• Cotizaciones
    miércoles 17 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Canciones que enamoran

    Silvia Pérez Cruz vuelve a la Zitarrosa

    ¿Quién es Silvia Pérez Cruz? Muy sencillo. Busque el video donde agradece el Goya a la canción original que ganó este año por la banda sonora del filme Cerca de tu casa, y lo sabrá. Por lo que canta y, sobre todo, por cómo lo canta. Escuchándola queda claro por qué es la principal novedad de la música española de esta década. Como Jorge Drexler doce años atrás, esta catalana nacida y criada en un pequeño pueblo del Mediterráneo cerca de Barcelona, agradece el premio cantando una canción de protesta: No hay tanto pan, sobre los desalojos en masa ocurridos en España en los últimos años. “Quise hacer algo útil, y lo que dice esa canción es necesario, y una canción tiene mejores armas para hacerse oír”, dijo a Búsqueda Pérez Cruz, quien brindará dos conciertos en la Zitarrosa el sábado 17 y el domingo 18 a las 21 (entradas en Tickantel de $ 700 a $ 1.200).

    Su debut en Montevideo, en la misma sala un año atrás, reveló su gran talento vocal y su vuelo interpretativo, y la catalana se llevó la valija llena de ovaciones. Ahora volverá a presentar su flamante disco Vestida de nit, junto a un quinteto de cuerdas (dos violines, viola, cello y contrabajo), que combina temas propios, versiones como Hallelujah, de Cohen y una increíble transmutación de Lambada, signo de su visión para encontrar la esencia en aquel hit brasileño que bailó medio planeta. “Príncipes de red, héroes de temporal, amigos del buen tiempo, azul como el agua de un mar antiguo, blanca de espuma, dulce como el aire, gris de gaviota, dorada de imágenes, vestida de noche”, dice esta habanera compuesta por sus padres cuando era una niña. “Son canciones que adoro, que me permiten volar con la sonoridad de este quinteto: tocan de memoria, improvisan, paran y vuelven a empezar. Como si fueran un guitarrista. No hay partituras, son cinco instrumentos hermosos de madera antigua, y ellos tocan con el corazón. Y si hay que equivocarse, nos equivocamos”.

    Pérez Cruz se formó como cantante de jazz y después desandó ese camino y volvió a su origen: la canción. “He bebido de muchos estilos pero canto las canciones que me enamoran. No veo separada la música de la emoción que contiene y trato de cantar esa emoción. El género me da igual. Un flamenco dice ‘ole’ y un jazzero dice ‘yeah’ por las mismas razones: peso y verdad. Y las canciones hablan todas de lo mismo: amor, desamor, muerte, primavera, que no deja de ser amor, y fiesta”.

    Es de la clase de artistas que contagian, y así explica esa cualidad: “Si te gusta un músico, a veces caemos en el error de intentar imitar su forma. Lo que nos cautiva es que esa persona está conectada con ella. Puedes aprender para incorporar vocabulario pero en ti eso no va a funcionar. Tienes que encontrar tu propia voz. No es fácil pero cuando ocurre te das cuenta, es de verdad, y eso es lo que sale”.

    Vida Cultural
    2017-06-08T00:00:00