• Cotizaciones
    jueves 18 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Cambios tecnológicos y trabajo: hay menos empleos rutinarios

    En tiempos en que los avances tecnológicos revolucionan los paradigmas productivos, los análisis acerca de la automatización del trabajo se pusieron de moda: algunos apuntan a detectar los cambios que se han ido procesando y otros abordan el asunto con una lógica prospectiva.

    Ayer miércoles 14, en el Auditorio Nacional del Sodre, Ignacio Apella, economista del Banco Mundial, presentó un estudio realizado junto a un colega del Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) sobre el cambio tecnológico y el mercado de trabajo en el Río de la Plata en los últimos 20 años. En Uruguay, la importancia de las tareas manuales —rutinarias y no rutinarias— disminuyó, a la vez que creció la relevancia de aquellas de tipo cognitivas interpersonales. Eso estuvo asociado, entre otros factores, a un movimiento del empleo desde el sector industrial hacia los servicios.

    Son cambios que, según los autores, tenderían a profundizarse a futuro (aunque no presentaron estimaciones cuantitativas en ese sentido). Frente a eso, sostienen que serán de “crucial importancia” las políticas para hacer frente a los efectos negativos sobre el empleo por el paso de la producción intensiva en trabajo manual rutinario a una intensiva en capital tecnológico y trabajo cognitivo. Sugieren afrontar dicha transición desde dos dimensiones: por el lado de la demanda de trabajo, mediante “regulaciones que limiten la sustitución de mano de obra por capital” o esquemas de subsidios a sectores u ocupaciones que requieran tareas de carácter rutinario. Por el lado de la oferta laboral, fortaleciendo los programas de readaptación de los trabajadores, incluyendo la promoción de la cooperación público-privada, si bien el “desafío” —a mediano plazo, aunque requiere de una intervención inmediata— será la preparación de las nuevas generaciones. Eso, además, podría ser un “escalón hacia el incremento de la productividad global de la economía y a la generación de nuevas ocupaciones” actualmente desconocidas, como lo fue el diseñador de páginas web a principios del siglo XXI.

    Los empleos en riesgo

    Estudios anteriores, uno realizado por el gobierno, estimaron qué porcentaje de los empleos correrán riesgo debido a la automatización productiva en Uruguay. Mientras que para el Centro de Economía, Sociedad y Empresas de la Escuela de Negocios IEEM-Universidad de Montevideo son 54% los puestos laborales con peligro alto de ser sustituidos por robots o máquinas en 10 o 20 años (Búsqueda Nº 1.862), el área de Planificación de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto calculó que el riesgo oscila entre 33% para los sectores de la enseñanza y la salud, y 85% en el agro, la pesca y la forestación. Los trabajadores varones, los menores de 30 años y las personas con pocos estudios son los que están más expuestos a perder su puesto a causa de la automatización de la tarea, según el estudio de esa repartición gubernamental (Búsqueda Nº 1.897).

    Economía
    2017-06-15T00:00:00