• Cotizaciones
    miércoles 12 de junio de 2024
    • Temas del día

    El Covid llegó para quedarse, pero expertos no prevén mutaciones letales y debaten sobre cómo instrumentar la vacunación

    El 5% de la población se dio la quinta dosis y el 23% la cuarta; el infectólogo Eduardo Savio sugiere incluir la vacuna en el esquema anual, para el virólogo Santiago Mirazo debe ser sólo recomendada a población de riesgo

    Hace tres años la gente aplaudía a los médicos de emergencia desde los balcones, había programas televisivos pensados para que la gente se quedara en casa, se hacían conferencias diarias con reportes de contagios, internaciones y muertes desde Torre Ejecutiva y se hablaba de “nueva normalidad”, “libertad responsable” y “perillas”. Hace dos se vivían los peores momentos desde la llegada del Covid-19 al país, el 13 de marzo de 2020, con muertes diarias que se contaban por decenas y un programa de vacunación que vivía sus primeros meses. El 17 de abril de 2021 Uruguay tenía 18,82 muertes por cada millón de habitantes; era el mayor número a nivel mundial.

    Hoy ese pasado distópico parece extrañamente lejano. El 5 de abril de 2022 el gobierno decretó el fin de la emergencia sanitaria en Uruguay. Se adelantó en 13 meses a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que el 5 de mayo pasado declaró el fin de la emergencia sanitaria global. Eso es algo que acá ya se vivía en la cotidianeidad, sin informes diarios ni semanales, sin científicos ocupando los horarios centrales de los noticieros ni más mascarillas obligatorias que en los centros de salud. Sin embargo, el coronavirus llegó para quedarse y los especialistas alertan sobre los riesgos de hacer de cuenta que no ha pasado nada.

    “Si todos miramos para un costado, en un año estamos en la misma situación que antes”, dice a Búsqueda el infectólogo Eduardo Savio, exdirector de la Cátedra de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República y asesor del Comité de Inmunizaciones de la Asociación Panamericana de Infectología.

    La sensación de relax es tal que los últimos datos que tiene el Ministerio de Salud Pública (MSP) en su web, otrora diarios y transmitidos por cadena, pertenecen a las dos semanas transcurridas entre el 9 y el 22 de abril. Esos datos hablan de que en ese período se confirmaron 799 nuevos casos (o sea, 57 infectados nuevos por día), que se realizaron 5.381 test y murieron cuatro personas; solo el 1,2% de las camas de CTI estaban ocupadas por casos de Covid.

    En Uruguay, desde su inicio, la pandemia se cobró 7.625 vidas y enfermó a 1.037.893 personas.

    Que la OMS haya dado por terminada la emergencia sanitaria nacional está lejos de significar que la pandemia haya terminado. “El Covid-19 está ampliamente instalado en todo el mundo y seguirá así”, señala Savio. Lo que ocurre es que el número de muertes y hospitalizaciones está tendiendo a disminuir, así como se ha constatado un alto grado de inmunizaciones por vacunación.

    Si en enero de 2021 llegaron a morir 100.000 personas en todo el mundo en una semana, a fines de abril ese indicador bajó a 3.500. “Si bien el riesgo existe, las variantes del virus que circularán no están asociadas a una severidad mayor”, agrega.

    En pocas palabras, se levantó la emergencia al haberse transformado el Covid 19 en una enfermedad respiratoria de circulación ambulatoria común y corriente.

    El virólogo Santiago Mirazo, del Departamento de Bacteriología y Virología del Instituto de Higiene de la Udelar, dice a Búsqueda no creer que surja una variante como la Omicron, de 2021, que fue la última que golpeó con dureza a las poblaciones. “A partir de ella, surgieron infinidad de variantes que antigénicamente son muy parecidas. Si bien habría una posibilidad de una variable disruptiva, esta tiende a cero”, añade.

    Inmunizaciones

    La vacunación en Uruguay, considerada clave para el desacople entre el número de casos, hospitalizaciones y muertes, comenzó a fines de febrero de 2021. Al 15 de mayo de este año, el 84,4% de la población se había dado una dosis; el 81,4%, dos; el 58,3%, la tercera dosis de refuerzo (considerada esta una base mínima para una inmunización); el 23,9%, cuatro; cinco o más se inoculó apenas el cinco por ciento de los uruguayos. La quinta dosis fue recomendada por el gobierno en enero de este año primero para las personas más vulnerables, mayores de 80 años o inmunodeprimidos.

