Pereira Rossell remodelará policlínicos, refaccionará su farmacia e inaugurará un nuevo equipo de radioterapia este año

5 minutos Comentar

Nº 2158 - 20 al 26 de Enero de 2022

Se fue un segundo año pandémico. El 31 de diciembre de 2021 cerró otro año más en el que el Covid-19 fue el centro de atención de todas las instituciones de salud. El desafío fue no dejar de lado otras áreas, tanto o más importantes. En el Centro Hospitalario Pereira Rossell, “se cumplieron los cometidos”, dijo a Búsqueda la directora general, Victoria Lafluf, y realizó un repaso de las obras y otros logros realizados.

En 2021 se mantuvo la tendencia a la disminución en el número de nacimientos en el hospital. Allí nacieron 5.823 niños, mientras que en 2020 la cifra había sido de 5.914 y en 2019 de 5.930.

A nivel edilicio, fue un año de remodelación de salas, tanto en el Hospital Pediátrico como en el de la Mujer. Se agregaron salas de cirugía, de internación quirúrgica y de ginecología. Además se avanzó algunos pasos en la incorporación de tecnología al Departamento de Imagenología, que comprendió la instalación de un tomógrafo de última generación.

Desde que Lafluf asumió la dirección general del hospital, se propuso reposicionar al Hospital de la Mujer como centro de referencia en oncología ginecológica. En 2021 se dio un avance hacia ese cometido, con la remodelación del área ambulatoria, que permite que una paciente pueda realizar todo su proceso de tratamiento en el hospital, sin necesidad de asistir a otros centros para estudios o consultas puntuales.

Uno de los hitos más importantes de este nuevo año será la instalación de un nuevo acelerador lineal que, según Lafluf, se concretará a fines de febrero o marzo. Se trata de un equipo fundamental para definir los tratamientos de radioterapia de las pacientes oncológicas. Para su instalación, este equipo requirió una obra específica que comenzó en el último trimestre de 2021. En ese entonces comenzó la construcción del búnker que alojará al acelerador lineal que el hospital adquirió en 2018.

Pasaron casi cuatro años desde el fin de la licitación para la adquisición del nuevo equipo para radioterapia. En esa instancia participaron, además del Pereira Rossell, otras dos unidades ejecutoras de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE): el Hospital de Tacuarembó y el Instituto Nacional del Cáncer (INCA). “Lo que sucedió es que la licitación contempló la adquisición de equipos pero no la realización de las obras correspondientes, así como tampoco los software de planificación”, contó Lafluf a Búsqueda.

En 2019 se priorizó la realización de las obras de los búnkeres en el Hospital de Tacuarembó y el INCA y, según lo acordado, luego se autorizaría la obra para el Pereira Rossell. “Dado que esto estaba llevando mucho tiempo, pedimos, al asumir el nuevo directorio, la autorización para contar con el presupuesto antes de la culminación de la obra del INCA”, contó Lafluf. “Porque el hospital tenía un segundo búnker cerrado hacía años, en un estado mayor de deterioro, y si bien el presupuesto que llevaba realizar el búnker allí era mayor, nos permitía ir ganando tiempo y avanzar con esa obra, sin desinstalar el que teníamos, que, si bien era más antiguo, nos permitía seguir con su funcionamiento y no esperar a la culminación de las obras”, agregó.

“Logros cumplidos”

El Pereira Rossell es un centro de referencia nacional para ASSE, tanto en las especialidades pediátricas como en ginecología, obstetricia y neonatología. Es allí donde se reciben todas las interconsultas especializadas, planificadas y urgentes. Por tanto, para la directora general era fundamental, incluso en épocas de crisis sanitaria, mantener “la capacidad de respuesta en todo momento”. “En un contexto de pandemia, ya desde 2020, trabajamos mucho en lo que es la redefinición de procesos y la planificación que permitiera mantener las dos cosas: la capacidad de respuesta, como cometido del hospital, y la capacidad de respuesta a la pandemia en sí. En ese sentido, creo que pudimos cerrar un año con los dos logros cumplidos”, dijo.

Otro objetivo del hospital para este año es comenzar la remodelación de los policlínicos de pediatría. La primera etapa se realizará este año, y la segunda en 2023 en uno de los edificios nuevos, que lleva el nombre de Alejandro Beisso. El hospital se encuentra también en proceso de licitación para realizar una nueva obra de remodelación de las oficinas de atención al usuario y afiliaciones. Lafluf espera que “sea un área muy accesible, visible, que facilite el acceso desde todo punto de vista”.

Entre febrero y marzo comenzará además una refacción de la farmacia del Pereira Rossell, un servicio que no es solo para usuarios del hospital, sino también para otros pacientes derivados. Para Lafluf es prioritaria la redefinición de algunos procesos internos de esa área, que vayan de la mano con una “refacción de las áreas físicas de las obras edilicias”.

“Tanto en Pediatría como en el Hospital de la Mujer, siempre decimos que nosotros tenemos que tender a tener la mayor resolutividad. Que los usuarios se resuelvan en el hospital, y para eso tenemos que ir formando personal en refacciones que hasta ahora no dábamos, e ir incorporando tecnología. La tecnología no es más importante que las personas, pero va de la mano en muchas de las cosas que hacemos”, reflexionó Lafluf.

Secciones
2022-01-19T17:26:00