Un cuento chino

3 minutos Comentar

EVERGRANDE, la empresa China de desarrollo inmobiliario más endeudada del mundo cuyo pasivo total asciende a US$ 306.000 millones (representando el 2% del PBI de su país) ha anunciado que NO puede pagar los intereses de su deuda a corto plazo. El bono de Evergrande con una emisión de US$ 4.700 millones y vencimiento en 2025 se desplomó por debajo de los 25 centavos por dólar por primera vez en la historia, mientras que en mayo el bono cotizaba por encima de los 80 centavos.

No hay mejor alternativa que INVERTIR:

Los mercados bursátiles mundiales han alcanzado repetidamente máximos históricos en lo que va del año, pero en el último mes han comenzado a caer debido a las preocupaciones sobre la desaceleración del crecimiento económico global, el impacto de la variante delta del coronavirus y la posibilidad de que los bancos centrales comiencen a retirar las medidas de estímulo.

La potencial caída de una empresa de esa dimensión en un sector relevante de la actividad, alimenta esa percepción de que la economía china y la recuperación económica mundial podrían desacelerarse aún más. Las valoraciones están incómodamente cerca de los máximos de 1929 y 2000 en algunas métricas, mientras que las ganancias y el crecimiento económico se están desacelerando, el liderazgo del mercado se está debilitando y la confianza disminuye. Entonces, la gran pregunta que surge es: ¿estamos en la cúspide de un mercado bajista?

En los mercados siempre hay ganadores y perdedores, sectores y empresas que se ven impulsadas en un contexto particular y otras que se ven afectadas negativamente. Hay muchos estudios que concluyen que es más importante mantenerse invertido vs “entrar y salir del mercado”, especulando con atinarles a los mejores momentos de compra y venta. Lo cierto es que resulta muy razonable, también, tratar de posicionar las inversiones en aquellos sectores que tengan una perspectiva favorable de cara al corto-mediano plazo.

Pero dejando de lado teorías y yendo a la práctica parece haber varias razones que determinan que estar invertidos puede ser la mejor opción. En primer lugar, los bajos rendimientos de los bonos fuerzan a muchos inversores a comprar acciones en búsqueda de rendimientos y eso respalda la suba en los precios de esos activos. A su vez, las ganancias corporativas publicadas han sido sólidas y las estimaciones de consenso para el crecimiento de las ganancias del S&P 500 en 2022 (sin considerar los efectos de la pandemia en la comparación anual, es decir 2019 vs 2021) es del 9,5%. Si bien el crecimiento del PBI se desacelera, aún está por encima de la tendencia. Por otro lado, la Fed luce decidida a mantener las tasas bajas hasta que vean la luz al final del túnel de la inflación no transitoria. En este contexto, “NO HAY MEJOR ALTERNATIVA”… las acciones en dólares parecen ser la mejor opción de asignación de activos y resultaría oportuno aprovechar las recientes bajas dentro de la tendencia alcista, para comprar acciones de calidad.

¿Qué entendemos por Acciones de Calidad?

Son empresas financieramente sólidas, generadoras de caja, con bajos niveles de endeudamiento y con altas tasas de retorno sobre capital invertido. Estas empresas generan ganancias para sus accionistas independientemente del ciclo económico por su dominio de mercado y por sus ventajas competitivas, logrando el posicionamiento exitoso de sus productos o servicios.

Cuando una empresa reúne la mayoría de esas características, podríamos considerar la acción como QUALITY o de CALIDAD.

Cualquier persona puede invertir en este tipo de instrumentos a través de un Corredor de Bolsa.

www.gbu.com.uy

Empresas y Negocios
2021-09-22T01:56:00