Martínez dice que si tuviera la edad de Mujica y Astori, daría un paso al costado en 2019 para dejar lugar a la “renovación”

9min
Nº1926 - al de Julio de 2017
entrevista de Matías Larramendi y Guillermo Draper

En su época de trabajo como ingeniero, Daniel Martínez le dijo a su amigo Fernando Puntigliano: “Si algún día estamos en política, cuando tengamos cierta edad, nos vamos a ir”. Ahora que es intendente de Montevideo y una de las figuras de renovación más importantes en el Frente Amplio, sigue pensando lo mismo. Por eso, aunque respeta todas las decisiones, si tuviera la edad que hoy tienen el senador y expresidente José Mujica y el ministro de Economía, Danilo Astori, no se presentaría a las próximas elecciones presidenciales y daría “un paso al costado” para darle lugar a los más jóvenes.

“Así decida o no ser candidato, creo que la renovación siempre es buena. Se necesita culturalmente, pero esa es una opinión personal y no quiero involucrar a nadie”, dice Martínez, cuyo nombre es de los que más suenan dentro del partido de gobierno para competir en las internas y ser el candidato presidencial en 2019.

La tarea no será sencilla. “Creo que hace tiempo que me pusieron un cartón con círculos concéntricos que dice `pegue aquí´”. Y cuanto más crece en las encuestas que lo colocan como candidato presidencial, asegura, peor es. “Eso te lo doy firmado, muchacho, te lo doy firmado”.

Al margen de su candidatura, el Frente Amplio tiene trabajo por delante si quiere alcanzar un cuarto gobierno nacional, según Martínez. La caída en intención de voto de su fuerza política en las últimas encuestas, que lo ubican por abajo del Partido Nacional, le genera “preocupación”. El intendente entiende que el oficialismo no supo manejar algunas situaciones, y la polémica generada en torno al vicepresidente Raúl Sendic tampoco ayuda.

Pero más allá de observar el escenario global, Martínez centra sus energías en su tarea como intendente, la cual será la plataforma que lo impulsará hacia la presidencia o a intentar repetir al frente de la comuna. La profesionalización en los procesos de trabajo, los avances en el área de limpieza, la incorporación de tecnología para mejorar la gestión y el plan de una batería de obras, son algunas de las acciones que hizo en estos dos años de gobierno. Esas son, también, credenciales que buscará mostrar en el futuro electoral.

A continuación, un resumen de la entrevista que tuvo con Búsqueda.

—¿Qué evaluación hace de estos dos años de gobierno?

—Creo que se pasó un primer año con problemas, tratando de ordenar. Este segundo año ha servido para enfilarse para la concreción de unas cuantas cosas, con una casa ya más ordenada.

Yo dije: “No quiero que se arme un solo proyecto más en la Intendencia sin un sistema de planificación estratégica, sin un sistema de gerenciamiento de proyectos donde estén marcado los hitos, que se reflejen los tiempos, las respuestas, los atrasos, cuánto va a estar gastado en tal obra, etcétera”. A alguno puede parecerle un gasto al cuete, pero no, porque eso significa poder tener control, poder presupuestar con una base cierta y saber de cuánta plata voy a poder disponer de tal fecha a tal otra. Con mi cabeza de gestión y de ingeniero, eso es muy, pero muy importante.

A veces eso ha llevado que algunas cosas se —entre comillas— enlentezcan. Por ejemplo, el proceso del Fondo Capital, con la aprobación en la Junta Departamental, con la aprobación del Banco Central, y después con varios meses en los que cada pliego fue revisado... todo eso es para dar transparencia. Hoy justo largamos el primer tramo del proyecto para transformar avenida Belloni y está por salir el segundo tramo. Y también ya están por salir las obras en la avenida San Martín. Los cambios en camino Cibils y el pasaje que haremos por debajo de avenida Italia saldrá el primero en un mes y el segundo en dos meses.

Algo similar sucedió con el fondo que recibimos del Ministerio de Economía y Finanzas, que recién se aprobó el otro día. Sin eso nosotros no podíamos empezar a sacar algunas licitaciones para obras. Igual no vamos a hacer las obras que tenemos proyectadas todas juntas porque si no, la ciudad se para. Vamos a escalonarlas.

—Tiempo atrás dijo que el primer año lo dedicó a apagar incendios heredados de la administración anterior. ¿Todavía queda alguno?

