• Cotizaciones
    viernes 12 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Bancos y bancarios aprobaron acuerdo para rescatar la Caja Bancaria

    AEBU celebró quitarle “parte de la plusvalía” al “capital”

    “Cuando la clase trabajadora recula, ¿la clase dominante qué hace?”, preguntó Lorena Lavecchia ante unas 3.500 personas que la escuchaban en el Antel Arena. “A ver los que estudiaron a Marx”, arengaba. Algunas tímidas voces dijeron “avanza” y ella lo gritó frente al micrófono. La propuesta que se discutía en la asamblea de la Asociación de Empleados Bancarios (AEBU) para “salvar” a la Caja Bancaria (CJPB) los convertiría en los “únicos trabajadores” que aceptarían trabajar más allá de los 60 años, una rebaja del “salario” y un impuesto a las jubilaciones para “seguir manteniendo a la clase dominante”. “¿Qué creen ustedes que va a pasar después?”, preguntó la dirigente de la corriente opositora Coordinación para el Cambio del sindicato bancario.

    Lavecchia cuestionó al sector mayoritario del Consejo Central de AEBU, que presentó una propuesta acordada en la órbita del Poder Ejecutivo e intentaba convencer a los bancarios de que algo “malo era bueno” y criticó el pedido de “unidad” de la dirección sindical, a la que definió como “profundamente antidemocrática”.

    Su visión crítica quedaría en minoría en la asamblea. Se aprobó que los trabajadores contribuirán con un aporte de US$ 378 millones entre 2024 y 2033 (el período caracterizado por déficits operativos en el instituto paraestatal), que surgirían de un impuesto del 4% a los jubilados y un aumento de la edad de retiro, convergiendo hacia el nuevo sistema común.

    Las empresas aportarían US$ 419 millones en ese período, al incrementarse 15% la Prestación Complementaria Patronal (PCP); al pagar un paratributo durante ocho años relacionado con su nivel de depósitos y por el costo de los aportes patronales por la extensión de la edad de retiro.

    La contribución del Estado está dada al otorgar una garantía soberana de hasta US$ 400 millones para la emisión de un bono por parte de la CJPB.

    Luego de Lavecchia, María Eugenia Estoup –que la reemplazó en la presidencia del sector de banca oficial de AEBU– defendió la fórmula acordada refiriéndose a varias “victorias en el proceso” y redujo a dos las propuestas posibles: la original del Poder Ejecutivo y la “menos dañina”. “El adversario está afuera de este sindicato”, dijo.

    PCP y paratributo

    Las entidades agremiadas en la Asociación de Bancos Privados (ABPU) aprobaron el mismo martes 22 la fórmula negociada para rescatar la CJPB.

    “Los bancos son los que realizan el mayor esfuerzo”, afirmó la ABPU en un comunicado. Para los privados, el “aporte adicional en este período superará los US$ 175 millones. Con esta carga, en 2024, los bancos miembros de ABPU afrontarán un aporte patronal del 54%. Todo ello representa un “esfuerzo extraordinario, que las instituciones asumen para garantizar el pago de las pasividades” bancarias, señaló.

    En una charla vía Zoom para explicar el plan de salvataje a ejecutivos del sistema, la directora de la ABPU, Bárbara Mainzer, detalló cuál será el aporte de cada parte para cubrir las necesidades financieras de la caja en los próximos 10 años: US$ 260 millones por menores jubilaciones y postergación de la edad de retiro; US$ 73 millones por mayores aportes patronales por los años adicionales de actividad; US$ 37 millones por la venta de activos de Forestal Bancaria; US$ 136 millones de un paratributo a los jubilados; US$ 160 millones por el incremento de 15% en la PCP; US$ 400 millones por un bono emitido por la Caja Bancaria con garantía gubernamental, y US$ 150 millones por la asistencia financiera que darán los bancos.

