• Cotizaciones
    sábado 22 de junio de 2024

    El desembarco en Normandía

    POR

    Sr. Director:

    Se cumplen 80 años del desembarco de los aliados en Normandía, el “día D” que dio inicio a la denominada operación Overlord.

    Este hito heroico produjo un vuelco definitivo en la Segunda Guerra Mundial. Además, aseguró el futuro del mundo occidental, del mismo modo que las antiguas ciudades-Estado griegas lo hicieron en las batallas de Maratón y Salamina para detener el avance del Imperio persa.

    Cuando el totalitarismo nazi había prácticamente borrado la cultura democrática en Europa continental, en Normandía la sagaz tenacidad de Churchill y el fundamental respaldo de Roosevelt comenzaron a ponerle fin a la violencia ilegítima y prepotente de Hitler.

    En estos días, Francia conmemora esa victoria bélica y su contribución para lograr la expulsión del invasor de su territorio, sin olvidar a De Gaulle y la resistencia de quienes se jugaron la vida para lograrlo. Los actos de festejo harán justicia de este trascendente jalón histórico.

    El día D y sus consecuencias mostraron al mundo que todo es posible cuando los ideales movilizan a los espíritus superiores con el objetivo de derrotar una maquinaria bélica y las perversas persecuciones raciales, políticas e ideológicas que la acompañaron.

    Este año la evocación coincide con las elecciones convocadas para renovar el Parlamento de la Unión Europea, que es el fruto institucional de los acuerdos posbélicos para la paz y el desarrollo. Mientras tanto, militantes alemanes de extrema derecha repiten cánticos xenófobos bajo la consigna resurgida de “Alemania para los alemanes” y “Extranjeros afuera”.

    En el seno de la integración democrática europea anidan expresiones contradictorias que ponen en tensión los principios fundamentales de su organización. El odio que se desprende de esos mensajes también aparece en otros movimientos populistas similares que pretenden excluir a determinados habitantes por el solo hecho de no ser oriundos europeos.

    Como sostiene Savater, no todas las ideas y opiniones tienen el mismo valor ni merecen igual respeto. Pensamientos totalitarios, teocráticos, chovinistas o excluyentes no pueden equipararse a las ideologías arraigadas en la tolerancia y el respeto de los derechos humanos, cuyo foco está puesto en el individuo como sujeto de derecho.

    No puede valorarse de la misma manera la reivindicación territorial del invasor ruso que el derecho a la autodeterminación muchas veces olvidada de los ucranianos. Con los secuestros y matanzas de civiles perpetradas por Hamás se persigue la eliminación del enemigo israelí, y la respuesta militar del Estado de Israel es dura y cruenta, aunque no esté exenta del legítimo derecho a defenderse del agresor inicial. La convivencia pacífica entre dos Estados continuará siendo lamentablemente una asignatura pendiente.

    En un mundo que enfrenta estas paradojas y conflictos sin resolver, recordar la operación aliada en Normandía nos retrotrae a una epopeya basada en ideales compartidos que contribuyen a la reafirmación cultural y la construcción de ciudadanía. Es bueno recordarlo siempre para fortalecer la esencia de lo que somos y aspiramos.

    Carlos A. Bastón