• Cotizaciones
    martes 23 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Fin de la mayoría parlamentaria del Frente Amplio da posibilidades de incidir a la oposición, aunque le será difícil actuar en bloque

    A comienzos de diciembre el diputado Gonzalo Mujica anunció su salida del Frente Amplio y sacudió al sistema político. El partido de gobierno perdía de esta manera la mayoría en la Cámara de Diputados, augurando un nuevo esquema de negociaciones para aprobar proyectos.

    La oposición considera que esta nueva realidad le dará herramientas para poner límites a ideas del gobierno e impulsar una agenda propia. Pero alcanzar esto no parece sencillo. En Diputados deberán coordinar acciones cinco partidos opositores con visiones distintas (Partido Colorado, Partido Nacional, Partido Independiente, Asamblea Popular y el novel Partido de la Gente) a lo que se suma el diputado Mujica.

    El 2017 estará marcado a nivel parlamentario por la discusión de la Rendición de Cuentas donde se resignarán recursos presupuestales. Será la gran batalla que tendrá que dar el gobierno, primero para saldar las divergencias dentro del oficialismo y después para conseguir el voto restante en la cámara baja. Entre legisladores de la oposición también hay expectativas, algunos manejan proyectos propios para impulsar y esperan que la nueva realidad les dé una chance para ser aprobados. Las ideas van desde regular el sistema de tarjetas de créditos, revisar los topes jubilatorios o brindar más presupuesto a la educación.

    ¿Cómo se preparan los partidos de oposición ante este escenario? ¿Será fácil coordinar entre tantos partidos? Todos coinciden en que se está ante una nueva situación. Fueron once años en los que los parlamentarios de la oposición eran espectadores de las discusiones internas del Frente Amplio. Y una vez acordadas las diferencias en la coalición de izquierda estaban los votos necesarios para aprobar los proyectos. De todas formas, varias iniciativas también contaron con el apoyo de legisladores opositores.

    “Lo que es seguro es que a partir de ahora nadie va a imponer su verdad”, evaluó el diputado Pablo Abdala (Partido Nacional).

    Para el legislador, la mayoría que tenía el Frente Amplio desde 2005 a la fecha “no es comparable con la que tenían blancos y colorados” en el pasado. “Tuvimos coaliciones en el pasado que le daban gobernabilidad al país, había acuerdos parlamentarios para impulsar soluciones, pero esas no eran mayorías automáticas. Había que negociar mucho entre los partidos tradicionales y el Frente no quedaba afuera de eso, ellos resolvían quedarse afuera”.

    Según una investigación del politólogo Daniel Chasquetti, en 30 años de democracia (1985-2015), en cuatro de ellos el Poder Ejecutivo estuvo en minoría en las cámaras. Esto ocurrió en parte del gobierno de Luis Alberto Lacalle (1990-1995) y en un tramo de la administración de Jorge Batlle (2000-2005). En 20 años el gobierno nacional contó con mayoría absoluta y en seis con mayorías relativas.

    Más diálogo.

    La semana pasada, el ex candidato presidencial y el senador Luis Lacalle Pou, se refirió a esta nueva realidad. “¿Qué vamos a hacer? Desde nuestro lugar, desde el Partido Nacional, con la posibilidad de nuevas mayorías por lo menos en la Cámara de Diputados, vamos a incidir fuertemente en la mismas propuestas que hicimos en campaña electoral, que hicimos en el presupuesto, que hicimos en la Rendición de Cuentas y que le dijimos al presidente el 2 de marzo pasado y hacen a la conducta del gobierno, hacen a la austeridad, hacen a mejorar la gestión de los recursos”.

    Abdala comentó a Búsqueda que se viene un tiempo de “mayor diálogo y negociación” que estuvo “bastante ausente en estos años”.

    El Frente Amplio tendrá que tener “un cambio de actitud”, dijo Abdala, aunque también reconoció que la oposición deberá adecuarse a la nueva situación. “Esto nos genera desafíos y responsabilidades a todos los partidos. Incrementa nuestra propia responsabilidad. Hasta ahora, cuando la mayoría se ejercía monolíticamente muchas veces terminaba siendo testimonial. Dábamos la batalla política, la batalla de los argumentos. Ahora vamos a tener otra responsabilidad. Hay que ser cuidadosos a la hora de plantear soluciones, no se trata de aprobar cualquier cosa. Esto nos obliga a actuar con imaginación y mucha responsabilidad”.

