• Cotizaciones
    domingo 16 de junio de 2024

    Pelea masiva: una “demanda de reconocimiento” de adolescentes donde faltó mediación policial

    Sociólogos cuestionan que “no se llegó a tiempo en los mecanismos de prevención” y critican la represión sin disuasión online previa, además de señalar un “vacío de actividades” para adolescentes los fines de semana

    Desde la tarde del domingo pasado, una batalla campal entre adolescentes que fue convocada a través de WhatsApp y las redes sociales en los alrededores del shopping Nuevocentro ha sido protagonista de las noticias de los distintos medios de comunicación, en Twitter, Instagram y TikTok, con decenas de videos que se viralizaron y muestran a menores de edad que se enfrentan a golpes, mujeres que se cinchan del pelo, mientras otros miran, utilizan los celulares para filmar o hasta alientan la pelea.

    El fenómeno de enfrentamiento entre grupos no es nuevo, y en eso coinciden tres sociólogos especialistas en la violencia juvenil que fueron consultados por Búsqueda, porque desde hace décadas tienen registros de que ocurre en barrios y entre liceos, pero en este caso tiene una “marca de época”, porque se vio “potenciado” y “magnificado” por la tecnología, que facilitó el encuentro y la difusión de las imágenes captadas desde diversos ángulos de quienes formaron parte o de observadores. En este episodio —que fue convocado como un enfrentamiento entre bandas de dos jóvenes, Chepe y Dante— está presente el “espectáculo”, la figura del celebrity, que en la era digital “es ser influencer”, consideró Gabriel Tenenbaum, profesor adjunto del Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales. Eso “permite ser visto y ver a otros, en un escenario en el cual existir puede tener que ver con representar el uso de la violencia”, agregó la también profesora adjunta del departamento Nilia Viscardi.

    En el mismo sentido, el sociólogo Leonel Rivero consideró que “hay una forma de existencia” y de “construcción de identidades” de los adolescentes a partir del ejercicio de la violencia, por aparecer en videos, en entrevistas, en apelaciones a organizaciones criminales, donde “tienen la posibilidad de ser reconocidos”, mientras que de otra forma “serían invisibilizados”.

    Por tanto, para Tenenbaum lo sucedido debe ser entendido como una “demanda de respeto y de reconocimiento” de los jóvenes, porque ejercer violencia “es un activo importante, bien valorado” en la sociedad, que les “da prestigio e integración” frente al resto de los adolescentes. “Muchas veces generan presión y terminan ejerciendo la violencia, aunque capaz no querían, pero los están auditando y quieren ser reconocidos, respetados y pertenecer”, indicó, en una edad donde faltan habilidades de gestión emocional y el control parental se reduce.

    “Lo que ocurrió es una alarma sobre la prevención de la violencia en adolescentes. Pero no debemos colocar en ellos la culpa. Debemos preguntarnos qué estamos haciendo con políticas culturales, deportivas, educativas, porque de lo contrario es más de lo mismo y no hay megaoperativo que disuelva estos procesos, si no es una política de prevención”, aseguró Viscardi. La socióloga señaló que “hay un vacío de actividades” para los menores “cuando no funciona el sistema educativo”, y “cuantos más adolescentes pueden estar involucrados en actividades culturales, deportivas o educativas, hay más prevención de la violencia”.

    Contraejemplo

    En la noche del domingo, horas después de los incidentes, quien se pronunció a través de sus redes sociales fue el ministro del Interior, Nicolás Martinelli, quien emitió un llamado “a la responsabilidad” de los padres de los menores, para que sean “corresponsables de las acciones de sus hijos”, y señaló que hubo un “trabajo policial en la prevención y represión” de la masiva concentración, que “evitó que se produjeran hechos que todos íbamos a lamentar”. También señaló que se comunicó con la fiscal de Corte subrogante Mónica Ferrero, con quien —aseguró Martinelli— coincidió en que “se deben tomar medidas ejemplarizantes para que estos hechos no se repitan”.

    Sin embargo, Ferrero negó a Búsqueda que esto haya ocurrido porque sería inmiscuirse en la actuación de fiscales, y dijo que confía en su accionar. La titular del Ministerio Público reconoció que habló con el ministro, pero sobre lo “preocupante” de la convocatoria a la pelea masiva porque “podría haber riesgo de vida”, tanto para los participantes como para terceros ajenos, y eso “derivó en coordinar esfuerzos para enfrentar el problema”.

    La respuesta a la trifulca de la Policía fue in situ con agentes a caballo, la presencia de la Guardia Republicana y un camión que lanzaba agua para dispersar a los presentes de los alrededores del centro comercial.

    Los expertos en sociología cuestionaron el accionar policial, porque plantearon que el conocimiento previo de la convocatoria, que fue realizada por redes sociales con días de antelación, debería haber permitido usar los mismos elementos tecnológicos para desarticularla antes de que sucediera.

