• Cotizaciones
    martes 04 de junio de 2024

    Pérez del Castillo & Asociados: “Nos inspira asesorar a empresas que promueven el desarrollo y repercuten en el bien común”

    Pérez del Castillo & Asociados surge en 2012 fruto de la idea de dos jóvenes amigos abogados, Matías Pérez del Castillo y Juan Diego Inthamoussu, de hacer “algo diferente”. El respaldo no demoró en llegar, ya que desde los comienzos el reconocido abogado laboralista, Santiago Pérez del Castillo, tío de Matías, se sumó al proyecto como socio fundador. “Nos movía trascender, la finalidad del servicio. Nuestro ikigai (propósito vital) siempre fue promover vínculos personalizados mediante la prestación de servicios que promuevan el bien común”, comenta a Trayectorias Matías Pérez del Castillo, socio fundador y director de la firma hace más de 11 años. Desde su fundación, la firma ha recorrido un provechoso camino, asesorando y brindando servicios integrales a reconocidas empresas con “impacto positivo” en la sociedad.

    Hoy Pérez del Castillo & Asociados se define como firma boutique premium, especializada en derecho laboral, corporativo, contencioso y notarial y real estate. En ella trabajan 32 profesionales, entre abogados, escribanos, contadores y administrativos. Hace años que es reconocida por Chambers & Partners como la firma número uno en laboral en Uruguay. Además, la editorial inglesa la distinguió como firma líder en corporativo/M&A, juicios y arbitrajes y real estate. “No tenemos problema en decir que vemos al empresariado como una clase heroica, que con la generación de empleo e inversión promueve el desarrollo económico y social. Nos inspira asistirlos y ayudarlos con nuestra impronta. Nos sentimos parte del cambio”, afirma Matías.

    Acá, un tramo de la conversación que Trayectorias mantuvo con él y parte de su equipo, entre ellos, los abogados Miguel Casanova y Florencia Di Segni, los escribanos Soledad Echevarría y Gustavo Di Genio y la contadora Pía Ferrería.

    ¿Cómo y cuándo surge Pérez del Castillo y Asociados?

    Matías: El estudio se fundó el 1º de julio del 2012. La idea de armar algo diferente surgió con (un amigo y colega) Juan Diego Inthamoussu. Enseguida se sumó mi tío, Santiago Pérez del Castillo, lo que para nosotros significó una distinción y una responsabilidad, dado que Santiago es uno de los abogados más reconocidos del país. Él venía de liderar otra firma con otros profesionales, también referentes, como Pedro Gari y Diego Velasco, quienes un par de años después también se sumaron al proyecto. En ese momento, Santiago era el rector de la Universidad de Montevideo, por lo que no podía dedicarse de lleno a la actividad profesional. Luego se sumaron Florencia Di Segni, con quien también habíamos trabajado, y Miguel Casanova, quien venía de terminar su doctorado en Derecho Societario en España. Así empezamos, con el empuje emprendedor de profesionales que en promedio tenían 30 años y el apoyo y liderazgo de Santiago.

    Querían armar “algo diferente”. ¿En qué querían ser diferentes?

    Matías: En el tipo de servicio y en su finalidad. Tiene que ver con el tipo de cliente que asistimos: deben impactar positivamente en su empresa, en otras empresas, en los servicios que ofrecen o productos que venden, en la comunidad y/o en el medio ambiente. Nuestro eslogan “Servimos” apunta a eso, a que estamos para servir a los clientes, pero para promover fines superiores. De ahí, la importancia de la forma, de la manera (como hacemos las cosas). Tiene que ver con los modos y con el estándar de servicio. Nos obsesiona que sea de excelencia técnica pero personalizado, con un enfoque práctico, cercano y a tiempo, que tenga una impronta particular, asociada a un modo de ser, y relacionarse con los clientes, que promueva un vínculo cercano que incida en la inmediatez y celeridad en las respuestas, y a partir de ahí, el foco que ponemos en lo preventivo. Priorizamos que los clientes nos sientan parte de su equipo, accesibles, cercanos, y sobre todo que nos consideren como colaboradores y creadores de soluciones. No solo apagadores de incendios. Nos inspira asesorar a empresas que promueven el desarrollo y repercuten en el bien común.

    Miguel: Nuestra aspiración siempre fue brindar servicios integrales a las empresas, pero desde una firma boutique: ni una megafirma, que a veces no termina especializándose en todas las áreas en las que ofrece servicios, ni una mediana todóloga. Queríamos ser un lugar de referencia legal en (derecho) laboral, corporativo y contencioso, y a futuro, siempre lo tuvimos claro, queríamos desarrollar la pata notarial y de real estate. El foco fue la especialización y ser referentes en lo que hacemos. Para eso, nuestro mix profesional: experiencia, actividad académica y calidad humana; práctica, excelencia técnica y modos.

    Otros miembros de la firma: Pedro Gari, Ileana Borbonet, Arturo Heber, Virginia Salvo y Diego Velasco Suárez.

    ¿Por qué son tan importantes para ustedes las formas y los modos?

    Florencia: Es lo que definió la cultura del estudio y se refleja en el servicio que brindamos. Siempre tuvimos claro que el talento es importante, pero sobre todo lo era la horizontalidad, la real percepción de que todos éramos parte del estudio, de que el proyecto es de todos. Desde el primer día promovimos niveles de compromiso y satisfacción, buscando que el venir a trabajar sea un disfrute. Fuimos pioneros implementando sistemas de trabajo flexibles y de teletrabajo, ya desde el 2012, permitiendo que los profesionales puedan compatibilizar su vida familiar con la profesional. Eso repercutió en la creación de nuestra cultura y en el ambiente de trabajo.

