Funcionarios de cárceles piden jubilación anticipada y que su trabajo se declare insalubre

REDACCIÓN  

Las malas condiciones de reclusión de los miles de personas privadas de libertad en Uruguay son recurrentemente centro de señalamientos en informes nacionales e internacionales. Este estado de deterioro de las cárceles es también un problema para quienes trabajan en ellas, que están sometidos a condiciones de trabajo insalubres desde el punto de vista higiénico, a carencias edilicias, al ruido constante, agresiones verbales cotidianas y ataques físicos puntuales, a incendios accidentales y “expuestos indirectamente al humo de tabaco, dado que se permite fumar en recintos cerrados como son las cárceles”.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA y GALERÍA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita por semana.