Blancos y colorados son “cómplices del desastre” que dejó el gobierno de Rocha “en bandeja” al Frente Amplio

Martín Rodríguez, candidato a intendente de Cabildo Abierto, promete eliminar el “turismo hippie”, esas comunidades que se instalan en “lugares espectaculares” y “solo plantan marihuana, ponen cuatro palos, pescan, roban, rastrillean y esas cosas que deterioran la visión del departamento”

9 minutos Comentar

Nº 2086 - 27 de Agosto al 2 de Setiembre de 2020

entrevista de Juan Pablo Mosteiro

Hace 30 años Martín Rodríguez llegaba desde su Rocha natal a Montevideo para jugar de puntero derecho en Nacional. Hoy, este exfutbolista y técnico, apodado el Pájaro por su velocidad y aspecto físico, es uno de los 11 candidatos a la Intendencia de Rocha, compitiendo por Cabildo Abierto (CA) y bajo el lema Partido Nacional (PN). El objetivo del también directivo de la Cámara Nacional de Comercio es “repetir en las elecciones del 27 de setiembre lo que hizo Guido Manini Ríos en las nacionales”: cortar un cuarto gobierno consecutivo del Frente Amplio (FA).

Rocha es uno de los tres departamentos —junto con Montevideo y Canelones— donde el FA no ha perdido desde que ganó por primera vez, en 2005. Según Rodríguez, blancos y colorados le entregaron “en bandeja” el gobierno a la izquierda, y son “cómplices del desastre” de estos 15 años gobernados por los también candidatos Aníbal Pereyra (MPP), exdiputado e intendente que va por la reelección, y Artigas Barrios (socialista), dos veces jefe comunal rochense (2005-2015).

El aspirante cabildante, que preside el Centro Comercial e Industrial de Rocha y tuvo un “breve pasaje” por el Partido de la Gente, sostiene que representa la “oferta renovadora”, puesto que los otros son “los mismos de siempre”, asociados al “reparto de cargos”, dijo, en referencia al exdiputado y exsenador José Carlos Cardoso y al diputado Alejo Umpiérrez, ambos nacionalistas y herreristas, con quienes Cabildo Abierto acordó el programa común Compromiso por Rocha.

Rodríguez apuesta a que CA repita el desempeño que obtuvo en las nacionales de octubre en Rocha —sumó 10.553 votos—, y, entre otras medidas, promete expulsar del departamento “el turismo hippie” y promover otro “de calidad”, como el de Maldonado.

Sigue un resumen de la entrevista con Búsqueda.

—Según la última encuesta de Opción, la elección en Rocha se definirá entre el FA (45% en intención de voto) y el PN (38%); y, en particular, entre Pereyra y Umpiérrez. ¿Cómo se posiciona usted a un mes de las elecciones? 

—Pereyra, Barrios, Umpiérrez, Cardoso... son los mismos políticos de siempre. Desde hace unos 30 años el departamento viene estancado, y eso no es culpa solo del Frente Amplio sino de todo el sistema político tradicional. El desmantelamiento de Rocha viene desde el gobierno colorado de Adauto Puñales (1995-2000), luego del Partido Nacional con Irineu Riet Correa (2000-2005) y los 15 años del Frente. Todos los competidores representan viejas prácticas que rechazamos en Cabildo Abierto.

—¿A qué se refiere? 

—Rocha es el fiel ejemplo de la maquinaria política antigua, según la cual el intendente tiene el poder absoluto y maneja a miles de familias. En estos cinco años fui el único que hizo oposición al gobierno departamental, porque el resto de la oposición no existió en Rocha. Cardoso, se sabe, tuvo un accidente grave, y Umpiérrez se dedicó a trabajar en Montevideo. Me dejaron solo defendiendo los temas más importantes: la seguridad, el trabajo y el turismo, áreas que afectan al comercio. Y luché en soledad. Nadie más se paró firme a denunciar los atropellos. Recién cuando llegó la etapa electoral tanto Alejo como José Carlos me ofrecieron trabajar, pero como candidato a suplente de intendente y de diputado. Y yo no quería ir atrás de nadie; porque eso de trabajar de peón para que otros saquen el rédito con la promesa de cargos es parte de las viejas prácticas. Por eso seguí la línea de Cabildo.

—Usted ha dicho que Rocha no ha podido atraer mayor inversión pese a que “lo tiene todo” para prosperar, turismo y producción agroindustrial. ¿Por qué?  

—La inversión no ha confiado en los gobernantes del departamento y estos tampoco han dado las condiciones de rentabilidad para facilitar la infraestructura, ofrecer buenos servicios, recibir turismo de calidad y generar más trabajo. Con condiciones naturales muy inferiores, Colonia tiene tres cadenas de hoteles cinco estrellas. Rocha ni siquiera tiene un hotel cuatro estrellas... Ni una rambla, ni un shopping, ni un cine, ni una mesa de casino, ni una piscina termal marina... Rocha no tiene..., no tiene..., no tiene… Y así empezó a decaer el nivel de turismo que llega al departamento. Esa es otra cosa muy importante, porque se le abrió la puerta al turismo de hippies…

—¿A qué le llama “turismo de hippies”?

