El préstamo del BROU para salir “del apuro” entregando alhajas se siguió “extinguiendo”, incluso en la actual crisis

REDACCIÓN  

La avenida Uruguay entre Julio Herrera y Obes y Río Branco, en el centro de Montevideo, podría ser identificada como la calle del último recurso. Allí funcionan el área de créditos pignoraticios del Banco República (BROU) y, enfrente, varias casas de compra de oro, plata y alhajas en general. Muchos de sus clientes son personas que precisan dinero de apuro y no tienen más alternativa que resignar un valor sentimental.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.