• Cotizaciones
    sábado 13 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Senado debate un proyecto para habilitar que mayores de 40 años puedan presentarse a llamados para ser funcionarios públicos

    La necesidad de renovar una envejecida plantilla de funcionarios públicos ha sido uno de los objetivos anunciados por los gobiernos del Frente Amplio, y para ello cada mes hay llamados para ingresar al Estado si se cumplen ciertos requisitos. Uno de ellos establece que el interesado debe tener menos de 40 años de edad, pero eso es “violatorio” de la Constitución, sostiene el senador colorado Tabaré Viera (Propuesta Batllista).

    Si bien entienden la preocupación por la situación de quienes se quedan sin trabajo luego de sus 40 años, integrantes del oficialismo argumentan que es necesario apostar a “rejuvenecer” la plantilla del Estado y evalúan la posibilidad de establecer una cuota para quienes superan esa edad.

    El debate sobre los ingresos al Estado se produjo el jueves 16 en la Comisión de Asuntos Laborales y Seguridad Social del Senado. Allí, Viera fue invitado a que presentara su proyecto de ley para eliminar el límite de edad en los llamados.

    En su proyecto se establece que “todo ciudadano puede ser llamado a empleos públicos” y que en estos “no se admitirá el límite de edad como causal de exclusión de los ciudadanos convocados, salvo en los relativos a personal policial o militar que se regulen por normas especiales y para tareas ejecutivas”.

    “Es preocupante la situación de desempleo que sufren muchos de los compatriotas que rondan la franja etaria de los 40 años, que tiene características singulares; quedarse sin trabajo a esa edad es muy problemático, ya que generalmente estas personas tienen una familia constituida y responsabilidades asumidas. Por otra parte, a esa altura tienen una determinada formación, por lo cual se les hace bastante complejo adaptarse a las nuevas exigencias del mercado laboral, lo que agrega otra dificultad para conseguir un nuevo empleo. Si a eso le sumamos que los límites existentes en los llamados dejan a estas personas sin posibilidad alguna de volver a capacitarse, de competir, ni de concursar, creo que se está cometiendo una discriminación muy grande y una injusticia aún mayor”, explicó Viera en comisión.

    Eduardo Lorier (Partido Comunista) señaló que comparte la preocupación de Viera porque los mayores de 40 padecen “enormes dificultades para insertarse o reinsertarse en la vida laboral”.

    De todos modos, preguntó si no sería mejor acotar la medida a un porcentaje: que se establezca una cuota “siempre y cuando los objetivos” que tenga la administración “no colidan con la renovación” de la plantilla laboral.

    En contraste, Viera opinó que aplicar esta medida sería entrar en la “casuística y tener que analizar situación por situación para determinar un mínimo”. Por eso planteó que lo mejor es que “exista la posibilidad de concursar en igualdad de condiciones”.

    Camino del medio.

    Héctor Tajam (Espacio 609) dijo que el proyecto debe “compatibilizarse con una necesidad que tiene el Estado de rejuvenecer su plantilla de funcionarios”. “Creo que en parte del discurso de todos los partidos ha estado la idea de rejuvenecer la plantilla del sector público, porque ese factor siempre fue un problema en sí mismo”.

    Sobre la posibilidad de fijar una cuota, aclaró que este tipo de políticas está orientado en la actualidad hacia el trabajo de los jóvenes y mujeres, sector donde está el “problema más grave”.

    A la vez, Lorier leyó un informe de la Comisión de Asuntos Jurídicos acerca de la posibilidad de establecer límites: “La Administración puede autolimitarse, siempre dentro de un marco racional de decisión y establecer limitaciones para el ingreso a la función pública, ejerciendo racionalmente su potestad de definir los criterios de conformación de su plantilla. Se ha considerado, en definitiva, que las decisiones adoptadas en tal sentido (...) serán legítimas en tanto respondan a la mejor prestación del servicio y por tanto convenientes”, dice.

    “Hay políticas que tiene que adoptar la Administración para rejuvenecer su plantilla, porque todos los partidos reconocemos que está envejecida”, insistió Lorier sobre la base de ese informe.

    Viera respondió que se debe “velar por el bien general” y llamó a ponerse en el lugar de una persona que tiene 40 años que pierde su empleo y debe reinsertarse: “De por sí le será más difícil y tendrá menos posibilidades que un joven, ya que está capacitado y preparado en otra época”.

    Enrique Rubio (Vertiente Artiguista) sostuvo que se debe “defender la eficiencia de la Administración Pública —dado que presenta enormes carencias— y el ingreso a una edad muy tardía, en lugar de solucionar un problema, significaría hacer una inversión muy importante sin dar salida a la dificultad de la gestión pública. Pero hay que tener en cuenta que el Estado está al servicio de la sociedad, y no a la inversa”.

    Por su parte Eber da Rosa (Alianza Nacional) marcó un punto diferente: “A veces se piensa —me baso en los años de experiencia que uno tiene en la gestión— que cuando una persona de determinada edad se va de un puesto, la Administración gana en eficiencia al ingresar alguien joven. Sin embargo, eso no siempre es así, no lo es. En lo personal, me ha tocado vivir experiencias en determinados lugares en los que se ha ido gente por haber llegado a cierta edad, por haberse jubilado o por recibir incentivos, y al ingresar otras personas más jóvenes las cosas empeoraron en lugar de mejorar”.

    “Creo que puede haber un camino intermedio; me refiero a la posibilidad de que aquellas personas que hayan demostrado ser funcionarios de absoluta solvencia, de total idoneidad y responsabilidad en su gestión en la actividad privada, sirvan al Estado en lugar de quedar tirados y varados al costado de la vida”, sugirió.

    Política
    2012-08-23T00:00:00