    “Cuando ocurre la represión es porque no se llegó a tiempo en los mecanismos de prevención y disuasión”, afirmó Rivero, mientras que Tenenbaum puso como ejemplo que una posibilidad era encontrar a los padres de los menores para que colaboren como mediadores para desactivar la convocatoria, además de la posibilidad de trabajar con personas infiltradas en los grupos. “La Policía está muy acostumbrada a disuadir offline, pero esta discusión está online. ¿Qué pasa con eso? Los menores pasan horas en el mundo online, es parte también de nuestra sociedad y a veces no somos conscientes”, dijo.

    Al respecto, fuentes cercanas a las indagatorias fiscales de adolescentes señalaron a Búsqueda que hay dificultades para concretar ese tipo de intervenciones porque, si bien puede indagarse en cuentas públicas de redes sociales, para saber a quién pertenecen en algunos casos es necesaria la colaboración de la empresa Meta, a través de un pedido por cooperación jurídica internacional, y —aunque puede acceder o denegar la solicitud— la respuesta demora.

    Por otro lado, Tenenbaum señaló el “impacto negativo” de la actuación policial, que debería ser un “contraejemplo de sentido” para los adolescentes, y “no puede utilizar las mismas herramientas que ellos, porque le están dando validez a que es la violencia la forma de solucionar las cosas”.

    “Si esta fue la estrategia y la táctica, habla mal de nuestra fuerza de seguridad pública, porque no tenemos capacidad de disuadir. ¿No están los mediadores de la Policía? La mediación es lo primero que uno tiene que llevar adelante en esto de la progresividad de la intervención, para desactivar tensiones y conflictos comunitarios es de lo primero”, indicó.

    Rivero señaló que el episodio del domingo —del cual hay amenazas de réplicas en los próximos días— deja aspectos “por dilucidar” porque, si bien “se parte de la hipótesis de que tiene una organización débil, hay que investigarlo y ver qué posibilidad (tiene) de escalar, de multiplicarse y de moverse en el territorio”.

    Rol femenino

    Varios de los videos que se viralizaron de las peleas tenían como protagonistas a adolescentes mujeres, que incluso eran alentadas por otras para golpearse. Al respecto, Viscardi señaló que en la sociedad actual “la valorización de la violencia está siendo disputada desde los roles masculinos y femeninos” y que, si bien no tienen una estadística en términos de género, las mujeres también buscan formar parte.

    “Hay un cambio generacional y una ruptura de un patrón simbólico en el cual la violencia era de dominio masculino, pero lo peligroso es que sigue teniendo valor la violencia”, aseguró.

    Fuentes fiscales señalaron que “hay mucha violencia entre mujeres” y que gran parte de las denuncias que analizan en relación con los adolescentes están vinculadas a lesiones en peleas, aunque también se registran otras por intento de hurtos de vestimenta de tiendas. Esto último está vinculado al consumo, un aspecto que también los sociólogos relacionan con el episodio del Nuevocentro, debido a que la convocatoria fue en un shopping, en espacios donde “se movilizan símbolos importantes”, como las marcas.

    Viscardi señaló que ocurre en distintos países y hace referencia a “las desigualdades del uso de la ciudad”. La experta explicó que “estar en un centro comercial y acceder a la moda es una cuestión central para los jóvenes” y “toda sociedad quiere señalarlos culpables, cuando son adolescentes vulnerables frente al deseo de ocupar el espacio público de centros comerciales a los cuales quizás no tienen dinero para participar”.

    Consecuencias

    Este martes 30 hubo 21 personas menores de edad que se enfrentaron a la Justicia luego de los incidentes del domingo 28 en el Nuevocentro. La fiscal de Adolescentes de 2º turno, Mirna Busich, obtuvo la condena de 12 de ellos por proceso abreviado: dos mujeres, por riña calificada, con lesiones y desacato agravado, y tres varones, por riña calificada, atentado agravado y desacato agravado. El resto fueron formalizados por riña calificada y para todos se dispuso la libertad asistida, lo que implica que se coordinará con el Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa) tareas de estudio o trabajo.

    A su vez, un menor fue formalizado por tráfico de armas con libertad asistida y otros ocho recibieron medidas limitativas, que les imposibilitan concurrir a concentraciones convocadas por redes sociales mientras continúa la investigación, además de no acercarse a shoppings de Montevideo. Por otro lado, un adulto que es investigado por lo sucedido declarará este jueves frente a la fiscal de Flagrancia de 2º turno, Patricia Rodríguez.

    En la tarde de ayer miércoles 1º se entregó un joven de 18 años, que era requerido por ser uno de los presuntos instigadores de las peleas en las inmediaciones del Nuevocentro Shopping, según confesó en un video divulgado por el periodista Diego Martini, donde también afirmaba —en respuesta a preguntas que realizaba otra persona que no aparecía en la cámara— que integra “la banda del Chepe”, rival de la “de Dante”, y confesaba formar parte de peleas en espacios públicos, que son grabadas.

    El fiscal de Flagrancia de 5º turno, Diego Pérez, informó en la tarde de ayer miércoles a través del director de comunicación de Fiscalía, Javier Benech, que se realizó el control de detención, por lo que tiene un plazo de 24 horas desde ese momento para solicitar una eventual formalización de la investigación.

    Información Nacional
    2024-05-01T23:04:00