• Cotizaciones
    sábado 22 de junio de 2024

    Asesinato en supermercado golpea al Ministerio del Interior en un momento de transición por estrategias contra los homicidios

    Consternado fue el adjetivo que usó Luis Alberto Heber. Su rostro lo reflejaba. Adusto y decaído, el ministro del Interior encabezó una breve conferencia de prensa convocada para informar sobre los avances en la investigación del homicidio de un trabajador de 56 años de la empresa Ta-Ta, muerto por un disparo en la cabeza el lunes 29 durante una rapiña a un supermercado de la cadena en Parque Rodó. En la práctica, la conferencia de prensa se centró no tanto en la investigación del caso sino en la preocupación del gobierno ante un asesinato ajeno al esquema habitual de enfrentamiento entre bandas por drogas.

    “El Ministerio del Interior está consternado con lo que ha sucedido, con este homicidio de un trabajador, de un buen padre de familia. Todos los homicidios nos preocupan pero en forma especial cuando hay gente trabajadora que no tiene ningún tipo de contacto ni vínculo con el delito. Es gente que no está vinculada al delito y que pierde la vida frente a una rapiña”, señaló Heber, quien en enero valoró que el aumento del 25,2% de asesinatos ocurrido en 2022 casi no había afectado a las personas por fuera del mundo criminal.

    La situación —que, según el ministro, también “pega duramente a la institución policial”— se da en un contexto particular de la Policía Nacional, donde hace tres meses asumió una nueva jerarquía con un enfoque científico en reemplazo a una conducción anterior más tradicional, instintiva y verticalista en el mando. El director José Manuel Azambuya ocupó el cargo en marzo con el objetivo de “prevenir el delito mediante la obtención de información útil que produzca inteligencia y anticipe las acciones criminales para operar desde un abordaje estratégico y táctico”, según comunicó a sus superiores políticos.

    Fuentes policiales consultadas por Búsqueda señalaron que la idea de Azambuya “aún está en proceso” y por el momento no se tradujo en cambios significativos en la operativa ni en las unidades policiales.

    Más allá de la estrategia policial, la nueva política del ministerio está en espera. En abril Heber presentó públicamente un documento sobre seguridad integral y preventiva que contiene 15 propuestas consensuadas en la coalición. Las propuestas están ahora en otra etapa de discusión, que incluye a académicos universitarios, integrantes de organizaciones no gubernamentales y sindicatos policiales.

    Una de las iniciativas plantea que referentes comunitarios colaboren con la Policía al actuar de mediadores entre bandas de microtráfico para que la resolución de conflictos por drogas no desemboque en asesinatos por ajuste de cuentas. Estas personas, entre las cuales podrán incluirse a exreclusos reintegrados a la sociedad, trabajarán en las zonas operativas 3 y 4 de la Jefatura de Policía de Montevideo, que comprenden barrios al norte y el oeste de la ciudad. La iniciativa será financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo con base en experiencias internacionales similares que enfrentaron la violencia callejera en ciudades de Estados Unidos, Colombia, Honduras, Jamaica y México, entre otros. Sin embargo, el desarrollo del plan piloto viene más lento de lo esperado.

    Por el momento el ministerio está en negociaciones con Cure Violence Global, la ONG de origen estadounidense que el gobierno pretende contratar para hacer el primer análisis de la situación delictiva uruguaya. El proyecto está a cargo de Diego Sanjurjo, asesor de Heber y coordinador del Programa Integral de Seguridad Ciudadana del Banco Interamericano de Desarrollo, que funciona en el ministerio. Esta semana Sanjurjo destacó el descenso en las cifras de rapiñas, hurtos y abigeatos que tuvo Uruguay desde 2020, pero advirtió que el gobierno debe aplicar tarde o temprano las 15 propuestas de seguridad que se presentaron en abril.

    “¿Somos un país seguro? No, evidentemente no. Estamos lejos de un país como España, por ejemplo, que tiene una cultura similar a la nuestra, un nivel de desarrollo mayor, pero que uno camina por la calle y no se le ocurre que pueda ser asaltado. De eso estamos muy lejos. Y de eso trata el documento. Pegar un salto de calidad y tener una política de seguridad que sea integral, que sea preventiva, que compagine la prevención con la represión. Si no logramos esto, es muy difícil que podamos seguir bajando el delito. Va a llegar un momento que con estas carencias estructurales que tiene el país no podamos bajar más”, afirmó el lunes 29 entrevistado en Canal 5.

    Respuestas inaceptables

    El asesinato ocurrido el lunes en un supermercado volvió a poner a Heber en el punto de mira de la oposición. El Frente Amplio anunció ayer miércoles que interpelará al ministro por los homicidios de 2022 y los que van de 2023. La interpelación estará a cargo de Sebastián Valdomir, diputado del Movimiento de Participación Popular (MPP), con la intención de conocer los planes del gobierno en materia de seguridad pública. Heber ya concurrió al Parlamento para responder por temas penitenciarios y por el caso del pasaporte otorgado a Sebastián Marset, entre otros.

    “En dos años de pandemia los titulares se llenaron con los datos de la seguridad pública pero liberada la movilidad se dispararon las cifras y hoy la inseguridad volvió a ser el tema de mayor preocupación de los uruguayos. Con 148 homicidios en 150 días, es hora de que el gobierno se haga cargo de la situación. Con respuestas inaceptables y poco éticas, el ministro insiste en salir a la prensa con grandes titulares para decir que algunas muertes no quedarán impunes, sin saber muy bien qué pasó con otras investigaciones”, afirmó el MPP en un comunicado de prensa.

    Sin Santiago González, quien renunció este mes como director de Convivencia y Seguridad Ciudadana, la voz y la cara de la gestión en seguridad pública quedó casi únicamente emparentada con Heber, que el martes 30 concurrió a una reunión con vecinos del municipio G para escuchar sus reclamos. El director de la Policía Nacional, Azambuya, ha mantenido el mismo perfil bajo que su antecesor Diego Fernández, por lo cual la escasa exposición pública de la institución se mantiene en el jefe de Montevideo, Mario D’Elía.

    Información Nacional
    2023-05-31T23:15:00