• Cotizaciones
    viernes 12 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    “Apagar el incendio” y volver a “niveles razonables” de criminalidad en Uruguay “costará sangre, sudor y lágrimas”

    Hay que “obligar” a trabajar a los presos con problemas de adicción y si alguno no quiere, hay que “insistir hasta que el tipo ‘se quiebre’”, dice el coronel retirado Antonio Romanelli, coordinador en seguridad de Cabildo Abierto

    El problema de criminalidad que enfrenta Uruguay tiene una explicación clara para el coronel retirado Antonio Romanelli, el coordinador en materia de seguridad de Cabildo Abierto (CA). “La gente que gobierna en este momento no tiene idoneidad para la seguridad. Ellos siempre estuvieron en la vereda de enfrente, tirando piedras; entonces, cuando les toca cuidar no saben qué hacer, ¿ta?”, zanjó el exmilitar, mientras unas 30 personas lo escuchaban el martes por la tarde en un local partidario.

    A lo largo de más de una hora, Romanelli detalló propuestas de CA en seguridad pública, uno de los puntos fuertes del candidato presidencial de su partido, Guido Manini Ríos, y atacó medidas adoptadas por los gobiernos del Frente Amplio.

    Romanelli, militar retirado en 2010, máster en Seguridad y Defensa Hemisférica y en Estrategia, dijo que recuperar “la línea base” en seguridad —por los niveles “aceptables de homicidios y rapiñas” en Uruguay— “costará  sangre, sudor y lágrimas”.

    Según las últimas encuestas, CA se consolida como la cuarta fuerza política del país, con un nivel de intención de voto que le otorga chance firme de entrar al Senado. 

    Recién ingresado a la política, Romanelli, quien con grado de alférez fue custodia en las barracas del Penal de Libertad entre 1978 y 1979, durante la dictadura militar (1973-1985), fue acusado de “torturador” por 41 expresos políticos que firmaron una carta pública. El exmilitar negó “absolutamente todo” el lunes 9 al ser consultado en el programa radial En perspectiva y anunció acciones legales. 

    Antonio Romanelli

    La espuma de la cerveza

    “Hay que empezar a hablar en serio”, sostuvo el especialista en seguridad en la sede partidaria de Avenida Italia y Propios, donde señaló “la falta de reacción del Estado” y “el gasto innecesario” en el combate a la criminalidad, y enumeró los peligros que amenazan a la población uruguaya y “muy especialmente” a los representantes de la Justicia.

    CA proyecta la creación de una “Policía judicial” —un organismo que dependa del Poder Judicial o de la Fiscalía, dotado con “no menos de 600 efectivos”— que, según Romanelli, tendrá un costo de unos US$ 6 millones anuales. A eso, sumó el llamado “cuerpo de serenazgo” —modalidad similar al de vigilante privado— para cubrir Montevideo, con una inversión superior a US$ 40 millones anuales.

    Según el experto, la inseguridad en Uruguay llegó a niveles “alarmantes” y es necesario “apagar el incendio en el primer año” del próximo gobierno.

    “¡No podemos tener 400 muertos en un año! ¡No podemos tener tantas mujeres asesinadas impunemente! ¡Hay que hacerles sentir la presencia del Estado a esos delincuentes y asesinos de mujeres!”, exclamó Romanelli. “Hoy se pasan la pelota entre la Fiscalía, la Justicia y la División de Violencia de Género del Ministerio del Interior”, mientras crece el número de homicidios y rapiñas.

    Según el experto, la inseguridad en Uruguay llegó a niveles “alarmantes” y es necesario “apagar el incendio en el primer año” del próximo gobierno. CA impulsará una ley de urgente consideración para el 1º de marzo, dijo, y explicó que para que el nivel de seguridad vuelva a ser “aceptable” en el país debe haber “solo” 6 homicidios y 300 rapiñas por cada 100.000 personas al año. “Esa es la línea de base por la cual no hay problemas periodísticos, porque siempre hay un número duro de asesinos y delincuentes. Pero llegar a ese nivel aceptable de seguridad nos va a costar sangre, sudor y lágrimas, porque es atacar el delito más duro de todos”. 

    “Bueno, les dije todo esto porque ustedes me lo preguntaron, pero no me gusta hacer calentar a la gente”, precisó, y luego se valió de una imagen para explicarse: “Lo que tenemos en este momento en materia de delitos y criminalidad es como un vaso de cerveza con toda la espuma arriba. Por eso tenemos que sacar la espuma rápidamente a un nivel soportable, sobre todo en el tema de las rapiñas, donde hay una ‘cifra negra’ tremenda, porque mucha gente no denuncia robos”, dijo. 

    “Así sea yoga”

    El problema grueso del consumo de drogas, según CA, está en las cárceles. “Hay que empezar por los 7.000 drogadictos que tenemos en las cárceles (sobre un total de 11.000), porque es un deber moral, porque quien cayó en el delito y en la droga, cayó en lo peor. Por eso, el general Manini dice que hay que obligar a esa gente a trabajar. Tenemos que insistir hasta que el tipo ‘se quiebre’ y trabaje, haga algo, así sea yoga”, afirmó Romanelli.

    “¡No podemos tener 400 muertos en un año! ¡No podemos tener tantas mujeres asesinadas impunemente! ¡Hay que hacerles sentir la presencia del Estado a esos delincuentes y asesinos de mujeres!”, exclamó Romanelli.

    En otro tramo de su charla, prometió “voltear las bocas de pasta base con brigadas especializadas en el narcomenudeo”, como sucede en Argentina “con mucho resultado”. 

    Sobre el final, Romanelli sostuvo que “no todo funciona mal” en el Ministerio del Interior. Migraciones, Identificación Civil y Policía Técnica “andan muy bien”. “Científica necesita un banco de ADN con una base de datos universal, pero hoy la Policía no cuenta con la cooperación del Ministerio de Salud Pública ni de otras entidades de la salud para conseguir los datos y resolver los crímenes y otros delitos enseguida”, apuntó.

    Recuadro de la nota

    Con la marihuana “recreativa” “jodieron al Uruguay”

    Información Nacional
    2019-09-19T00:00:00