• Cotizaciones
    martes 11 de junio de 2024

    Sector TIC crece hacia el interior del país con 19 empresas nuevas desde la pandemia

    La mayor oferta educativa, los menores salarios, las necesidades de las pymes y el hecho de que “el interior estaba totalmente dormido en cuanto a digitalización” son algunas de las explicaciones

    Desde 2019 abrieron 19 empresas de tecnología de la información y comunicación (TIC) que operan en el interior del país y son socias de la cámara que agrupa al sector, llevando a 34 el total con actividad fuera de Montevideo. Veinte son propiamente del interior y las restantes funcionan como sucursales de empresas con sede en la capital.

    Una mayor oferta educativa relacionada con las TIC, los menores salarios pagados respecto a la capital y la posibilidad de atender de manera más cercana y personalizada las necesidades de clientes locales son algunos de los factores que favorecieron la radicación de firmas en el interior, según empresarios del sector consultados por Búsqueda.

    No es un fenómeno del todo nuevo. Bantotal se instaló en Guichón porque había una persona con un alto cargo cerca de esa localidad en Paysandú, Quanam se radicó en Bella Unión porque una de sus principales ingenieras tuvo que mudarse. Otras empresas se mudaron de Montevideo a Colonia y Salto porque sus socios son oriundos de esas ciudades.

    Sin embargo, si bien los casos son distintos, algunos actores ven en la mayor oferta educativa una de las razones claves para la expansión hacia el interior. Esa es, por ejemplo, la visión del presidente de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información (CUTI), Carlos Acle: “Los polos tecnológicos se desarrollan alrededor de oferta académica, pasa en todo el mundo, y en el interior hay cada vez más oferta educativa gracias a la Universidad Tecnológica (Utec), UTU y Udelar”.

    Casos. Mauricio Ronqui, fundador y CEO de ALTech dijo que abrió su empresa en San José por la necesidad de “volver a los orígenes y por la posibilidad de trabajar” desde allí con “círculos de empresas, conocidos y familiares que tenían muchos problemas con la digitalización”.

    Globant tiene su base en Montevideo, pero cuenta con una sucursal en Punta del Este. “La oficina física en Maldonado tiene el interés de atraer profesionales que no estén en la capital”, aunque eso “no quita que no tenga gente” también en Treinta y Tres y Salto, “no con oficina, pero tienen la posibilidad de trabajar desde casa”, explicó la country manager para Uruguay y Chile, Cecilia Targetta.

    Unas 50 personas van a la oficina de Globant de Punta del Este todos los días, que no son siempre los mismos, ya que a diferencia de la oficina en Montevideo no es obligatoria la presencialidad. La empresa cuenta con unos 150 empleados fuera de Montevideo.

    Targetta dijo que la experiencia de uno de los fundadores —que estudió en Tandil, Argentina, y al terminar debió ir a Buenos Aires a buscar la oportunidad de trabajo— lleva a Globant a darles posibilidades laborales a trabajadores de fuera de Montevideo. “Al diversificarse la educación, permite a las personas elegir no venir a Montevideo a estudiar y quedarse” trabajando en su ciudad natal, explicó.

    Fate Sistemas, de Minas, surgió primero ofreciendo una aplicación para celular en la que juntó las revistas de clasificado de la ciudad. Actualmente, tiene unos 700 clientes y ofrece un software para contratistas forestales que talan y trasladan madera a UPM, un producto que ha logrado exportar a Paraguay, contó Gonzalo Tellechea, uno de sus socios fundadores. La empresa también vende un programa para facturación, gestión, compras, manejo de recursos humanos y otras funcionalidades que se van agregando, así como desarrollos a medida, como aplicaciones para gimnasios, entre otros proyectos.

    En Salto hay “unas 20 o 25 empresas de tecnología” del grupo Norte Tecnológico —un espacio integrado por las empresas de tecnología de Salto, Paysandú, Artigas y algunas ciudades de Argentina—, explicó Valentina Tortarolo, miembro de la directiva del grupo, integrante de la CUTI y encargada de ventas en Abstracta, empresa con sucursal en la capital salteña. Según dijo, la apertura de esa oficina en Salto se dio por razones familiares del CEO. “En ese momento no había tanta oferta educativa ni empresas” de tecnología, explicó.

    Cercanía y salarios. Para Ronqui, en el caso de empresas no exportadoras —como la suya—, la principal ventaja de ubicarse fuera de la capital es la cercanía con sus clientes, “la posibilidad de brindar un servicio con atención personalizada y conociendo la idiosincrasia de las pymes (pequeñas y medianas empresas)”. Aclaró que en el interior “es difícil conseguir clientes grandes”, por lo que la mayoría de las empresas TIC —salvo filiales de firmas de Montevideo— en el interior trabaja para ese mercado.

