vigente el sistema anterior fue entre enero y octubre de 2017, cuando se alcanzaron 1.057 procesamientos en promedio por mes. Ya con el CPP instalado, entre febrero y diciembre de 2019 se obtuvieron 1.459 imputaciones en promedio por mes, 38% más que en 2017. Sin embargo, el máximo histórico se registró en setiembre de 2020, cuando fueron 1.808, mientras que el promedio mensual de ese año fue de 1.547. El récord significó un incremento del 31% en relación con el mismo mes del año anterior.

    Techo en eficacia

    La Fiscalía también midió la eficacia del sistema, al establecer la cantidad de denuncias que terminaron con al menos una persona imputada sobre el total de las denuncias que se recibieron por año. Como muestra la gráfica, en 2018, el primer año con el “nuevo” CPP, ese porcentaje fue del 3,9%, subió a 5,5% en 2019 y los últimos tres años se mantuvo en el entorno del 7,0%. En tanto, si se toma en cuenta la cantidad de denuncias que terminaron con al menos un imputado, solamente del subconjunto que tenían un indagado identificado, la eficacia pasó de 11,1% en el año 2018 a 16,4% en 2020. Sin embargo, en los años siguientes se identifica un leve descenso en la eficacia, al disminuir al 15,7% en 2021 y a 15,6% en 2022.

    Al respecto del “estancamiento” identificado, el director del Departamento de Políticas Públicas de Fiscalía indicó a Búsqueda que esta tendencia “puede ser un indicador de un techo en la productividad” del Ministerio Público, en relación con los recursos que tiene.

    El informe del Ministerio Público a su vez aclara que la eficacia en la imputación no es uniforme para todos los delitos, porque depende de la priorización que se haga y de las capacidades de las instituciones para perseguirlos, tanto de la Policía como la Fiscalía.

    El trabajo establece que se identifica que la eficacia aumentó de manera sostenida en todos los delitos analizados hasta 2020, pero en 2021 hubo una disminución en los delitos de violencia doméstica, delitos sexuales y estafas. El año pasado, en 2022, se profundizó la baja en el porcentaje de denuncias que alcanzan al menos un imputado del total de las denuncias, en el caso de las estafas y los delitos sexuales.

    Información Nacional
    2023-05-03T23:05:00