    “¿Cuál es el aporte de las empresas? –preguntó Mainzer–. Todas vamos a contribuir con la Prestación Complementaria Patronal”; para bancos, empresas de intermediación financiera, compañías de crédito al consumo y cooperativas de ahorro y crédito subirá de 2,5 a 2,875 por 1.000 por mes. Aclaró que el decreto del Poder Ejecutivo bajará su tope de 4 a 3 por 1.000. “El gobierno fue reticente a aumentar la PCP porque en todos los otorgantes de crédito, la PCP se traslada, y encarece el crédito. La PCP es un impuesto muy malo”, explicó.

    En el caso de las aseguradoras, van a pasar a pagar 13,5 por 1.000 de las primas emitidas en el mes, excepto las rentas vitalicias personales y los seguros por accidentes de trabajo, que son exoneradas. Las empresas de transportes de valores pasarán a pagar 23 por 1.000 de sus ingresos mensuales, excluido el IVA.

    Para los bancos, la fórmula crea un “paratributo, porque los impuestos y tributos van al Estado, y la Caja Bancaria es una persona pública no estatal. Son básicamente US$ 150 millones adicionales, a valores del año pasado; a valores de este año son US$ 160 millones, que los pagamos a lo largo de ocho años”, señaló la ejecutiva de la ABPU. Recalcó: “Los bancos vamos a pagar más por este paratributo que por PCP, es como que nos hubieran más que duplicado nuestro aporte de PCP. Esto es un impuesto que se calcula sobre el nivel de depósitos” y “otra cosa muy diferente es decir que la gente lo va a tener que pagar (…). Somos intermediarios financieros, de una forma o la otra la gente lo paga; yo no veo que en Uruguay la gente ponga la plata en el banco y se lleve menos de lo que puso”.

    Sobre el nuevo paratributo que se prevé crear, Mainzer detalló que será un monto fijo anual de $ 750 millones (ajustables al Índice Medio de Salario del 1º de enero de cada año), por un plazo de ocho años en forma proporcional al total de depósitos, según el promedio del año anterior.

    Por este concepto, y según cálculos de Búsqueda, el Banco República debería aportar $ 349 millones (US$ 8,8 millones); Santander, $ 119 millones (US$ 3 millones); Itaú, $ 110 millones (US$ 2,8 millones), BBVA, $ 62 millones (US$ 1,6 millones); Scotiabank, $ 57 millones (US$ 1,4 millones); el resto contribuiría con montos menores al millón de dólares.

    La “macana” y la dignidad

    En la masiva asamblea de AEBU, otro de los oradores fue Julio Pose, ex gerente general de la CJPB, quien celebró que la fórmula mantiene con vida a la institución. “Afuera estarán derrotados los que soñaban con liquidar la Caja Bancaria y AEBU”, dijo.

    “Le arrancamos a este gobierno y a la patronal una parte de la plusvalía. (...) Va a contribuir más el capital que el trabajo para salvar la Caja Bancaria”, aseguró el representante del sindicato en el directorio de la caja, Leonardo Di Doménico.

    Si bien había varios oradores más en la lista, se votó una moción para cerrar los discursos. El dirigente bancario Rafael Fernández –militante del Partido de los Trabajadores– interrumpió para pedir que se escucharan más argumentaciones y no “correr asustados”. “Cuando se están por mandar una macana, la quieren hacer rápido”, dijo. Su planteo volvió a quedar en minoría y, por mayoría, la asamblea apoyó la fórmula negociada. En las escaleras de salida del Antel Arena un joven se mostraba incrédulo por la decisión. “¿Por qué votamos que sí? ¿Por seguridad? Qué locura”, comentaba. Unas horas antes, mientras hacía una larga cola para empezar a ingresar al estadio, un hombre anticipaba lo que creía que iba a pasar: “Como decía (el comentarista de fútbol) Enrique Yanuzzi, creo que nos comemos la pastilla”.

    Economía
    2023-08-23T22:57:00