    “Es más difícil que una empresa de Montevideo, con sus precios y poca llegada local, pueda competir con un producto personalizado, salvo casos donde su producto se puede commoditizar”, explicó el CEO de ALTech. Agregó que su empresa se orienta a un nicho muy particular de clientes: “Son los que ven el valor agregado de trabajar con cercanía, que conozcas el negocio y que te permiten trabajar con ellos en un proceso de crecimiento”.

    Tellechea coincidió en que algunos clientes “prefieren contratar a una empresa del interior por el servicio que brinda”, con "respuesta inmediata". Contó que, en una ocasión, un cliente le dijo que con su empresa no se sentía como un “número”.

    Otra ventaja es la diferencia salarial. El interior “es un mercado que no paga los valores de Montevideo; te tenés que adaptar y es un mercado de alta competencia por recursos. Es un mercado de pymes para pymes”, explicó Ronqui. Esto lleva a su empresa y a otras, como Fate Sistemas, a contratar desarrolladores junior, dado que es muy costoso mantener perfiles senior.

    Respecto a los salarios, Targetta explicó que Globant “no tiene diferencias entre uno y otro lugar”.

    Para Tortarolo, en Salto hay una menor competencia por recursos humanos que en Montevideo, además de una cultura a permanecer en la empresa. “No hay tantos chicos disponibles, pero cuando encontrás uno sabés que tenés a alguien fiel que va a crecer contigo. Hay chicos que están hace siete u ocho años”, indicó.

    Reconoció que puede existir una diferencia de sueldos con Montevideo para las empresas del interior, aunque en el caso de Abstracta “hace un par de años se regularizó: cada uno puede vivir donde quiera, por más que donde lo haga no haya oficina”. Y mencionó el caso de una empresa de Montevideo muy grande que encontró beneficio de abrir una oficina en Rivera y contratar “una buena cantidad de personas bilingües, con sueldos más bajos que Montevideo”.

    Digitalización. Para Ronqui, el surgimiento de empresas TIC en el interior se debe a que la mayoría de las firmas del sector están enfocadas en la exportación. Eso “dejó un espacio en el interior que estaba totalmente dormido en cuanto a digitalización, todo era a cuaderno o a lo sumo Excel”. Ahora las pymes “se están dando cuenta y quieren esa tecnología pero no al costo de las empresas que lo hacen para afuera, ahí hay un espacio”, sostuvo.

    Acerca del grado de digitalización de las pymes, Tellechea explicó que la mayoría “le escapa a la digitalización o a la cultura de registrar información (...). Hay quienes llevan el stock, el reparto, el recorrido, la geolocalización de los vendedores, y después hay empresas con el mismo sistema, las mismas posibilidades y en el mismo rubro que ni siquiera tienen el stock cargado, lo usan para facturar y nada más”. Muchos tienen sistemas dada “la obligatoriedad de DGI a facturar electrónicamente, si no, seguirían a papel, porque es un gasto”, agregó.

    Targetta opinó que “hay mucho lugar para seguir digitalizando”.

    El fundador de ALTech agregó que muchas empresas son de tecnología y de consultoría, porque muchas pymes “tuvieron experiencias fallidas de digitalización, contrataron a un freelance que les hizo un programa y no les respondió más. La digitalización vino para quedarse; ya no va más hacer un programa y dejarlo quieto por años. Lo van a tener que aggiornar, van a surgir nuevas necesidades y habrá que actualizarlo, y van a necesitar un proveedor que los acompañe en ese proceso”.

    Capacitación. Si bien desde la CUTI no cuentan con datos que permitan vincular la oferta educativa a la llegada de empresas al interior del país, para Acle, si no se hubiera ampliado el acceso a la capacitación, “a las empresas les sería mucho más difícil conseguir gente”.

    Eco-Empresas Tecnológicas-Nicolás-Garrido.jpg
    Carlos Acle.

    Carlos Acle.

    Acerca de la cercanía con la Utec de San José, Ronqui opinó que “es ampliamente positivo” y lo describió como un “vínculo de ida y vuelta”, en particular en ese departamento. Hay una mesa de tecnología que “genera un círculo virtuoso para los jóvenes que estudian, para mapear oportunidades locales, para la intendencia al tomarlos como pasantes”, y la Utec tiene “en consideración” al sector TIC, a la vez que las empresas locales absorben para recambio de sus plantillas a los estudiantes que no cuentan con un trabajo. Todo eso “permite pasantías sin el desarraigo”, aunque después de la pandemia ya no se precisa que los trabajadores “estén presencial en ningún lado”.