    Pía: Ser parte de la firma no es para cualquiera, hay que tener gran capacidad técnica y experiencia, además de contar con un lado humano particular. Tuvimos mucha suerte porque dimos con personas de primer nivel. Definitivamente, el éxito del estudio se debe a sus integrantes. Somos diferentes porque el equipo se integra de excelentes personas que aman lo que hacen y entienden que lo que el estudio ofrece es diferente, y esa diferencia hace que pueda salir trabajo con estándares que lo llevan a uno a sentirse realizado profesionalmente.

    Este año volvieron a ser reconocidos como líderes en derecho laboral por Chambers & Partners. ¿Cómo lo lograron y qué implica para ustedes?

    Florencia: Sí, fue un hito lograr que Chambers & Partners nos reconozca como la firma número uno en lo laboral al poco tiempo de empezar. Eso se debe a las referencias de nuestros clientes y colegas. También, a cómo nos ve el mercado. Desde el vamos se nos consideró como laboralistas por la presencia de Santiago y la de Matías. Además, al principio, la mayoría de los abogados del estudio éramos laboralistas. También incidió cómo se posicionó el estudio en los primeros años ante la adopción de ciertas medidas de conflicto colectivas. Siempre dijimos con claridad que no todo era huelga, mucho menos los piquetes y las ocupaciones, y pusimos encima de la mesa la responsabilidad de las medidas ilegítimas. Costó, pero finalmente la Justicia habló y hoy el tema está laudado legalmente. Esa valentía de decir lo que hay que decir, con la convicción de que las normas tienen que ser cumplidas para promover el bien común, fue reconocida.

    En 2012, Matías y Santiago Pérez del Castillo, socios fundadores del estudio

    Chambers & Partners también los reconoció en lo corporativo y en la resolución de disputas.

    Miguel: Eso fue más costoso. A pesar de que desde el primer día tuvimos intensa actividad también en asesoramiento corporativo y en juicios, por el apellido Pérez del Castillo, se tendía a asociar a la firma con lo laboral. Tal era la asociación que se tendía a pensar que no éramos tan buenos en otras áreas. Por suerte, los clientes fueron confiando cada vez más en nosotros y de a poco la realidad habló por sí sola. Hoy es frecuente que intervengamos en M&A (mergers and acquisitions) de porte, que se nos contrate para juicios civiles o procesos concursales de alta complejidad o que se nos solicite asistencia para estructurar negocios complejos.

    También fueron reconocidos en real estate y tienen una intensa práctica notarial. ¿Desde cuándo se especializan en esta área?

    Gustavo: Así es. En el 2019 nos incorporamos con Soledad Echevarría para fortalecer el área corporativa y sobre todo para desarrollar el Departamento Notarial y real estate. Hoy el estudio es referente también en esa área, que está integrada por seis escribanos que se dedican exclusivamente a lo notarial y a real estate. Asesoramos a varios de los desarrolladores más importantes del país, desde la gestación del negocio, su ingeniería jurídica, hasta su instrumentación y ejecución. En el plano notarial, también brindamos servicios integrales.

    Soledad: En un camino similar, desde el año pasado creamos el Departamento Contable, desde el cual estamos asesorando en materia fiscal y tributaria y muy especialmente en liquidación de sueldos, llevando la nómina de varios de nuestros clientes.

    Parte del equipo: Jimena Lanzani, Felipe Lasarte, Sofía Requena, Juan Pedro Núñez y Macarena Lapido

    De cara al futuro, ¿están preocupados por la irrupción de la inteligencia artificial o por la nueva lógica, que se está dando en muchas empresas, de contratar abogados o escribanos internos?

    Pía: Al contrario, eso nos motiva y desafía. La inteligencia artificial es una ayuda fenomenal, así como lo es la tecnología en general. Nos va a permitir acceder y procesar información de una manera aún más eficiente. Con los internos pasa algo parecido: como brindamos servicios especializados, no competimos en lo que las empresas esperan de cada uno, nos complementamos.

    ¿Qué evaluación hacen de la evolución de la firma?

    Gustavo: La evaluación es espectacular, muy gratificante. Sentimos que incidimos en el desarrollo del país al asistir a clientes de tan diversas actividades en sus emprendimientos. Construimos y consolidamos un equipo sin igual, con cultura Pérez del Castillo. Así fue que consolidamos nuestra posición de referentes en el mercado en las cuatro áreas en las que nos destacamos: laboral, corporativo, contencioso y real estate. Hemos generado una experiencia increíble, participando en deals de todo tipo, cuantía y particularidad, en procesos judiciales leading case, en asesoramientos de especial complejidad. Reforzamos los apoyos tecnológicos con herramientas innovadoras que nos permiten brindar asistencia preventiva de calidad.

    ¿Cómo se visualizan en cinco años?

    Matías: Las perspectivas son las mejores. Superamos la crisis de crecimiento, aprendimos, nos adaptamos y ajustamos sin perder el foco. Contamos con facilidades y oficinas de primer nivel en el corazón de Carrasco. Los socios tienen un promedio de edad de 40 años y dirigen a un equipo con un promedio de 35 años. Lo hecho ratifica el rumbo. Pero también nos mueve el afán por mejorar, por la mejora continua. El mundo cambia, nosotros también. Auguramos importantes cambios para el año que viene, cambios que van a suponer un salto cualitativo y cuantitativo pero manteniendo nuestra esencia, priorizando los objetivos que nos trajeron hasta acá.

    Trayectorias
    2023-12-19T12:04:00