• Cotizaciones
    viernes 12 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    La guerra y la paz

    POR

    Sr. Director:

    La paz

    La validez de los gestos humanos nació en el saludo, con los primeros congéneres levantando la mano de las armas para compartir la paz. Se mantiene en el deporte integrado al “fair play”, que, como la costumbre es fuente de derecho, es una respetada norma en su práctica. Es una actividad lúdica, no una guerra. Después de los romanos, en el espectáculo deportivo no se mata a los protagonistas. El objetivo es ganar, no acabar con el contrincante. Y es voluntario, un contrato de adhesión a sus condiciones. Se deben aceptar o no se juega. Lo satisfactorio, gratificante y reiterativo es jugar, ganando o perdiendo. Y la victoria solamente es genuina si el ganador cumple las reglas. El honor no se pone en juego en un deporte pero se pierde rompiendo las reglas. Y la honestidad, que viene de honor, también se evidencia en el mismo. En la cancha de tenis, el que recibe marca, lejos de la vista del contrincante, si la pelota pegó dentro o fuera de la misma. Y en el básquet, el acusado de infracción se señala a sí mismo aceptando la falta.

    La guerra

    La guerra es la opción que rompe las reglas. Desde antes de nacer Cristo ya lo expresaba Sun Tzu: toda guerra se funda en el engaño. En el deporte, engañar es parte del juego pero con otro propósito; no es lo mismo ganar un juego que dañar al otro. Y la valentía no se demuestra solo en la acción, también en afrontar agravios sin contestar con otros.

    Las trampas en las normas

    Un caso de actualidad me produjo asombro. Un basquetbolista profesional amenaza en pleno partido a un contrincante. Posteriormente, la institución que marca las normas le impuso una pena de suspensión… ¡redimible con dinero! Que habilitó al mismo jugador a integrar su equipo, ganador al siguiente encuentro. Con estas exoneraciones no se gana en “buena ley”. No hubo una disculpa presencial del involucrado, sino un mensaje escrito en la red desde el semianonimato que no garantiza sea el autor. Tampoco percibí en los programas al respecto cuestionar la barbaridad de mercantilizar infracciones atentando contra la razón de ser de las mismas. Y, como si fuera poco, por extensión del mensaje, desvalorizar las competencias.

    Volver a las fuentes

    La anécdota tuvo un plus: el amenazador, redimido con dinero, se victimizó mudando de agresor a considerarse agredido. Así es como todavía justifican la guerra los responsables de la paz en sus naciones, haciéndonos partícipes de sus inhumanos efectos. En el deporte, el saludo previo y posterior a la lid se difundió en los eventos masivos desde hace algunas décadas. Y saludarse entre vencedores y vencidos, más que un ritual de cortesía, es un gesto mutuo de grandeza de la que hoy carecen los líderes responsables de la paz, irresponsables por ocasionar riesgo de guerra en todo el planeta.

    Arquitecto Luis Fabre