—Son visitantes que vienen y se quedan en los mejores lugares de Rocha: Valizas, Punta Rubia, Aguas Dulces... ¡Lugares espectaculares! Y entonces se instalan allí, ponen cuatro palos y nadie los saca. No es que tengamos algo en contra, pero no es el turismo que queremos recibir. Lo primero que tenemos que hacer los rochenses es cerrar la puerta para que no venga cualquiera a vivir de la nada. Son comunidades enteras conformadas por gente que no trabaja ni estudia. Solo plantan marihuana, ponen cuatro palos, pescan, roban, rastrillean y esas cosas que deterioran la visión del departamento, aparte de fomentar la inseguridad y la contaminación ambiental. Con el incendio grande del año pasado salieron de los montes de Punta Rubia cientos de personas... ¡Cientos! Y cuentan con la complicidad anónima de los gobiernos de turno.

—¿Cómo pretende expulsarlos del departamento?

—Es muy fácil. Hay una norma de convivencia según la cual se le puede exigir a quien visita el departamento que tenga alojamiento y dinero. Y si no tienen donde estar, que se vuelvan a su casa. Esto se practicó en varios lugares de Maldonado. ¿Cuánta gente hay haciendo dedo en Rocha y cuánta en Maldonado? Están todos haciendo dedo en Rocha, porque el departamento fomenta ese tipo de turismo. Pero esta gente no le deja nada a Rocha, lo ensucia y lo deteriora. No es una lucha de clases, solo decimos lo que le sirve al departamento.

—¿Y qué turismo le sirve?

—A Rocha le sirve que venga turismo de nivel, porque tiene lugares preciosos y hay que explotarlos; el departamento ha perdido muchísimo y solo le quedan, como decimos, “buen sol y playas”. Que quede claro que no es un tema ideológico. Pero esto es como si usted invita a 60 personas a su casa y no le dejan absolutamente nada, solo un desorden enorme. ¿Usted qué prefiere? Mejor que vengan dos, que le paguen bien por su casa y que la mantengan impecable. Acá queremos eso, porque si no es del turismo, la mayoría de los rochenses no tienen de qué vivir. Está bien el turismo ecológico pero hasta cierto punto. Tenemos costa como para ofrecer toda la gama de servicios. Lo cierto es que la mayoría de los balnearios están atrasados 30 años y mientras no haya una visión de gestión, de ofrecer rentabilidad para que vengan a invertir, Rocha seguirá hundiéndose.

—¿Y qué propone?

—Cambiar el modelo de gestión. Soy el único candidato que propone eliminar el 50% de cargos de confianza; eso implicaría un ahorro de unos 200.000 dólares mensuales. Imagínese lo que podemos hacer con eso en cada balneario. El presupuesto municipal de Rocha es el tercero del país por habitante, solo lo superan Flores y Maldonado; son casi 5 millones de dólares. ¡Es un dineral! Pero el departamento está absolutamente deteriorado, pese a sus casi 200 kilómetros de costa. El 92% del presupuesto se va en empleos y gastos; apenas 8% a inversión, y encima se gasta mal. Pero el gobierno no da bolilla, porque es del MPP y sigue la línea de (José) Mujica de que lo político está por encima de lo jurídico. Tenemos 159 millones de pesos de deuda y más de 40% de morosidad. Rocha está tercero a nivel de desempleo, después de Durazno y Treinta y Tres, incluyendo la temporada turística, y en invierno debe ser el peor departamento del Uruguay.

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

—¿Cómo explica entonces que el FA haya sido reelegido en Rocha en estos 15 años? 

—No olvidemos que hace 15 años los partidos tradicionales le entregaron en bandeja el gobierno al Frente Amplio en el departamento por una pelea entre el gobierno municipal blanco y el nacional colorado. Riet Correa mantenía aquella deuda de 10 millones de dólares con los funcionarios municipales. El Frente aprovechó eso y pagó los sueldos utilizando la plata del Estado. No mejoraron nada. ¡Nooo! Le dieron a la gente la plata que se le debía y eso les aseguró el gobierno durante 15 años. Y hoy en la oposición seguimos pagando las consecuencias de aquella decisión irresponsable del Partido Nacional, pese a que somos absolutamente opuestos a esa forma de operar. Por eso digo que acá hay 30 años de complicidad con el desastre de estos gobiernos y que todos son responsables de la situación del departamento.

—¿Por qué aceptó entonces cerrar filas con los blancos?

—La decisión fue de Cabildo Abierto.

—Pero usted también pudo plantear sus reparos o marcharse...

—Uno que viene del fútbol sabe cómo hace el jugador uruguayo para que le vaya bien en el exterior. Cuando me preguntan eso, respondo que acá ganar no es lo más importante: ganar es lo único. Si no ganamos, tampoco podremos ejecutar las políticas que queremos para Rocha, y la única forma de ganar hoy es en coalición. Y Cabildo, por su impronta, es el único lugar que permite decir sin tapujos lo que uno piensa y no hay que estar 30 años lamiéndole las botas a otros dirigentes políticos para ser candidato a intendente de Rocha.

Información Nacional
2020-08-26T17:57:00