    El socio fundador de Fate Sistemas opinó que “se va por buen camino con la descentralización de la Utec y también con las posibilidades de aprender hoy de forma remota con recursos como la ORT y la Asociación de Jóvenes Empresarios. Ese tipo de cosas facilita que la gente se siga formando y haya más oportunidades”.

    Para Globant, la presencia de la Utec y la Udelar “sin dudas que ayudó un montón” para cubrir vacantes en el interior. “Antes las personas tenían que venir a Montevideo a estudiar y su trabajo estaba allí. Ahora tenés la posibilidad de quedarte estudiando en tu lugar o más cerca, y además trabajar desde ahí”, señaló Targetta.

    A la hora de encontrar talento también ayudó. “Si nos quedáramos solo con el mercado de Montevideo, lo recorremos una y otra vez. Esto es un mercado mucho más amplio”, explicó la ejecutiva de Globant. Agregó que “hay ciudades grandes en el interior donde el talento tal vez estaba trabajando en otra cosa. No nos olvidemos de la posibilidad de reconversión, por ahí podemos buscar profesionales de otras áreas que se sumen a la industria”.

    La Udelar no contaba con carreras de tecnología hasta el año pasado, cuando la Facultad de Ingeniería llevó la carrera de Analista Programador a Salto. Esa oferta educativa influyó positivamente sobre Abstracta y transformó a Salto, que “es un hub educativo importante”, dijo Tortarolo.

    Descetralización. Ronqui criticó la mentalidad del interior de no acercarse a Montevideo. “Hay un debe del lado nuestro. (...) Hay que ir a ver dónde están haciendo los negocios para ver cómo los hacen, para vincularse, contar lo que estoy haciendo y validar ideas”, dijo.

    Para que surjan más empresas nuevas, Tortarolo explicó que desde el Norte Tecnológico se alienta al espíritu emprendedor de los estudiantes. “El norte funciona como red de facilitación para esas personas que se les ocurre fundar su emprendimiento”, señaló. Además, dijo, se discutió “cómo acercar las herramientas del programa de la Agencia Nacional de Desarrollo Modo Digital a la gente de Salto que podría ofrecer esos instrumentos a sus clientes”.

    También, contó, después de trabajar en la CUTI proponiendo la descentralización, recorriendo distintas ciudades, conversando con actores locales y conociendo la oferta educativa, "Hoy no sé si es tan viable que las empresas encuentren un lugar donde abrir un espacio como lo hizo Abstracta, que tenía un montón de condiciones como el proyecto del CEO y que este consiguió un local físico muy fácil gracias a su suegra”, señaló Tortarolo.

    Consideró que es más fácil que las empresas de Montevideo ofrezcan coworks en conjunto con actores locales, donde se contrate a un senior para liderar a juniors, que montar toda la infraestructura que necesita una empresa. “Aún más teniendo en cuenta la coyuntura económica global y la recesión en los Estados Unidos”, aseguró.

    Acle adelantó que el plan 2025-2030 de la cámara incluirá un capítulo con acciones específicas para la descentralización: “Ahora que se generaron estos polos alrededor de la Utec, UTU y otras universidades hay que construir una oferta interesante para las empresas”.

    El presidente de la CUTI opinó que, aprovechando la mayor oferta de capacitación en el interior, también sería deseable que hubiera políticas departamentales para atraer empresas, generando infraestructura. “Está el caso de Paysandú, que tuvo la estrategia de acondicionar la planta de Paylana en un cowork, donde se instaló la empresa Sofka en 2022. Sería interesante pensar en políticas de ese estilo”, afirmó.

    Para Acle, en el caso de Rivera y dada la fuerte retención desde Brasil a la contratación de servicios desde el exterior, “se podrían crear empresas binacionales que puedan operar en ambos territorios para así fomentar la llegada de empresas internacionales o brasileñas que quieran trabajar desde Uruguay para el mundo y/o el mercado brasileño”. De todas formas, dijo, este es un proyecto a largo plazo, ya que implica “temas de Cancillería, pero puede ser una oportunidad interesante para desarrollar esa zona”.

    Otra política con un impacto “muy positivo para quienes estén estudiando tecnología sería que el sector público se enfocara en contratar perfiles de tecnología en el interior a la hora de armar sus equipos de tecnología, generando más oportunidades", señaló Acle.