Hoy por hoy, no hemos tenido emergencias, sino más bien situaciones puntuales. Y ya empezamos a tener todo más planificado, más transversalizado, con procedimientos. Creo que lo que ha avanzado mucho también es el tema de la ciudad inteligente y la mejora de la gestión a partir de la tecnología.

—Lo que está diciendo es que, más que proyectos concretados, se sentaron las bases para poder resolver los problemas de los temas centrales que competen a la Intendencia, como la limpieza...

—En limpieza claramente sí. Inclusive, el paro que realizó recientemente Adeom en esa área, hace un año hubiera generado que la ciudad quedara tapada de basura. Y si bien es cierto que en algunas zonas como Piedras Blancas hubo desbordes, estos fueron muy puntuales y quedaron rápidamente todos los circuitos cubiertos. El hecho de haber repuesto la flota de camiones hizo que estemos pudiendo cumplir con el servicio. La cantidad de veces que los camiones pasan por el contenedor ha aumentado. También pusimos 4.000 contenedores nuevos, vamos a extender a 2.000 más y vamos a sacar una licitación para cambiar 6.000 contenedores más el año que viene. El objetivo es que a fines del 2019 tengamos el 100% de los contenedores cambiados.

Al tener controlada la situación también pudimos lanzar la campaña educativa. Estamos trabajando en una campaña de seguimiento y de sanción, atacando para limpiar basurales por zonas, lo que es muy importante. Allí ponemos cámaras, porque si no, se vuelve a generar el basural.

—Hay directores de la Intendencia que dicen que es natural que usted sea precandidato presidencial del Frente Amplio en las próximas elecciones. ¿Se siente preparado para competir por la presidencia?

Ni siquiera me planteo el tema. Estamos hablando de un año y medio, la cantidades de cosas que pueden pasar son brutales. Falta mucho.

—Las encuestas también lo posicionan bien...

Las encuestas son fotos de la realidad. Alguno me dice: “Ya venís con varias fotos, muchacho”. Puede ser, pero las cosas pueden cambiar.

—Pero hasta el presidente Tabaré Vázquez lo mencionó como uno de los posibles recambios de cara al 2019. ¿Qué opina?

—Está bien. Estoy muy feliz haciendo lo que estoy haciendo, y les puedo garantizar que voy a ser igual de feliz dedicándome de vuelta a la actividad privada. Además, yo no descarto para nada la posibilidad de pensar en una segunda gestión en la Intendencia. ¿Por qué no? Van a empezar muchas cosas en este período que no se van a terminar cuando termine la administración, entonces tener la posibilidad de culminar siendo intendente muchas cosas que comencé, no me desagrada para nada. Estoy disfrutando mucho ser intendente.

—No es fácil encontrar o construir un candidato presidencial en poco tiempo. Usted es una figura sobre la que las encuestas marcan que tiene un buen perfil, ocupa un cargo de visibilidad y por ahora no aparecen otros posibles candidatos claros…

—Por ahora no. Por lo menos en las encuestas parecería que no. Perdón, hay que ver qué pasa con “Pepe” (Mujica) y con Astori. Es un dato de la realidad. Cada uno puede decir “hoy no me interesa”, pero eso puede cambiar, ha pasado.

—¿Cree que el hecho de que las encuestas le den bien lo hace un objetivo más habitual de ataques políticos?

—Creo que hace tiempo que me pusieron un cartón con círculos concéntricos que dice “pegue aquí”. Siempre digo que no hay que gastar demasiadas balas en los apóstoles del odio. A mí me preocupa mucho que políticos, principalmente de la oposición, utilizan la canallada para competir. No todos tienen la misma actitud y uno a veces lee cada cosa, sobre todo en las redes sociales —sean trolls, cuentas truchas o actores reales. Bajemos la pelota. Hay buenos y malos en todos lados, hay personas en todos los partidos, no podemos ser cómplices de esto.

—¿Cuanto más lo visualizan como candidato más le pegan?

—Eso te lo doy firmado, muchacho, te lo doy firmado.

—¿Qué opina de que Mujica y Astori puedan lanzarse como candidatos a la presidencia en 2019?

—Olvidate de mi eventualidad. Así decida o no ser candidato, creo que la renovación siempre es buena. Se necesita culturalmente, pero esa es una opinión personal y no quiero involucrar a nadie.

