• Cotizaciones
    domingo 21 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    BCP Securities: Uruguay debe desarrollar "empresas estrella regionales"

    Walter Molano, analista de BCP Securities, entiende que Uruguay “es un país que muestra que puede ir a la izquierda o a la derecha… ¡Si pudo sobrevivir Mujica, no veo ningún problema con los candidatos!”

    Son varios los analistas del exterior vinculados a las finanzas que prestan atención a las economías emergentes sudamericanas. Walter Molano lo hace regularmente trabajando para el banco de inversión estadounidense BCP Securities, aunque desde antes se interesó por el contexto histórico y político de la región. Su tesis doctoral en la Universidad de Duke, luego transformada en un libro publicado en 1997, fue sobre la privatización de empresas de telecomunicaciones en Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. Luego escribió dos libros más en los que exploró por qué los latinoamericanos sostienen ciertas opiniones.

    Lo que sigue es una síntesis de la conversación que el economista jefe de BCP Securities mantuvo con Búsqueda desde su oficina en la ciudad de Greenwich, en Connecticut, a unos 45 minutos de Nueva York, donde está la sede central de la compañía.

    Los emergentes latinoamericanos son muy dependientes de los precios de los commodities y de las tasas de interés internacionales. ¿Qué cabe esperar en estos dos frentes para lo que queda del año?

    —En cuanto a las tasas, ha estado bastante volátil la situación, un poco menos las europeas.

    Yo no pensaba, pero sí muchos analistas pensaban, que habría entre cinco y siete recortes de la Reserva Federal (Fed), y los mercados emergentes se anticiparon mucho con esto. Pero la inflación está siendo mucho más pegajosa de lo previsto y los bancos centrales empezaron a cambiar su mensaje diciendo que mantendrían las tasas altas por un tiempo más largo. Entonces, con el último dato de inflación el mercado dice que van a haber dos recortes; yo lo dudo, creo que habrá solo uno.

    Sé que estamos a mitad de año, pero el timing se está acabando, porque las elecciones en Estados Unidos son en noviembre y no creo que la Fed pueda mover las tasas en setiembre u octubre, porque puede quedar como una medida muy politizada, que beneficie a (Joe) Biden. (Donald) Trump ahora está politizando bastante el tema de la Fed; él quiere tener una posición permanente en la junta y quiere cambiar a (Jerome) Powell. Sería posible que muevan la tasa en noviembre o diciembre; los pedidos de los analistas y economistas son que lo hagan antes. Los últimos datos económicos no han sido nada buenos y muestran una desaceleración. Eso se ve en la creación de empleos.

    Por otro lado, sí podemos descartar una suba en las tasas; no vamos a ver tasas más altas.

    Por otro lado, sí podemos descartar una suba en las tasas; no vamos a ver tasas más altas. Por otro lado, sí podemos descartar una suba en las tasas; no vamos a ver tasas más altas.

    ¿Y los commodities?

    —Han estado más bien flojos, especialmente algunos relacionados con las nuevas tecnologías, como el níquel y el litio, que han bajado bastante. El cobre sigue bastante firme. El petróleo se ha mantenido en un nivel adecuado.

    No he estado siguiendo mucho los granos, pero debieran estar altos por los cambios climáticos. Hubo sequía, ahora demasiada lluvia en el sur de Brasil y en el norte de Uruguay…

    ¿Uruguay y su deuda está en el radar de los clientes de BCP?

    —No, no. No es que sea intocable —Venezuela es intocable—, pero Uruguay es muy pequeño, más bien ilíquido, y los bonos no rinden nada, porque Uruguay es tan buen crédito… Es malo ser malo, pero también es malo ser demasiado bueno. Como Uruguay tiene muy buenos números, muy buen rating, reputación, el spread por tener bonos uruguayos es casi cero. Es casi lo mismo que tener un bono del Tesoro americano, ¿entonces, para qué si de todos modos Uruguay sigue siendo un mercado emergente, que es muy pequeño y tiene a Argentina a un lado y a Brasil del otro?

    Sí ha habido interés en los bonos en moneda local, que han tenido buen rendimiento. Ahí hay más prima y se puede ganar por el movimiento de la moneda y también de la tasa de interés.

    Algunos analistas internacionales elogian el manejo de la crisis del Covid y la estabilidad. ¿Qué destaca usted de Uruguay?

    —El país manejó muy bien y de manera responsable el Covid. También la forma en que salió del default de 2001 y cómo enfrentó el problema en su sector bancario. Además, transicionó hacia energías renovables. Y es un país que puede tener un gobierno de izquierda o de derecha pero el rumbo sigue siendo el mismo. Uno solo puede hablar cosas buenas de Uruguay.

    Un análisis suyo de hace un par de años señalaba que, “aunque el presidente Luis Lacalle Pou es de centroderecha, el país sigue siendo un bastión de políticas progresistas”. ¿Esa leve pendulación en torno al centro ideológico es positiva o es un freno?

    —Es muy positiva. Es un país progresista que siempre está intentando mejorar su calidad de vida en todos los parámetros —educación, salud, infraestructura—, que sigue siendo pequeño, emergente y medio pobre: no es que tenga abundancia de recursos. No es Singapur o Arabia Saudita. Pero intenta hacer lo más que puede con lo que puede.

    Mef_Frontispicio_2.JPG
    Sede del Ministerio de Economía

    Sede del Ministerio de Economía

    ¿Los números macroeconómicos conforman? En los últimos años la economía uruguaya ha crecido por debajo del potencial, que está estimado en algo menos de 3%…

    —Un crecimiento del 3% o 3,5% está bien para una población que está madura y casi achicándose. Ha atraído bastante inversión extranjera directa con la celulosa. Es una economía diversificada, que tiene agro y tiene turismo. No veo un problema.

    Por otro lado, la inflación ha bajado y la tasa de interés real sigue bastante alta, y eso le está poniendo presión sobre el tipo de cambio. Algo que siempre noto de Uruguay es que, si hacen alguna devaluación grande, ahí planchan el tipo de cambio por un tiempo largo, dejan que se aprecie otra vez por un tiempo y después otra vez una devaluación. Uruguay se ha acostumbrado a eso y creo que es un poco inestable hacer algo así. Pero si le funciona, le funciona.

    Resalta la continuidad de las políticas aun cuando cambia de partido en el gobierno. ¿La elección de este año hace ruido o descarta giros abruptos? ¿Y el eventual plebiscito por la seguridad social?

    —No he seguido lo del plebiscito, sí estoy al tanto de las elecciones: hay algunos candidatos alineados con (José) Mujica. Como dije antes, Uruguay es un país que muestra que puede ir a la izquierda o a la derecha… ¡Si pudo sobrevivir Mujica, no veo ningún problema con los candidatos!