    La ecuación es muy simple, indica Savio. A menos dosis recibidas, más riesgo. “La inmunidad adquirida por vacunación disminuye con el tiempo, por eso hay un consenso internacional de que por lo menos anualmente todos tenemos que vacunarnos”.

    Para Savio, una inoculación contra el Covid-19 tendría que estar presente en el esquema anual de vacunación. Este médico lamentó que hoy los vacunatorios, 16 en Montevideo y 75 en el resto del país (que desde julio del año pasado no requieren agenda y que desde abril de este año sin distinción para mayores y menores de 12 años), prácticamente están vacíos.

    “Si bien (los vacunatorios) están en la web, la gente no los tiene en la cabeza porque no hablamos más del Covid y la cosa quedó ahí. La efectividad de la vacuna con el tiempo disminuye. Y el que se vacunó no tiene inmunidad alguna. Entonces lo mínimo que podríamos hacer es vacunarnos y tomar medidas de protección no farmacológica (distancia, higiene de manos y tapabocas) en los centros de salud”, indica el experto. Savio también usa el barbijo en el ómnibus y en locales como supermercados. “Yo aprendí demasiado con lo que pasó”.

    No hay unanimidad en el mundo científico. Virazo también apunta a una vacunación anual pero no obligatoria, pero recomendada a determinada población, la pasible de tener mayores complicaciones en caso de contraer coronavirus (mayores a 65 años, hipertensos, obesos, diabéticos, con enfermedades autoinmunes, cardíacas o pulmonares, o cáncer). Los esquemas obligatorios, subraya, están más pensados para la población pediátrica. “Los niños no son población de riesgo en estos casos, sus cuadros son mucho más leves. Yo me inclino a pensar en campañas de vacunación recomendadas”, afirma.

    Esto último va en sintonía con la política actual del gobierno, la que no está previsto cambiar al momento. “Por ahora seguimos como está”, indicó a Búsqueda el subsecretario de Salud, José Luis Satdjian, cuando fue consultado al respecto.

    No hay en este momento nada parecido a largas colas en los vacunatorios. Savio señala que ni bien se terminó la emergencia en Uruguay, hace más de un año, quedó flotando en el aire, más que el virus, la sensación de que ya había sido suficiente.

    Fármacos

    El laboratorio Pfizer presentó el 4 de mayo un compuesto antiviral oral llamado nirmatrelvir que, según los resultados obtenidos en su fase de desarrollo, reducen casi un 90% los riesgos de hospitalización o muerte si empieza a ser tomado hasta el quinto día de inicio de los síntomas. Su presencia, que no es la primera de ese tipo en Uruguay, también es un recordatorio de que el coronavirus no se ha ido y no se piensa ir, aunque ya no ocupe las primeras planas.

    “Estos fármacos son complementarios a las vacunas”, se apresura a señalar Savio. “Las vacunas son prevención y estos fármacos representan un recurso terapéutico, que me consta que ya se ha usado en Uruguay en pacientes de alto riesgo”, agregó.

    Pfizer distribuyó una gacetilla donde recordó que en Uruguay el 14,1% de la población tiene más de 65 años, la prevalencia del asma llega al 18%, tres de cada diez personas entre 15 y 64 años tienen presión arterial elevada, hay un 7,5% de personas con diabetes y un 27,9% de personas con obesidad.

    Antes de la llegada de este compuesto ya estaba en el país el molnupiravir, considerado por Médicos Sin Fronteras como el primer tratamiento oral para el Covid-19.

    Virazo resalta empero que de la misma forma que los virus evolucionan para resistir los anticuerpos, también lo hacen para los tratamientos. “Salvo casos puntuales donde se vea que hay una comorbilidad severa, yo no diría que los fármacos sean una herramienta de primera línea, no son la panacea, no son el santo grial”.

    Ciencia, Salud y Ambiente
    2023-05-17T20:00:00