Lo de la renovación lo decíamos con “el Punti” (el actual director de Desarrollo Ambiental, Fernando Puntigliano) hace muchos años, cuando trabajábamos como ingenieros: “Si algún día estamos en política, cuando tengamos cierta edad, nos vamos a ir”. Es una actitud. En la fábrica mis opciones eran formar a la gente. Me parece que es una forma de ver, pero no es que sea excluyente, y decidan lo que decidan lo voy a respetar. Esto es aunque yo sea o no sea candidato presidencial. Hoy tal vez sea nuevamente candidato a intendente.

—¿Eso quiere decir que si usted tuviera más de 75 años como ellos daría una paso al costado para darles un lugar a las nuevas generaciones?

—Eso va en cada uno... yo tal vez sí, pero es algo mío, no digo que los demás tengan que ser así. Hay pila de gente que no lo piensa, aunque yo sí porque para mí es importante ser coherente con mis principios. Será porque me pesó lo que decíamos con “el Punti”.

Pero no estoy cuestionando: ¿Quién puede negar el papel de Astori? Si bien yo tengo matices, apunto a políticas más desarrollistas y creo que en la microeconomía hay que realizar políticas más activas, creo que la historia le va a reconocer el papel que tuvo en lo que fue la estabilidad económica del Uruguay. Lo digo porque, aunque tengo matices, le tengo respeto y admiración.

Por otro lado, la historia, cuando salga la bronca y el momento, también le va a reconocer el papel que tuvo “Pepe” por cómo prestigió al país a escala internacional, por cómo abrió millones de puertas. Por eso les reconozco el derecho de ser candidatos, tienen más que credenciales. Si ellos se deciden tirar, quien va a decidir es la gente.

—A usted las encuestas lo favorecen, pero no así al Frente Amplio. En una de las últimas mediciones el Partido Nacional superó en simpatía al oficialismo. ¿Qué opina?

—Es preocupante. Tampoco es que los partidos tradicionales crezcan demasiado. Lo que queda claro es que cae el Frente y aumentan los indecisos. Creo que hay un montón de factores que influyen y no se puede ser simplista en el análisis. De repente, el Frente ha cometido errores, han pasado cosas que han afectado su imagen. Siempre trato de ser autocrítico, o sea, ante un problema me pregunto primero qué responsabilidad tengo.

—¿Puede ser que el resultado desfavorable que tuvo el Frente Amplio reavive aquello de que el susto de perder las próximas elecciones “despierte al mamado”?

—Puede ser. Creo que nos ha costado responder a un montón de situaciones. También nos ha costado encarar con un grado de fraternidad determinados problemas, y otros problemas no los pusimos en su justo lugar.

—¿Qué opina de las críticas que recibió el vicepresidente Raúl Sendic, que también vinieron desde dentro del Frente Amplio?

—Lo que digo es que te regalo estar en la piel de Sendic en este momento. No se lo deseo a nadie. Ni a mi peor enemigo.

—¿Cree que todo es parte de una campaña en su contra que se creó en Estados Unidos como él dice?

—Tengo a alguien muy cercano en mi vida que siempre tiene una teoría conspirativa. A mí me dicen que soy demasiado bueno y no les doy corte a los ataques... en la vida me fue bien haciendo, como empresario y como dirigente sindical. Y me avergüenza las veces que entré en la lógica perversa de hablar mal de alguien. Entonces nunca pienso mal y no estoy en condiciones de hacer un juicio al respecto. Lo único que digo es que te regalo estar en la piel de Raúl.

—¿Cuánto influye la mala imagen de Sendic y la polémica de su título y las tarjetas en la caída que el Frente Amplio tuvo en las encuestas?

—Creo que puede haber influencia. Hay una masa de frenteamplistas, entre un 17% y un 15%, que están desencantados y están viendo qué hacer. Cuánto porcentaje responde a cada cosa no sé, pero hay montones de temas, como el de los “cincuentones”, que impactan. Uno escucha muchos temas.

Se está dando una revitalización económicamente importante y se está hablando de un crecimiento del 3%, lo que es brutal y el país tiene que festejar. Pero, sin embargo, el crecimiento se da en actividades que no están derramando demasiado en la ocupación. Y claro, hay un montón de cosas que inciden en el humor y la sensibilidad de la ciudadanía, pero para saber cuánto incide cada una habría que hacer una encuesta individual.