Oficialismo y Frente Amplio ahondan su  “fractura” en fase crítica de la pandemia

4 minutos Comentar

Nº 2105 - 7 al 13 de Enero de 2021

En el momento más crítico para Uruguay desde que estalló la pandemia de Covid-19, con casos de contagios en aumento, que amenazan con volver a paralizar la economía, la confrontación entre el oficialismo y el Frente Amplio se profundizó en los últimos días.

En la última semana la cantidad diaria de nuevos enfermos se ubicó entre los 400 y 600, pero ayer miércoles la cifra volvió a marcar récords: fueron 946 y el índice de positividad calculado sobre los test realizados llegó a 14,4%, informó el Sistema Nacional de Emergencias.

Después de conversar con integrantes del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) y varios de sus ministros, el presidente Luis Lacalle Pou anunció anoche que se prorrogará el cierre de fronteras hasta que termine enero. Por el contrario, se permitirá al sector gastronómico ampliar su horario nocturno en dos horas. Y los espectáculos públicos no deportivos se retomarán con un aforo “mínimo”.

“La estrategia no está fracasando”, pero “recalculamos” algunas medidas, subrayó el mandatario.

Un aspecto central de discordia entre el oficialismo y la oposición, pero no el único, es el camino adoptado en torno a la vacunación de la población. Aunque sin decir con qué laboratorios se está negociando, autoridades del Poder Ejecutivo presentaron el martes 5 su plan en el Parlamento, ante acusaciones desde el Frente Amplio de actuar con lentitud y poca transparencia.

En la conferencia de ayer miércoles, Lacalle Pou explicó que hasta que no esté firmado un contrato con el proveedor no se informarán detalles porque Uruguay está “en una carrera, en una competencia (…) feroz”, y trata de “colarse entre los grandes” países. Insistió en que las novedades surgirán en “unos días más”.

También hay cuestionamientos cruzados referidos a la expansión de la enfermedad.

El senador y líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, aseguró en Radio Sarandí que en el Frente Amplio sienten que mucha gente los “responsabiliza por la poca colaboración que han tenido durante meses y, en definitiva, alentaron muchas veces movilizaciones, reuniones, marchas que pueden haber estado en el origen de esta disparada de los contagios; hay varias posiciones al respecto, pero es una de las posibilidades”.

El senador frenteamplista Daniel Olesker replicó ayer en Montevideo Portal que la coalición gobernante hace un “uso utilitario de los informes” de sus asesores científicos. “Cuando el GACH le sirve, lo usa. Cuando el GACH no le sirve, no lo usa. No hay ninguna evidencia empírica en los informes del GACH de que las manifestaciones hayan sido un factor de profundización de la circulación comunitaria del virus”, señaló.

“Polarización”

Para algunos referentes del Frente Amplio, las diferencias con quienes hoy están en el poder trascienden la cuestión del Covid-19 y vienen de antes: “En todo caso, es un grueso error del que me hago cargo, porque nada peor para el país que la polarización extrema”, dijo el expresidente José Mujica en una entrevista con Búsqueda que se publica en esta edición.

“El gobierno no habla con la oposición. No habla”, se quejó. Agregó que “el Frente institucionalmente ha pedido diálogo y no tiene suerte. Es un estilo y hay que aceptarlo, esas son las reglas de juego. Pero creo que en el largo plazo es negativo”.

Para el líder del Movimiento de Participación Popular, la democracia “significa diálogo y significa intercambio, y negociar. Y nada es blanco y negro. Además, se cometen disparates. Por ejemplo, se dice que el Frente está contra la forestación. ¡Pero pará un poquito! Nosotros estamos con la forestación”, pero “se cumplió una etapa, hay más que materia prima asegurada para las tres fábricas que va a tener Uruguay. Tenemos que hacer otro tipo de forestación”, argumentó en torno al proyecto de ley promovido desde Cabildo Abierto que acompañaron con su voto los diputados frenteamplistas.

También el senador Danilo Astori, otro de los referentes de la coalición de izquierda, expresó “preocupación” por las “visiones diferentes sobre el Uruguay” en un mensaje dirigido a sus compañeros de sector. Eso, según el líder de Asamblea Uruguay, “también alcanza esta dimensión la fractura indisimulable, y hasta creciente, con la que gobierno y oposición hacen sus respectivos relatos”. Para Astori, el oficialismo “no puede pretender que la oposición no critique, ni esta última puede actuar sin tomar en cuenta la postura y los fundamentos que desde el Poder Ejecutivo y el Parlamento empujan conductas diferentes a las que prefiere la oposición”. (Más información en páginas 3, 4, 5 y 48)

Portada
2021-01-07T01:46:00