• Cotizaciones
    domingo 14 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Bicho raro el humano

    Hay algunos dibujos con líneas finitas, muy livianas, como en el aire. Hay otros con líneas entrecruzadas, vibrantes, dinámicas pero sin exagerar, sin demasiada carga. Parecen borradores o apenas esbozos de figuras, de imágenes que todavía no encontraron su lugar. Pero no es así, están prontas, solo que fueron desprovistas de contexto y peso, de equipaje, de historia. Por otro lado, se exponen algunos más densos, borroneados, oscuros, donde el artista desata su puño y raya agitadamente. Es otro mundo, de rostros en el que apenas se ve una mirada, ojos enigmáticos que expresan quién sabe qué pensamientos. Hay también la típica construcción en trazos gruesos y sinuosos, franjas anchas y plenas de tinta, donde el personaje, bicho o persona, se vuelve símbolo, se hace abstracto, se convierte en síntesis, en trazo casi simbólico, aunque de fuerte carga expresiva. Recuerdan una trayectoria cargada de imágenes, una época y un nombre referencial de la imagen cultural uruguaya. Se trata de Carlos Palleiro (Uruguay, 1946) y su muestra Todos son bichos, que reúne 70 dibujos en el Museo Nacional de Artes Visuales (MNAV). Exiliado en 1976 en México, el ilustrador y notable dibujante reconstruye una vez más parte de su periplo artístico. En 2008 ya tuvo una parada en la sala Carlos F. Sáez con sus Animalerías, imponente y fascinante bestiario cargado de color y expresividad.

    Ni unos ni otros dibujos de Todos son bichos son lo que se ve a simple vista. Para empezar, porque entre los “bichos” hay mucho humano, bicho raro si los hay. Es que en Palleiro siempre hay algo más, además del humor y de esa vitalidad y visión propias de un hombre al que le tocó una época explosiva. Él mismo lo dice en cantidad de entrevistas: “dibujo opinando”. Toda una sentencia. También cuenta y repite una anécdota de joven, cuando se acercó a la imprenta del Partido Comunista en Montevideo y se puso en manos de José María Campaña, uno de sus referentes en el arte y en la vida. “Me arrimó una hoja de limonero y me puso a dibujar”. Era lógico que Palleiro quisiera hacer afiches e imágenes de lucha y barricada, salir a la calle con carteles que expresaran la visión social y política que movía a miles de jóvenes militantes. Eran los apurados y combativos años 60 en Uruguay. Y a Palleiro lo pusieron a dibujar un limón. La anécdota es tremendamente significativa. Sobre todo porque su protagonista dibujaba “desde chiquito”, era militante de la Juventud Comunista y como todo joven, seguramente creía que ya estaba pronto. Suerte que encontró a Campaña, afichista oficial del PC en aquellos años. La calle estaba inundada de afiches combativos y de una estética particular. Cada artista le imponía su estilo, pero detrás llegaba la línea del realismo socialista, de los afiches soviéticos, de la Revolución comunista y la cultura que comenzaba a ser instrumento hegemónico y fundamental agente concientizador del Partido. De Bertolt Brecht al Teatro El Galpón, de Lenin a Rodney Arismendi, pasando por Antonio Gramsci e infinidad de teóricos, artistas y militantes. La trayectoria de cientos de creadores pasó por la mirada revolucionaria, estructurada, disciplinada y estéticamente alineada. Es probable que aquel gesto de Campaña, aún metido en esa dinámica de lucha cotidiana, de apuros y no pocas batallas, sirviera al dibujante para enfocar su talento, para despejar el complejo camino del arte, sea desde un afiche para un acto político o una limpia, pura, luminosa línea de la naturaleza.

    Palleiro transitó por todo y logró como nadie entreverar los mundos, las visiones, las imágenes. Las utilizó en favor de ideales y encargos, de marketing político, como traductor de otros contenidos. Su estilo quedó en la historia de esos años como un continuo y definitivo cartel luminoso. Invadió tapas de libros (Arca, Banda Oriental, con imágenes vinculadas a escritores como Paco Espínola o Juan C. Onetti), revistas de humor (Misia Dura), afiches callejeros, tapas de discos. Todavía pueden verse por ahí las imágenes multicolores de algún disco legendario de Los Olimareños (Del Templao), Viglietti, Zitarrosa (Si te vas). También del rock incipiente de grupos como El Sindykato (El Sindykato), por nombrar aquella famosa tapa del rostro de perfil en tres o cuatro colores planos, con un pájaro a punto de volar. Su pulso se expresaba en la lucha como el de todos en aquellos años. Pero fue uno de los más personales. En su larga y profusa historia queda la imagen de una paloma transformada en puño, que vivió en grandes circunstancias comunicacionales. También los afiches de imborrables obras de teatro y espectáculos. Uno no puede dejar de pensar en un mundo agitado y culturalmente productivo, inquieto y polémico. Algo de eso hay también en este retazo de vida artística de Palleiro, algo entrañable y muy humano, algo sutil y melancólico. Deja un rastro, una visión en cada línea, en cada trazo, en cada construcción. Quizás el espíritu de otra época, un aroma a café o “grapita” tomada en las noches de pegatina, en las imprentas, en las redacciones, cuando para muchos, el arte era un arma dolorosa, pesada pero cargada de futuro.

    Todos son bichos, en el MNAV (Parque Rodó). De martes a domingos de 14 a 19. Hasta el 30 de octubre.

    Vida Cultural
    2016-09-22T00:00:00