La niña, el naturalista y un capitán cargado de culpa

entrevista de Silvana Tanzi 

“Naturalista de mierda”, dice la lengua de Robert Fitzroy, ya separada de su boca. Es 1865 y el excapitán del Beagle se suicida cortándose la garganta. En su escritorio hay un libro con el título El origen de las especies y una carta de su autor, Charles Darwin, con la leyenda que el capitán siempre repetía en el barco: “Beber juntos, naufragar juntos”. Así, con ese suicidio, comienza Simioinglés (Tusquets, 2022), la última novela del escritor y periodista Alberto Gallo (Montevideo, 1959), que se remonta años atrás, en el viaje de cuatro años que realizó Darwin al bordo del Beagle. Pero más que del naturalista esta novela policial trata sobre Fuegia Basquet, una niña de 12 años, nativa de Tierra del Fuego, que había sido llevada a Inglaterra junto con otros tres indígenas con el fin de ser educada con las costumbres británicas. En el viaje del Beagle embarcan a los indígenas para regresarlos a su tierra y Fuegia viaja rodeada de una tripulación de 70 hombres. Obsesionado por Darwin y por este viaje, Gallo estuvo 10 años hurgando en libros y documentos de época. Su anterior novela la había publicado en 2010 y se llamó Nunca acaricies un perro en llamas. “Preciso el largo aliento, por eso escribo novelas. Y nunca tengo apuro”, le dice a Búsqueda en el altillo de su casa donde, sin apuro y en una mesa con un planisferio, escribió su novela. Fue editor y periodista. Durante años condujo Efecto mariposa, en Radio Uruguay. Ahora, en Radio Sarandí, conduce Una hora en la Tierra con el Vasco Urriza. “El subtítulo del programa es Animales ligeramente humanos. De alguna forma está ligado a la teoría de Darwin: nos diferenciamos del chimpancé en un uno por ciento”, dice al finalizar esta entrevista.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.