• Cotizaciones
    viernes 12 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    La elección de Valeria Ripoll (II)

    POR

    Sr. Director:

    Dice mi amigo Silvita que lo de Ripoll de vice es una jugada fantástica: ella es joven, bella, fuerte, durísima polemista, con un pasado de izquierda impecable como dirigente sindical de ADEOM y muchos años dedicada a causas sociales.

    Dice Silvita que, con esta atrevida jugada, la fórmula blanca contrarresta la fama de derecha conservadora que le imputan Gerardo Caetano y otros politólogos al Herrerismo, y busca rastrillar en grande los votos flotantes de la centro-izquierda. También es una jugada peligrosa: si es cierto lo que dice Caetano, muchos blancos conservadores pueden estar furiosos por la incorporación de una mujer y comunista (doble estigma), y pueden quitarle entusiasmo a la coalición y perder más votos que los que pueda cosechar Valeria. Sebastián da Silva, simpático ejemplo de conservador blanco, dice hoy: “Tengo dos hijos que se llaman Aparicio y Leandro” y “me gustan candidatos con más Masoller”; y luego, “el error de elegir mujeres” (como obligación). “Si te gusta tanto Valeria, cuidala”, le dije a mi amigo, y me cortó. Pobre Silvita.

    Daniel Heide