    Eduardo Rubio, el representante de Asamblea Popular, dijo que no tiene mucha expectativa con este cambio. “¿Al Frente Amplio le van a faltar votos para confirmar el régimen de las Afaps o para firmar Tratados de Libre Comercio? No. Ahí va a tener votos sobrados de la derecha”, aseguró.

    “Hay que esperar un poquito”, opinó Rubio, y planteó que se debe observar cómo el oficialismo resuelve sus diferencias internas.

    Daniel Radío, del Partido Independiente, afirmó que ahora comienza un “período de incertidumbre”. Aclaró que “no hay una oposición única”, pero afirmó que hay “cabeza abierta” para negociar.

    “El Frente Amplio, mientras tuvo la mayoría absoluta, hizo una ostentación soberbia de esta situación y eso terminó definiendo dos campos, aunque insisto que el campo de la oposición no es homogéneo. La actitud del Frente Amplio muchas veces te empujaba a ser más opción”.

    El colorado Conrado Rodríguez sostuvo que debería existir “más coordinación” entre los partidos opositores. Dijo que ahora la oposición puede aprobar un proyecto en Diputados y luego a través de la “presión de la opinión pública” se podrá hacer que el Senado —donde el oficialismo mantiene la mayoría— también considere esas iniciativas.

    Entre los partidos de oposición hay “posturas diferentes”, añadió Rodríguez.

    Daniel Peña, diputado del Partido de la Gente, dijo que “se abre un espacio de negociación entre todos”. Opinó que se da un cambio de escenario ya que hasta ahora el oficialismo no dejaba lugar a la oposición. Peña sostuvo que las negociaciones “no serán automáticas” porque cada partido tiene sus “intereses”.

    Además, dijo que espera que “no haya inconvenientes” para que su partido sea reconocido en el Parlamento. En varias sesiones de Diputados del año pasado, Peña reclamó que el Partido de la Gente sea integrado a comisiones y a la coordinación. “En su momento dije que si no nos reconocían como partido, nosotros íbamos a tomar en cuenta esto cuando se dieran las votaciones. Hasta el año pasado existía el impedimento formal de que el partido no estaba autorizado, pero ahora está todo hecho”, dijo.

    Blancos y colorados afirman que no hay problemas personales con los integrantes del Partido de la Gente, pese a que sus legisladores provienen de filas de los partidos fundacionales. De todas formas las tensiones están presentes ya que el partido liderado por el empresario y ex candidato a intendente de Montevideo Edgardo Novick, recibió fuertes críticas de blancos y colorados. La última se dio esta semana, cuando el senador colorado José Amorín dijo en “Montevideo Portal” que hay gente a la que Novick le paga para que trabaje con él. “No me entusiasma (la forma en que trabaja Novick). No me gusta decir que lo que se pretende es unir a la oposición contra el Frente Amplio, que es para lo que Novick se lanzó a la política, y hacer exactamente lo contrario: dividir a la oposición. No me gusta que diga que el peor administrador de la historia de Ancap fue el actual intendente y vote en contra del fideicomiso, y al otro día arregle con él. No me gusta”.

    Mates, asados y cafés.

    Gonzalo Mujica, quien generó el cambio de escenario, no está coordinando con los opositores, pero mantuvo encuentro con representantes de los partidos. En diciembre pasado tomó mate con el senador blanco Luis Lacalle Pou y con el diputado y secretario general colorado Germán Cardoso, comió un asado en la casa del líder del Partido de la Gente y otro con el senador blanco Jorge Larrañaga, y tomó un café con el senador independiente Pablo Mieres.

    “A todos les expliqué que mi intención es a partir de este mes elaborar un documento que tenga nueve puntos para lograr acuerdos en temas centrales, sea quien sea el candidato de cada partido”, afirmó. Mujica agregó que lo presentará a la oposición y también al Frente Amplio para discutirlo.

    El legislador es afín a la propuesta de Oscar de los Santos de “un nuevo pacto político” basado en lo que fue el Encuentro Progresista y asegura que su documento puede ser un punto de partida para elaborar el programa. “Da lo mismo quién llegue en 2019, lo importante es que si no atacamos en conjunto los problemas centrales no se va a solucionar nada”.

    Información Nacional
    2017-02-12T00:00:00