• Cotizaciones
    domingo 14 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    La masonería femenina rescindió concesión del Castillo Pittamiglio y la intendencia prepara un nuevo llamado

    La Gran Logia Femenina del Uruguay decidió cesar el contrato antes de tiempo, al considerar que habían “terminado un ciclo” en el emblemático edificio

    La mística que envuelve al castillo construido por el arquitecto Humberto Pittamiglio a comienzos del siglo XX en la rambla de Trouville parece conciliar con la imagen enigmática que rodea a la masonería. Es así que, cuando la Gran Logia Femenina del Uruguay decidió hacer del emblemático castillo uno de sus sitios de referencia en 2015, la iniciativa fue aceptada casi de forma inmediata.

    Sin embargo, el vínculo entre el edificio y la institución cerró su ciclo días atrás, cuando la organización de mujeres masonas —que en 2024 cumplió 20 años de existencia— decidió rescindir el contrato de concesión de uso del inmueble, que poseía al menos hasta el 2035.

    Así lo explica una resolución de la Intendencia de Montevideo (IM), publicada el pasado 5 de julio, a la que accedió Búsqueda. Según indica el documento, el prosecretario general de la comuna en su calidad de presidente de la Comisión Especial Mixta (integrada por referentes de la intendencia y ediles), expresó, en un informe del 24 de junio, que la asociación “había manifestado su voluntad de rescindir el contrato de concesión” otorgado para el “desarrollo de actividades sociales, culturales y gastronómicas” que favorecieran la visita del público al edificio.

    La resolución señala que se trata de un “acuerdo de mutuo disenso”. Además, indica que la custodia del castillo se revocará al momento en que se obtenga un nuevo concesionario, para lo cual la IM prevé “realizar un llamado abierto a asociaciones civiles” interesadas.

    Mientras se lleva a cabo la convocatoria, la administración del inmueble quedará en manos de las dos subconcesiones que operan en el espacio, una otorgada a la empresa Subito Red Desarrollos SRL, encargada de gestionar el desarrollo cultural del museo Pittamiglio, y otra a la empresa Cabrera Dumit Mathias, titular del establecimiento Castillo Pittamiglio by Baps, que gestiona el restaurante. Para ello, se realizó un comodato precario (sin plazo) a los efectos de que se continúe con los servicios y se mantenga el castillo abierto.

    Fuentes de la IM confirmaron que “ya se realizó el contrato de rescisión” de la Gran Logia Femenina del Uruguay. Explicaron que, si bien el plazo de la concesión era por 20 años, el contrato daba la posibilidad —una vez pasados los primeros cinco años y con “previo aviso”— de solicitar la “rescisión unilateral”.

    Respecto a la futura concesión, las fuentes aseguraron que trabajan en un llamado abierto a asociaciones civiles sin fines de lucro para propuestas “enfocadas en el cuidado del edificio y de corte cultural”. La Comisión Especial Mixta será quien evalúe los proyectos que se presenten.

    Objetivo cumplido

    Consultada por Búsqueda, la Serenísima Gran Maestra María Estela Vieras explicó que el lunes 8 se firmó la rescisión del contrato con la IM “de común acuerdo”. La Gran Logia Femenina del Uruguay, indicó, “ya no forma parte del Castillo Pittamiglio y ya dejó de tener la responsabilidad del mantenimiento edilicio y cultural de ese espacio”.

    Según Vieras, durante los nueve años en que dirigieron el espacio se comprometieron a hacer el mantenimiento edilicio de un edificio declarado de interés para la ciudad de Montevideo, así como el mantenimiento de la actividad cultural. Para eso, la logia tenía dos subconcesionarios trabajando, uno dedicado al museo Pittamiglio y a la actividad teatral, ferias culturales y presentaciones de libros, y otro encargado del área gastronómica.

    “La Gran Logia Femenina del Uruguay trabaja en tratar de mejorar la sociedad en la que vivimos. Está parada en los principios de libertad, igualdad y fraternidad y en tratar de construir una sociedad más justa, equitativa, libre y fraterna. Y trabajar por la cultura de un país es una forma de lograr ese objetivo, porque la cultura te hace más libre e iguala a las personas”, señaló Vieras sobre qué las llevó a hacerse cargo del Pittamiglio. Agregó que la logia “dejó el corazón tratando de que realmente el castillo se convirtiera en un ámbito cultural para todos los montevideanos y para todo el país”.

    El edificio, vivienda del alquimista Pittamiglio, era muy simbólico para la organización, al poseer mucha simbología alquímica y masónica. El castillo fue revalorizado y bien mantenido desde el punto de vista arquitectónico, mientras que “quedó en funcionamiento” la parte cultural, resaltó Vieras.

    Entre las mejoras que realizó la gran logia durante estos últimos años, mencionó la limpieza íntegra del edificio, la construcción de una nueva red sanitaria, la revitalización de muros de piedra, la recuperación de pisos originales y el mantenimiento permanente de la construcción. También se recuperó la zona del restaurante, que estaba abandonada cuando recibieron el edificio, se revitalizó el espacio jardín interior y se restauró la réplica de la escultura Victoria de Samotracia con una empresa especializada.

    “La gran logia se comprometió a mantener y recuperar el edificio y su valor patrimonial, y a su vez tener apertura cultural, proyectarse a la sociedad desde el punto de vista de la cultura. Todo eso se logró en muy poco tiempo, nos sentimos muy satisfechas”, celebró Vieras, quien atribuyó el éxito “al buen relacionamiento” con la IM.

    Respecto a las razones que llevaron a la masonería femenina a rescindir el contrato en menos de la mitad del tiempo previsto, la gran maestra explicó que decidieron hacerlo debido al enorme crecimiento que ha tenido la logia. Según dijo, cuando asumieron la concesión en 2015 la organización contaba con 500 integrantes y 15 logias, mientras que actualmente está compuesta por más de 1.000 mujeres y 30 logias en todo el país.

    “No nos daban los tiempos para todo y nuestra principal tarea como Gran Logia Femenina es llevar la luz de los valores masónicos a más mujeres en toda la república. El crecimiento tan grande que tuvimos implica mucho trabajo y mucha dedicación horaria, por eso consideramos que estábamos terminando un ciclo en el Castillo Pittamiglio, para poner todo nuestro esfuerzo en lo que sabemos hacer, que es la masonería”, señaló.